lunes, 27 de octubre de 2008

Por sus Frutos los Conoceréis

El rechazo de Alfonso Bauer a la Orden del Quetzal debió haber sido un sopapo político que todavía le debe arder a Alvaro Colom, especialmente porque viene precisamente del hombre que lanzó su carrera política. Para su mala suerte, Bauer no es el único que piensa que autodenominarse “socialdemócrata” y colgar imágenes de Arévalo y Arbenz en el palacio nacional sea suficiente para pretender ser el heredero natural de la Revolución del 44. La inconformidad también viene de otros sectores de izquierda que aún no se convencen de la orientación socialdemócrata de Colom.

No se puede negar que el discurso de Colom ha sido más o menos compatible con los ideales de del 44, pero ¿han sido sus acciones coherentes con el discurso?¿Es Alvaro Colom en realidad el heredero de la Revolución del 44?

Por nueve meses en esta bitácora le hemos dado el beneficio de la duda a Colom. Se lo dimos porque entendemos lo extremadamente difícil que es gobernar Guatemala. Consideramos que dentro del mar de incompetencia y mediocridad de la política chapina, sus planteamientos no sólamente eran los menos malos, sino infinitamente superiores a la alternativa militarista de la segunda vuelta. Se lo dimos también porque entendemos que Colom llegó literalmente impotente a la presidencia, y porque la adquisición y consolidación de poder es un proceso lento que necesariamente implica quitárselo a alguien más. La campaña negra que empezó con la contienda electoral y que increíblemente continúa al día de hoy, y la feroz e irracional oposición de la enormemente desacreditada prensa comercial también contribuyeron a nuestra posición inicial. Entendemos que ambas tienen el mismo origen y el mismo propósito.

Nos resistimos a criticar el poco éxito de la administración Colom con el control de la violencia porque comprendemos que es un problema con raíces mucho más profundas de lo que nuestra incompetente clase política está en la posibilidad de entender. Hace falta ser poco razonable, muy irresponsable o tener una agenda política descaradamente oportunista para esperar que las consecuencias superficiales de enormes problemas sociales de décadas sean resueltos en cuestión de meses. La crisis de la violencia en Guatemala es de tal magnitud que nadie, independientemente de que tan duras tenga las manos, podría ponerle fín de la noche a la mañana.

Tampoco se puede negar que hoy en día Colom detenta mucho más poder del que tenía cuando llegó, algo que se evidencia con el relativo control de las palancas políticas y la ligeramente reducida hostilidad de los medios comerciales. Es de reconocer también que la administración Colom ha demostrado ser más capaz que su antecesora, no necesariamente un cumplido cuando se consideran los obscenos niveles de incompetencia de la administración Berger. Como cualquier otro mandatario, Colom ha cometido errores, y ha tenido aciertos, pero considerar los pocos e incipientes logros de Colom suficientes para proclamarlo el heredero natural de la Revolución del 44 sería en el mejor de los casos, descabellado.

Para empezar, un verdadero socialdemócrata jamás habría considerado tener a una figura con la trayectoria nefasta de Francisco Bianchi dentro de su gobierno. El rábido anticomunista y liberacionista Bianchi, líder espiritual del genocida Ríos Montt ha tenido relaciones demasiado estrechas con el gobierno de los EEUU. No fueron pocas las veces que justificó abiertamente el genocidio en público. ¿Se habría asociado un verdadero revolucionario como Juan José Arévalo con alguien como Bianchi?

Un verdadero socialdemócrata tampoco se habría prestado a incrementar el poder del ejército, el mismo ejército cuya traición a Arbenz aún continua en la impunidad histórica. El mismo ejército que asesinó a su pueblo en nombre de una potencia extranjera. El mismo ejército que castró psicológicamente a generaciones enteras de guatemaltecos a puro terror. El ejército que continúa en la impunidad por traición y crímenes de lesa humanidad es el mismo ejército que hoy Alvaro Colom comanda. El mismo ejército que enraizó la anarquía y la cultura de irrespeto a la vida en la idiosincracia del mismo chapín que hoy en día no logra entender porqué tanta violencia. El mismo ejército que nos forzó en el subconciente que la arbitrariedad es la única manera de alcanzar objetivos. El mismo ejército que les enseñó a los demás criminales como prostituír, cooptar e intimidar la ley. Mientras la traición y el genocidio sigan sin castigo, el comandante del ejército liberacionista no podrá llamarse revolucionario.

La cercanía aparente o real a los EEUU, la resistencia a establecer lazos más fuertes con los países del sur y la falta de voluntad para imponerle impuestos a la oligarquía son muestras adicionales de inconsistencia entre el discurso “revolucionario” y las acciones de Colom. La estrechez de relaciones de la administración Colom con Taiwan es otra falta difícil de perdonar, sino de explicar. Los que verdaderamente creemos en los ideales del 44 no podemos darnos el lujo de olvidar que el establecimiento de relaciones con Taiwan fué uno de los elementos que definió la política exterior liberacionista. Por lo tanto, al estrechar las relaciones y aceptar las dádivas de Tai Pei Colom voluntariamente se convierte en el heredero de la liberación.

Aplaudimos la digna decisión de Alfonso Bauer, ejemplo personificado de integridad que nunca vaciló en poner los puntos sobre las íes incluso en los peores años del terror. En cuanto a Alvaro Colom concierne, es demasiado temprano aún para determinar su lugar histórico, sin embargo, sus acciones han sido lo suficientemente elocuentes para afirmar que por el momento podrá ser cualquier cosa menos el heredero de la Revolución del 44.

Fotografía: Ben Schilling

10 comentarios:

jcab dijo...

Mis respetos para Alfonso Bauer. Muy acertados tus comentarios hacia el gobierno de Colom. Es pronto para juzgar su papel en la historia pero miedo me dá que la gente se desespere y vote a un gobierno militar.

Se te echaba de menos por la blogocosa.

Saludos

Renata Avila dijo...

esta mañana, por casualidades, tuve que esperar cerca del Parque Central, como una hora. Eran las 6 de la mañana, y me puse a caminar cerca del portal, donde estan exhibidas gigantografías que recuerdan a la revolución. Solo un idiota no puede aplaudir los cambios que propuso: VOTO A LAS MUJERES, alfabetización... Fue tan pacífica la revolución que hasta hubo voluntarios cuidando la casa de Ubico, para que no la llenaran de rayones. ¿Dónde quedo eso? Yo creo que el día que derogó la junta de la contrarrevolución leyes buenas y progresistas, apolíticas, mató algo en el espíritu de Guatemala. Ahora todo parece tan volátil, tan difuso...

homohominilupus dijo...

Hace poco tiempo encontré en una donación de libros la biografía de Alfonso Bauer y me pareció un tipo muy interesante. Ni yo que considero a la revolución como una manzana venenosa me atrevería a darle el don de la duda a Colom y compararlo con los méritos y logros de un idealista como Bauer.

Bauer se ganó mi respeto, como se lo han ganado los hombres que participaron en la revolución del 44.

Pero esos eran otros tiempos y el declive del deber y la moral que a estos héroes inspiró está ahora ausente.

No se cómo aquellos que consideran la socialdemocracia la solución de los problemas de Guatemala pudieron permitir que fuera manchada por Colom y su propaganda política.

Es cierto que no es sencillo ser presidente, pero eso no lo excusa.

Mucho más difícil es ser un idealista revolucionario que lucha por iniciar un mundo mejor; Bauer lo hizo, lo hace y hasta donde aún tenga fuerzas lo hará con o sin Orden del Quetzal. Hombres como él son los verdaderos héroes aunque no creamos en los ideales que defienden.

PROSÓDICA dijo...

Reconfortante ver que volvió General. Me encuentro de acuerdo con usted en que comparar el gobierno actual con los ideales de la Revolución es descabellado, pero lo es en todo sentido no solamente por que sea este gobierno en específico, sino por que lo será cualquier comparación de gobiernos futuros de igual forma. Yo creo que no volverá a existir una Revolución como aquélla esté el gobierno que esté. Un Golpe de Estado, tal vez sí, pero una revolución como tal y a esas dimensiones, no lo creo.
Te doy 100 puntos por lo de la seguridad, totalmente de acuerdo.
Lo del poder que decis que Colom detenta ahora, no lo atribuyo a él como persona o su equipo, lo atribuyo al cargo. Cualquier pendejo que sea Presidente tenrá más poder de decisión que cuando inició, pero PODER en este país lo tienen ciertos grupos totalmente ligados al crimen organizado, narcotráfico y exinteligencia militar. Prueba de ello es el ingreso de los capos mexicanos a nuestro país y las matanzas que a su antojo realizan. Tampoco creo que sea un personaje influyente, no lo creo, ni mucho menos astuto políticamente hablando.... alguien astuto sabe apantallar mejor tener el control o sabe negociar mejor con el crimen organizado. Por que dejandonos de cuentos, tenemos que partir de la realidad, del país que en verdad somos, de lo que hay. Somos un país pobre, analfabeta en su mayoría, elitista y violento. Dejándonos de tanto idealismo, nuestra realidad te empuja como gobernante sin tu siquiera desearlo a verte en la posición de someterte a las condiciones del Imperio gringo y ser parte de su familia, o sentarte a NEGOCIAR (no combatir, no eliminar, no encerrar, no matar, no sentenciar) con los dirigentes del crimen organizado y exinteligencia militar. Colombia, por ejemplo, escojió la primera; dejándonos de tanto cuento, Chávez eligió la segunda (no podría ser izquierdista y elegir la primera, pero al elegir la segunda se olvida de principios éticos y morales clave).
Relacionado a lo anterior es que no me encuentro de acuerdo con las aseveraciones que haces de Taiwan. Tendría que ser uno bien pendejo, para no aceptar la ayuda que cualquiera te ofrezca presidiendo un país tan pobre como el nuestro. Es cuestión de necesidades, de priorizar. ¿Vale más que pase por liberalista o que 100 niños en una aldea puedan asistir a una escuela que construyó la embajada de Taiwan?. Ante este panorama te digo sinceramente que el idealismo peca de necedad. Hay que saber cuándo es bueno ser idealista y cuándo hay que ser real. Al día de hoy, China no nos ofrece el tipo de ventajas que nos ofrece Taiwan.
Respecto a imponerle más impuestos a la oligarquía, es algo que depende del Congreso de la República y de las distintas iniciativas de ley (en su mayoría), más que del Presidente o el Gobierno. Pese a lo anterior, también es un punto delicado, pues no obstante Guatemala es un país elitista, con grandes sumas de dinero concentrados en unos pocos, es importante reconocer que la economía de este país depende totalmente de la iniciativa privada y los empresarios, por mucho que nos duela reconocerlo y querramos que sea distinto. Algo bueno de lo anterior, y que es algo que no se pude negar si se analiza la situacióna conciencia y dejando afuera todo fanatismo, es que los empresarios, industrias y gente de billete de Guatemala ha invertido en este país. Así mero, ha creado aquí sus negocios, agarra a Guatemala como sede y se expande, aquí mismo invierte su plata y eso ayuda a generar empleo y desarrollo. Son pocos los guatemaltecos empresarios o gente adinerada que ha invertido su plata en negocios en otros países o ha invertido únicamente en el extranjero. Son poquísimos. El típico ejemplo: Pollo Campero, Comcel, etc. No hay nada mejor que el que un empresario invierta en su propio país. Si les impones tributos muy altos, pese a que sería lo ideal, los ahuyentás, y con ellos se va el empleo, el movimiento bancario, y el resto de la cadena. Afectas gravemente la economía de este país. Yo no digo que no deba hacerse, sólo pienso que no es tan fácil, que es delicado, que se debe de cranear bien.... pueda ser que eso es lo que esté haciendo este gobierno aún, cranéandola. Démosle un chance.
Concuerdo contigo, es demasiado temprano aún para cualquier crítica constructiva.

Hop Hunahpu dijo...

Jcab,
Gracias compadre. El ejemplo de Bauer siempre me ha inspirado. Me cuesta muchísimo imaginar cuánto le ha dolido a él presenciar tanto desmadre.

Renata,
De acuerdo. Perdimos mucho más que vidas. Volátil y difuso son palabras muy pero muy elegantes para la ocasión...

hhl,
Completamente de acuerdo que lo más grave de todo ha sido la pérdida de la decencia, algo que no tiene nada que ver con izquierda y derecha. Necesitamos gente honrada primero.
No puedo comprender a qué te referís cuando considerás La Revolución del 44 una manzana envenenada.
En términos generales creo que Colom está haciendo un trabajo más o menos cuando se considera el infiernito llamado Guatemala. El simple hecho de estar en control (o aparentarlo) ya es un gran logro. Mi crítica se centra en que varias decisiones significativas no han sido coherentes con los ideales de la Revolución que prentende tener.

Prosódica,

Complementando lo que le dije a hhl, la dificultad va mucho más allá de lo que Colom o cualquier otro puedan hacer. El problema es el material humano defectuoso, lleno de ignorancia, prejuicios y falta de ética. Como dices tú, se hace lo que se puede con lo que se tiene. De ahí que no deberíamos sorprendernos de los resultados. Por muy capaz o muy honrado que sea un presidente, su factor limitante siempre va a ser el nivel de incompetencia o la ética de su personal. Mientras tanto, la gente no se cansa de exigir milagros. Me preocupa que muchos no se percaten del problema de fondo y le achaquen los problemas estructurales del país al gobierno de turno. Estos comentaristas irresponsables nada más agravan las cosas porque permiten que se pierda valiosísimo tiempo rascando la superficie.

De acuerdo, el poder de Colom es inherente al cargo. Pero que tanto poder "extra" acumule un presidente va a depender de que tan inteligente sea. A eso me refería, el que Colom le saque unos 200 puntos de CI a Berger lo habrá de convertir en más poderoso.
En mi opinión Colom ha estado jugando ajedrez desde que era candidato, razón por la cual le dí el beneficio de la duda, sabiendo que sería imprudente de su parte tratar de conducir su agenda sin tener el número de piezas necesarias. Date cuenta que hoy tiene mucho más poder que el que tuvo Berger, obviamente su estilo es suave, lento y fácil de subestimar, pero en mi opinión muy efectivo (hasta lo que aparenta para mí es parte de su plan).

Jugar el juego CON los gringos sería volver al pasado, se ha hecho muchas veces y nunca ha funcionado. ¿Porqué habría de querer hacerlo? Además, Colom sabe perfectamente que la dependencia del mercado gringo ha sido el opio de nuestra economía. Nuestra relación con los gringos ha sido la de la mujer a la que le pega el marido todos los días y no se atreve a dejarlo. Eso debe cambiar, ¿no crees?

Negociar con el crímen organizado?.
Supongo que podría ser una alternativa racional, sin embargo, en ese sentido Colom sí podría utilizar el poder que ha adquirido. Y no necesariamente utilizando violencia, habrían muchas otras maneras de hacerlo antes, no tan difícil de verlas (aunque sí de ponerlas en práctica) si me preguntás a mí. Si pudiera recomendar, diría que con el crímen organizado se debe jugar ajedrez...algo que Colom da la impresión de hacer bien.

La relación con Taiwán ha sido contraproducente. El costo de la "ayuda" ha sido tremendo. La corrupción de nuestros periodistas, militares y políticos es nada más la punta del iceberg. La gran mayoría de gente que habla bien de Taiwán es porque ha recibido o conoce a alguien que ha recibido algo de Taiwán. Sobornos. Lo que sí me parece a mí una soberana pendejada es perder la oportunidad de hacer negocios con el mercado más grande del mundo por razones estríctamente ideológicas (esa fué la justificación liberacionista de la relación con Taiwán). La "ayuda" de Taiwan y la de todos los demás es aproximadamente 1.36%
( http://hunapu-e-ixbalanque.blogspot.com/2007/09/independencia-por-un-pinche-136.html ) de los ingresos totales del estado. Una cantidad estadísticamente insignificante. ¿cuánto cuesta nuestra soberanía? ¿cuánto cuesta la decencia de los sobornados con viajecitos a Tai Pei?. Para mí, TODA la ayuda externa debería rechazarse y reemplazarse mejorando la recaudación.

Cierto, la economía de Guatemala depende de las élites económicas. Ese precisamente es el problema, difícilmente vas a encontrar un estado en el mundo más laissez-faire que Guatemala. Hacen literalmente lo que les da la gana y todavía lloran y se quejan porque quieren más "libertad".

Desde mi punto de vista, el mayor problema de las élites chapinas es la incompetencia. ¿porqué Guatemala sigue basando su economía en azúcar, café y banano?
La agricultura en general simplemente no es rentable. Y los que tienen el capital para transformala están muy cómodos en su mar de mediocridad, lucrando con la sangre el sudor y las lágrimas de las masas desechables. No les importa.

En realidad la cosa no es tan difícil de entender. Guatemala es pobre porque nuestros productos son baratos (commodities). No podemos producir otra cosa porque la gente que controla la economía no quiere, no puede o no permite que el gobierno lo haga. Llega al gobierno exclusivamente a mantener el status quo, o apoya a políticos para que lo hagan por ellos. Se quejan de la poca productividad, pero se niegan a mecanizar la cosecha de la caña de azúcar (un ejemplo) mientras se niegan a pagar más impuestos que permitan educar a la gente para ser más productiva. Es un círculo vicioso.

No me trago lo de los inversionistas chapines. La cantidad de sus inversiones es insignificante para las necesidades del país. Si lo fuera la realidad sería distinta ¿no crees?.
Mira lo de la mina Marlin. Existe gente en Guate con el suficiente pisto para haberlo hecho ellos. Pero no. Era muy difícil y muy riesgoso. La agricultura y la mano de obra regalada son apuestas más seguras.

Te podría dar mil ejemplos de oportunidades para los inversionistas locales que no se ven. El agua potable es quizás el más obvio. Y aquí es donde se cierra el círculo, donde se combina la incompetencia con la indolencia. Aún así, se retratan como los héroes que sostienen la peña de nuestras calamidades y que sin su ayuda la cosa sería peor. No te olvides que tienen aparatos de relaciones públicas . Hay que tener cuidado con la mercadotecnia.

No me trago lo de que al imponer tributos se estaría auyentando a los empresarios. Más me parece una técnica de chantaje que funciona muy bien. El mercado y las oportunidades están allí en condiciones más que favorables y típicamente sin competencia o con competencia muy reducida. Si se quieren ir, a donde quiera que vayan van a encontrar más impuestos que en Guate y un mercado más difícil.

Por supuesto que el incremento a los impuestos debe cranearse bien, planificarse bien , ejecutarse bien y coordinarse adecuadamente con otras medidas. Pero ese ha sido otro problema de incompetencia. Los impuestos deben incrementarse únicamente cuando la economía crece a un ritmo mayor, y debe hacerse al mismo tiempo que se amplía la base tributaria, de esa manera, hasta los tributantes prosperan. Pero esta es ya harina de otro costal, algo que podemos dejar para otra oportunidad.

Para terminar, sí le doy "un chance", sigo creyendo que Colom es infinitamente preferible al otro. Mi crítica por el momento se centra en la necesidad de que los discursos sean coherentes con las acciones.

Saludos a todos.

Anónimo dijo...

Muy superficial el análisis sobre la relación gobierno actual-ejército.

Anónimo dijo...

Continúo. El rol del ejército en la Historia más reciente ha sido bastante ambiguo. La oligarquía se ha tratado de sacudirselo luego de que este (la cucada) se constituyera como un poder capáz de ver directamente a los ojos al poder económico. Entonces era impensable ponerle un alto en seco, y lo más fue el relevo del alto mando a través de los continuos cuartelazos.
A partir de la firma de la paz, la oligarquía le pasa la factura al ejército reduciéndole la tropa. El desgaste de este a nivel internacional es el principal socio del gobierno del PAN. Con el pollo las cosas no cambian respecto de la tropa, pero a nivel financiero los cuques reciben una inyección vital. El propósito, mantener el equilibrio de poder al mantenerse "neutral" (entendido esto como evitando dar un cuartelazo)
El fenómeno se replica con el gobierno de Colom, en el cual la burguesía emergente busca evitar que los cuques se alíen a la burguesía tradicional en contra del "progresismo" del actual gobierno.
¿Representa esto acaso la posibilidad de una réplica del 44? En absoluto. El actual reacomodo en el bloque de poder no es más que el ingreso de nuevos miembros, con la lógica oposición de los veteranos. Ambos al final representan una misma clase.

Tu blog es muy bueno.

D

Hop Hunahpu dijo...

D.

Gracias por tus comentarios.
Como información sobre lo que verdaderamente sucede entre el gobierno y el ejército prácticamente no existe, cualquier análisis que se haga tendrá que ser necesariamente superficial. Lamentablemente lo que se ve por fuera no da lugar a otras interpretaciones. Es obvio que Colom quiere congraciarse con los militares, algo que no sería problema sino fuera porque el ejército aún no ha reconocido sus crímenes.

Es posible que Colom se vea forzado a hacerlo, o pueda que su acercamiento al ejército sea nada más una estrategia para garantizarse protección y librarse de más de algún enemigo. Mientras se averigua, el acercamiento se ve mal para alguien que sabe perfectamente que el ejército (así como está) ha sido la peor lacra en la historia de Guatemala.

Cris Guerra dijo...

Yo le sigo dando el beneficio de la duda a Colom... todo le ha caido encima muy rápido muy duro pero definitivamente ya se comienza a ver que la situacion se está agravando muy rápido tambien.

Saludos, ya estoy de vuelta, siempre leyendo.

technology dijo...

louis vuitton uk