miércoles, 17 de diciembre de 2008

Paro Cardio-Respiratorio. Cero Escepticismo.

En el primer país del mundo donde se documentaron muertos acarreando basura, la más sospechosa que condescendiente actitud de los medios para con la versión oficial sobre la muerte de Chepe Zarco no puede pasar desapercibida. No se necesita ser malpensado o paranoico para señalar que en una cultura tan dada a la desconfianza, la incredulidad y las bolas, salta a la vista la vertiginosa rapidez con que los medios encuentran la resignación ante la pérdida de alguien que fue hasta hace poco uno de los suyos.

La muerte de Zarco debe investigarse por varias razones. Primero que nada, por su edad y posición económica habría sido muy poco probable que Chepe sufriera de una condición crónica intratable. La “muerte natural” en las circunstancias en las que se dio resulta por lo menos muy poco probable

En segundo lugar, a diferencia de Hugo Arce, Chepe se movía a un nivel mucho más alto y conocía personalmente a gente poderosa de todos los sectores. Tenía además conocimiento directo de los mecanismos ilegales utilizados por actores principales del corruptísimo poder económico, algo que se reflejó en el contenido de su Revista y Qué? Cualquiera con dos dedos de frente podría deducir que Chepe tenía enemigos poderosos que querrían verlo muerto.

Una tercera razón para investigar la muerte de Zarco son sus transacciones de negocios. Se sabe, por ejemplo, que recién vendió su porcentaje de acciones del grupo Prensa Libre. La posibilidad de que a Chepe lo hayan matado por dinero tampoco debe descartarse.

A estas horas Chepe probablemente haya sido ya enterrado sin autopsia, y peor aún, sin preguntas difíciles. Paro cardio-respiratorio. Cero escepticismo. Como si el reporte oficial hubiera venido de una CSA a lo Hollywood. En el país donde la incompetencia del MP es legendaria, el 98% de los crímenes queda en la impunidad y a los periodistas se les paga o se les pega, el silencio cómplice de los medios ante la muerte misteriosa de alguien que tenía todas las probabilidades en el mundo de ser asesinado es simplemente bochornoso.

Si de verdad se quiere honrar la memoria de Chepe Zarco, lo que procede es visitar el sitio de su Revista y Qué? Será fácil entender entonces porqué su muerte debe ser investigada por la CICIG.