lunes, 13 de febrero de 2012

Cambio y Fuera


La sabiduría comienza con la capacidad de llamar a las cosas por su nombre
Proverbio chino.

Hace poco más de siete años esta bitácora inició como un arranque de catarsis. La bitácora nos dio la saludable opción de ventilar nuestras frustraciones con una sociedad que tolera abiertamente la injusticia, la incoherencia y la impunidad. La mayor parte de nuestras críticas las dirigimos hacia la deshonestidad  de los medios, quienes creemos juegan un papel fundamental en la preservación del status quo. El que su supervivencia económica dependa del status quo coloca a los medios en un evidente conflicto de intereses.

Contrario a lo que se les hace creer a las masas, la verdadera causas de la terrible situación guatemalteca no son ni la corrupción ni la impunidad. Estas son en realidad meras consecuencias de un modelo agrario obsoleto y antieconómico que perpetúa la injusticia atávica y el desprecio total a la vida de los más vulnerables.  La encarnación del “sálvese quien pueda” que nos pinta de pies a cabeza.

Prácticamente todo lo deleznable en la historia de Guatemala, incluyendo los crímenes de lesa humanidad del ejército, la corrupción de las instituciones y el silencio criminal de los medios han tenido el mismo objetivo común: la preservación del status quo.  Ya sea para mantenernos aterrorizados, decepcionados o desubicados, todos los militares, funcionarios y periodistas corruptos han trabajado y trabajan para los pocos que se benefician del caos. De ahí que la farsa de cada cuatro años únicamente sirve para determinar quién habrá de ser el nuevo administrador de la finca. El pan y circo que perpetúa el status quo en un cruel simulacro de democracia.

A estas alturas el tiempo se mueve circularmente, hemos dicho ya todo lo que teníamos que decir y no vemos la necesidad de redundar.  La imposibilidad de ver mejoras a esta situación durante nuestras vidas es una realidad amarga que hemos aceptado con dificultad. Las taras que pesan sobre nosotros (racismo, clasismo, intolerancia, ignorancia, misoginia, desubicación total, ausencia de identidad, autoestima y mediocridad) son demasiado pesadas como para desaparecer en una generación. No nos engañamos.

Dejamos la bitácora abierta para que quede constancia que de vez en cuando alguien dice “esta boca es mía”. También para que alguien pueda utilizar el material original como referencia. Nos vamos pero la solidez factual de nuestros artículos se queda. Dejamos constancia que todos los señalamientos y afirmaciones contenidas en los temas originales de esta bitácora tienen sustento real o referencias plenamente comprobables. A pesar de que nunca fue prioridad para esta bitácora caerle bien a nadie, agradecemos la paciencia de nuestros lectores, incluyendo la de aquellos que nunca comentaron.

Nos despedimos con una invitación a considerar la sabiduría del proverbio con que iniciamos este artículo. Guatemala es un país profundamente atrasado e injusto. No es un país pobre, sino un país riquísimo lleno de gente pobre. Un estado semifeudal controlado por unas cuantas familias y sus empleados donde tanto izquierdistas como derechistas comparten la misma tara: la obsesión por un modelo agrario obsoleto y antieconómico.

11 comentarios:

jcab dijo...

Me da mucha tristeza ver el final de este ciclo. Soy de los que se han leído cada uno de los posts aquí publicados y considero este espacio como una fuente de conocimiento del por qué Guatemala está en la situación actual.

Insisto, me dá tristeza pero hasta cierto punto lo entiendo. Les deseo lo mejor en sus nuevas andaduras y quién sabe, tal vez algún día se me haga que nos juntemos los blogueros chapines como Pirata, ustedes, Ale, Renata Avila, Pacuna y mucha más gente que desde sus blogs han alzado la voz y han soñado con una Guatemala mejor.

Un abrazo

Anónimo dijo...

¿Por qué desistir? ¿Acaso, la indiferencia del resto del mundo puede más que la voluntad y el sueño por una Guatemala construida sobre la base de la justicia?
¿Acaso, sos de aquellos que se guía por la consigna de "ver para creer?

dj latigo dijo...

Lo que nos faltaba...
No tirés la toalla mano, ni porque el cuque esté encaramado en el zapotal. Es verdad lo que dijo el Mariano Gálvez: Guatemala es un país que destruye a quienes quieren redimirlo Nuestro carácter es un escudo, una defensa ante una agresión ininterrumpida; pero también un jeroglífico maya, un haz de signos exageradamente barrocos, a través de los cuales nos expresamos y nos comportamos dentro de una asimétrica comunidad pletórica de inequidades y de injusticias. Pero de cierto de cierto os digo que ¡Hay que seguir liberando la esperanza!

NO DEJÉS QUE EL SILENCIO SEA CARCELARIO DE TU VOZ; NI DEJÉS AL OLVIDO SER EL FUTURO DE TUS RECUERDOS.

Saludos.

Anónimo dijo...

Gracias por la entrega, maestro. Tu aporte ha sido tan valioso, que únicamente artillado con tu palabra escrita y tu pensamiento honesto, desde esta trinchera pusiste en jaque a los puticlubs de la propaganda mediática y sus empleadas aglutinadas en elPeriodico, Prensa Libre, Siglo 21, Plaza Pública y sus demás sátelites.

Que hoy celebren tu partida, mañana volverás, y como el gran Tupak Katari, serás millones.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=x5-JZPSGnCo

Hop Hunapu dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.

Jorge, si te das cuenta, la mayoría de los lectores regulares de este blog son gente que o vive o ha vivido fuera de Guate. La realidad es que vivimos en otro mundo, en otra era, hemos cambiado permanentemente y hemos adoptado valores distintos. Agregaría que también hemos desechado taras que nunca podríamos readquirir. Desgraciadamente para la mayoría de gente lo que aquí decimos bien podría estar en griego, y no hablo de idioma. Lo que es bien difícil de entender es que para que Guatemala cambie primero se tiene que audodestruír. Es esa autodestrucción la que vemos impotentes desde nuestra cómoda posición en otra era, en otro universo y en otra realidad.

Anónimo. Desistimos de este formato nada más. Porque ya se agotó. Ya dijimos todo lo que teníamos que decir. Seguirlo haciendo sería redundar. Nos daremos un tiempo pero volveremos en otro formato, a lo mejor más efectivo.

Látigo. No tiramos la toalla, cambiamos de táctica. El cuque en el zapotal nada más acelerará la destrucción del sistema actual. Como predijimos, la impunidad histórica se afianzará, la fiscal general renunciará y según ellos la historia se reescribirá. Lamentablemente todo eso es parte del proceso de destrucción por el que el país tiene que pasar. Lo que no sabemos es cuanto tiempo tardará.

Anónimo. Gracias, me alegra que los mensajes le hayan llegado a por lo menos unos cuantos. La farsa/negocio de los medios no puede durar toda la vida, especialmente ahora en la era de la internet.

Anónimo. Gracias por compartir, cuando ese video sea visto en las escuelas públicas como parte del currículo sabremos que las cosas han cambiado.

la-filistea dijo...

Hicieron muy buen trabajo Hunahpu e Ixbalanqué!
Cuando empiezen con la nueva fase avisan para enlazarlos.

Salud!

Vivian dijo...

Apenas hoy, cuándo el espacio está cerrado es que me entero de su existencia. He leido muchas de las entradas y concuerdo plenamente con tu punto de vista, que de poco sirve si es que sirve de algo.
Así es Guatemala y así duele aparte del desconsuelo de que con la educación que se recibe, nada va a cambiar en el futuro cercano.
Qué pena que ya no escribirás más, espero que hayas podido influenciar a más de alguno a pensar.

Hop Hunahpu dijo...

Muchas gracias a todos. Les comunicamos que pueden encontrarnos en Twitter, donde seguimos opinando por algún tiempo . Nuestra cuenta es @hunapuEixbalan

Saludos

Anónimo dijo...

Nos puedes encontrar en Twitter @HunahpuEixbalan

bolsas de trabajo en guatemala dijo...

Que pena ver como se termina un ciclo, pero la vida tiene estas cosas tambien.