viernes, 7 de diciembre de 2012

Hacia Un Nuevo Paradigma Legislativo



Son frecuentes las discusiones en las redes sociales sobre qué podría hacerse para transformar la inoperancia y corrupción del Congreso de la República. El problema es tan conspicuo que ni siquiera es necesario realizar estudios que confirmen su gravedad.

A pesar de que el diagnóstico es claro, aún no sabemos cómo transformar un sistema que está diseñado para perpetuarse. Lo que sí sabemos instintivamente son por lo menos tres cosas:
1) El sistema actual debe ser reemplazado urgentemente;
2) La arquitectura del nuevo sistema deberá ser lo más disímil posible de la actual para que no se repita la mala experiencia; y,
3) El nuevo sistema deberá incorporar todas las experiencias del sistema actual sobre qué no debe hacerse.

Proponemos que la arquitectura del nuevo sistema sea radicalmente distinta,  que aproveche la tecnología del Siglo XXI y vea al futuro. Las limitaciones de comunicación del Siglo XIX que hacían necesaria la reunión en un solo lugar de los representantes directos del pueblo ya no existen. Hoy sabemos que el recinto que tenía por finalidad facilitar la comunicación entre los diputados ha degenerado en un antro de vicio donde opera impunemente un mercado de voluntades que corrompe la democracia, deslegitima la función legislativa y viola el espíritu de la constitución.

Imaginamos un organismo legislativo en el que el diputado no tenga necesidad de dejar su distrito más que para reuniones protocolarias. Un congreso en el que el diputado no tenga que jurar lealtad a un cacique, partido o candidato presidencial. Un congreso en el que el diputado vote transparentemente de cara al pueblo que lo elige. Un congreso en el que para cada diputado los intereses de su distrito sean prioritarios a los de su partido. Un congreso sin reelecciones para que los diputados nunca puedan estar en conflicto de interés con lo que hagan o dejen de hacer. Un congreso donde los diputados no manejen presupuestos. Un congreso con una ley que prohíba claramente los conflictos de interés de todo tipo.

Los elementos esenciales del nuevo paradigma legislativo son los siguientes:

  1. Eliminar los listados; los diputados deberán ser electos por distritos geográficos fijos. El diputado deberá ser residente del distrito para el que sea electo.
  2. Partidos o comités políticos locales (a nivel de distrito). No podrán existir partidos políticos nacionales para el legislativo. Con esto se estará minimizando la posibilidad de conflictos de intereses y que los diputados antepongan los intereses del partido a los de sus electores. También reducirá la posibilidad de cooptación del ejecutivo al legislativo y viceversa
  3. No reelección. Está demostrado que la reelección ha sido nefasta para los intereses de los electores. En el nuevo paradigma la experiencia no será necesaria.
  4. Eliminación del listado nacional. Ha sido nada más una manera de financistas para colocar a su gente.
  5. Traslape de elecciones. Los diputados serán electos cada cuatro años. El propósito de traslapar elecciones es evitar la convergencia de campañas proselitistas y minimizar conflictos de intereses entre el legislativo y el ejecutivo. Para aprovechar de mejor manera la experiencia legislativa de los diputados en las comisiones, la mitad se elegirá en el año 1 y la otra mitad en el año 3 en relación al año 0, el año de la elección presidencial.
  6. Destitución por la vía electoral. Cada distrito podrá destituir a un diputado si lo considera necesario. Su curul quedará vacía hasta la próxima elección legislativa.
  7. No transfuguismo. No será posible para el diputado cambiarse de partido o comité, o ser funcionario del ejecutivo sin renunciar antes a su curul. No habrá diputados suplentes. Abandono de curul por renuncia, muerte o enfermedad resultará en una elección local válida para el resto del periodo
  8. Eliminación de la junta directiva. Todos los diputados tendrán el mismo nivel. El congreso será coordinado por un magistrado rector específicamente designado para el efecto por las cortes pertinentes. El magistrado rector no tendrá voto
  9. No consultas entre diputados. Los diputados velarán exclusivamente por los intereses de su electorado tanto en las comisiones como en el pleno. Para evitar potenciales conflictos de intereses les será prohibido a los diputados comunicarse entre sí respecto a las deliberaciones de sus votos
  10. Transparencia. El cabildeo directo a los diputados será prohibido. Una oficina habilitada para el efecto se encargará de tramitar memoriales, solicitudes,  peticiones, etc. y comunicárselas públicamente a los diputados
  11. Conflictos de interés. Los diputados deberán cualquier potencial conflicto de interés e inhibirse cuando sea necesario. Ningún diputado manejará presupuestos.
  12. Sede local. La sede oficial de cada diputación deberá estar ubicada en su respectivo distrito electoral. El diputado deberá emitir sus votos públicamente de cara a sus electores. La reunión de diputados en una sola sede podrá darse para sesiones solemnes o protocolarias
Lamentablemente un cambio radical como el aquí propuesto podría hacerse únicamente desde el Congreso. Esto quiere decir que para poder implementarlo sería necesario desarrollar primero una estrategia electoral, o sea, será necesario ensuciarse las manos con política común y corriente. Discutiremos posibles estrategias electorales en la próxima entrega.

Imágen propiedad de Eduserv Foundation

10 comentarios:

@BettoServent dijo...

Muy buen artículo, me parece que una reforma al sistema legislativo es clave para el desarrollo en todas sus formas que necesita el país.

Me llama la atención lo de la no reelección, yo consideraría tan solo 1 reelección para poder cumplir con un período de 8 años y así lograr el cambio tangible del representante local de una comunidad en el Congreso.

Apoyo la eliminación del listado nacional, es totalmente una escondrijo para los allegados, familiares y financistas de los partidos políticos.
Pero también consideraría la creación de una parlamento bicéfalo donde haya un sistema de peso y contrapeso. Claro siempre dejando una cantidad establecida de parlamentarios NECESARIA en ambos lados.

La obtención de una diputación debe ser concebida para la persona que por propuesta de la comunidad, municipio o departamento elija ! Los representantes de "barrios" le llaman en Cuba. Que es la gente que tiene una propuesta para su desarrollo, que la comunidad conoce y confía.

La independencia y autonomía del congresista es totalmente indispensable para poder efectuar un período en pro de la nación y no por cubrir intereses privados o partidistas.
Sino, allí está el claro ejemplo de la disputa del Diputado Juan Pablo Urrea (Dueño del programa La Mira Con Cariño) que llego a ser diputado por la casilla #3 de área metropolitana del Partido Patriota (Personas afines a Alejandro Sinibaldi) pero cuando ascendió al puesto de diputado sobrepaso la autoridad de Sinibaldi y decidió por irse de ese bloque para unirse al bloque de Roxana Baldetti. Cuestión que a Sinibaldi y su grupo no les cayó muy bien y hoy por hoy Urrea es persona non grata dentro del grupo de partidistas Sinibaldenses.

En Fin, la propuesta del nuevo paradigma legislativo es lo que muchos guatemaltecos(as) anelamos y deseamos, pero para poder llegarla hacer una realidad hay que logra que una 2/3 de los parlamentarios que estén allí vayan con está firme propuesta y la hagan realidad, de lo contrario si sigue la misma gente allí metida esto no va avanzar porque es un daño a sus intereses privados, partidistas y de sus financistas.

Hop Hunahpu dijo...

Como decía, no sabemos exactamente qué hacer pero sí sabemos qué no hacer...
En el próximo artículo hablaremos de una posible estrategia para que un partido enfocado exclusivamente en el congreso lleve a por lo menos la mitad de las curules

Anónimo dijo...

@Pablo Alqro

Despues de leer el artículo me doy cuenta que no soy el único que cree que el "Deber ser" de la política es posible. Es muy buena idea, pero considero también que hay que agregar un par de cosita. Por ejemplo, el perfil del Diputado, no por ser una persona bien intencionada significa que es 100% apto para el cargo.

Actualmente los requisitos para ser diputados son saber leer y escribir y ser guatemalteco. Al menos eso pide la ley, sin mencionar que cada puesto en el listado cueta 1M en publicidad y aportes al partido. Entonces hay que crear un perfil del candidato a diputado. A nivel personal, debe ser alguien que conozca del trabajo, un politólogo, abogado y notario de preferencia, o alguna otra profesión que tenga relación. Hay quienes dirán que estoy discriminando, pero es simplemente poner a cada quien donde le corresponde. ¿que tendría que hacer un abogado en el MICIVI? o un Medico en Gobernación, es solo que cada persona se prepara para una tarea.

En cuanto a la reelección, mi postura siempre ha sido proreelección pues algún día esperemos tener funcionarios que hagan las cosas bien y vamos a quererlos mantener por mas de 4 u 8 años, talvez limitarla a 2 reelecciones sería bueno.

El asunto de los partidos políticos exclusivos para el parlamento. Creo que es un poquito fantacioso creer que de esa forma se puede romper la relación ejecutivo-legislativo pues como aca en Guatemala siempre hecha la ley, hecha la trampa, se crearían partidos paralelos a los que aspiran al Ejecutivo.Bastaría con que se respetara la Constitución y que los diputados fueran servidores del pueblo y no de persona o partido político alguno para evitar esta subordinación descarada.

Algo que me pareció interesante fue la propuesta de alterar el momento de elección de los diputados, pues aparte de ser un poquito mas independiente, abre la puerta para que la población por medio del voto, apruebe o desapruebe la administración del gobierno central mediante el voto a favor del oficialismo o de la oposición. Pero creo que sería mejor que sea a los 2 años y en una sola elección pues hay que considerar los gastos que esto conlleva.

Lamentablemente esto es solo pensamiento por el momento pues para lograrlo debemos infiltrarnos en este sistema corrupto y espera que quienes ingresen para hacer cambios no se pierdan en el camino.

Muy buen artículo y espero la réplica de este comentario.

Hop Hunahpu dijo...

Gracias Pablo,

Sería muy bueno tener abogados, politólogos y todo tipo de profesionales. Sin embargo debemos recordar que el congreso debe se una muestra del pueblo que representa. Si se ponen restricciones académicas por ejemplo, se podría percibir como un movimiento elitista e inherentemente ilegítimo.
Mucho más importante que eso debemos tener presente que para el PAPEL FUTURO del congreso todo lo que tiene que hacer un diputado será votar a favor o en contra de las propuestas que le lleguen. No creo que sea necesario tener un título académico para tener sentido común y un alto sentido de la responsabilidad.

En cuanto a la reelección, recordemos que en el nuevo congreso no sería necesaria la "experiencia" porque los diputados no estarían administrando nada. Creemos que para tomar decisiones racionales no se necesita experiencia. Una mirada a la historia nos dirá claramente que la experiencia de los diputados no ha servido de mucho...

Partidos políticos exclusivos para el parlamento son totalmente factibles, quizás lo más fácil de todo lo que se propone. Hay que recordar que antes de cambiar el sistema será necesario utilizar el existente.

En cuanto a las elecciones traslapadas, la idea es que haya elecciones una vez al año: Año 0 Presidenciales, Año 1 Legislativas, Año 2 Municipales, Año 3 legislativas, Año 4 Presidenciales. El TSE operaría permanentemente y se encargaría también de llevar a cabo las elecciones primarias. Cierto que esto va a costar más, pero hay que tener presente que no tener un sistema traslapado y limpio nos cuesta muchísimo más.

Espero haber contestado tus inquietudes. Saludos y gracias por comentar.

Anónimo dijo...

Buen articulo, me parece coherente con la necesidad de cambiar las cosas en el país no solo en el eongreso. Sin embargo, considero que el mayor problema del Congreso es el gran poder que se le ha otorgado y que no tiene nada que ver con el verdadero trabajo que deben desempeñar y es la creación de leyes. Si se elimina el poder discrecional de intervanir en la obra pública o de adjudicar plazas a sus "allegados", entonces se lograría mucho pues no sería un puesto muy ambicionado y tampoco atraería a financistas con afan de retorno rápido de sus capitales.

Anónimo dijo...

El anónimo anterior es mio (Omar Márquez), pero me faltó agragar que considero que la concentración de poder en cualquiera de los tres poderes (valga la redundancia) es el peor de los problemas. Por eso debe buscarse cambiar no solo el congreso sino de todo el aparato estatal. Comenzando con el sistema de elección que es nefasto, hasta llegar (y en eso concuerdo contigo) en que pueda despedirse a cualquier funcionario si no está haciendo bien su trabajo en cualquier momento de su periodo. También comparto que las elecciones no sean cada 4 años para todos los funcionarios, deben traslaparse de esa cuenta no se les da tiempo para coaligarse y hacer compadrasgos.

Hop Hunahpu dijo...

Hola Omar,

Fijate que la propuesta incluye medidas para hacer prácticamente todo lo que proponés. El gran problema es que para poder implementar esas ideas hay que llegar ahí por medio del sistema actual.
Una vez ahí lo primero que podría y debería hacerse es la reforma a la ley electoral, que incluiría la mayoría de cambios propuestos en el artículo. Otras leyes seguirían, como evitar que los diputados manejen fondos, etc.
Gracias por comentar, seguiremos en el debate

Unknown dijo...

Es maravilloso que ya esté en ciernes este tema que traté hoy en Plaza Pública. Gracias por ello. El modelo de diputados que tenemos no da para más en Guatemala. Están sangrando al país. Encima de ello, nos avergüenzan y nos ponen en ridículo internacional.

Juan J. Guerrero P.

la-filistea dijo...

Bastante claro, yo lo hubiera pensado así, aunque no tengo la claridad para escribirlo. Debería de tomarse en cuenta, es muy seria la propuesta y me atrevo a decir que "perfecta" o el inicio "perfecto" para un nuevo campo de trabajo legistativo que tanto nos hace falta (bueno, no solo a Guatemala).

Los comentarios complementan muy bien artículo, es lo único que tengo que decir.

Saludos.

ppedrodom dijo...

Saludos Hunapu ya había leído tu post, pero olvidé comentarte.

El sistema propuesto es muy innovador y urgente para Guatemala [cualquier otro país que quiera democracia], aunque me parece interesante que no conciban el eliminar a los "diputados", cuando se podrá hacer lo mismo [de hecho mas al quitar el elemento corruptible del sistema] sin la necesidad de tener a esa figura que se les otorga tanto poder.

Ojo, me parece una muy buena propuesta, sobre todo porque es un cambio radical pero a la vez paulatino para abrir el campo a la "horizontalidad del poder" y no delegarlo a alguien/algunos en concreto.

Saludos.