jueves, 14 de febrero de 2008

El Factor Espada y los Camarones

A treinta días de haber tomado posesión, los medios de comunicación han sometido al nuevo gobierno a un escrutinio sin precedentes que típicamente incluye críticas lapidarias por no tener la capacidad de hacer milagros. Por un lado bien por la prensa, porque ese nivel de escrutinio, por muy severo que sea, es tan necesario como válido. Sin embargo, no deja de pasar inadvertida la manera tan obvia en que los medios elevaron sus estándares periodísticos justo después del 14 de enero.

No es esta, desde ningún punto de vista, una defensa oficiosa del gobierno, el que incluso antes de tomar posesión cometió errores garrafales como colocar a gente con trayectorias nefastas como Francisco Bianchi (el guía espiritual del genocida Ríos Montt) en un gobierno supuestamente social demócrata. A nuestro juicio, tanto los errores grandes y pequeños del nuevo gobierno como sus consecuencias deberán discutirse cuando se hayan calmado las aguas y se conozca a los ganadores de los pulsos políticos que actualmente se están dando. Por el momento, la lógica y el sentido común nos dicen que es demasiado temprano para llegar a conclusiones sobre la capacidad del gobierno de Álvaro Colom para corregir el rumbo del país.

Y si los pocos días transcurridos no nos han dado la oportunidad de hacernos una idea clara de lo que podríamos esperar de Colom, no podría decirse lo mismo del Vicepresidente. Poco antes de tomar posesión Espada dio señales de tener una inusitada lucidez cuando declaró acertadamente que Guatemala era un país semifeudal. Tener la entereza de señalar lo obvio no es una virtud común y corriente en un gobernante de república bananera. Esa refrescante candidez debió haber tomado por sorpresa al status quo que hacía de cuenta y caso que el Espada sería uno de los suyos.

Pero las sorpresas de Espada no terminaron allí. Al nada más tomar posesión sorprendió de nuevo a la opinión pública cuando se declaró social demócrata. Si estas declaraciones no se tomaron en serio en su momento, tanto la visita como lo que dijo en Cuba confirmaron que si Espada no es social demócrata, por lo menos está muy lejos de ser el monigote del status quo que algunos se esperaban.

Quienes vieron en la visita de Espada a Cuba una ofensa temeraria a los EEUU deben entender que la autonomía del Vicepresidente se debe precisamente a que conoce muy de cerca a los EEUU y que por lo mismo no tiene razones ni para temerles ni para idealizarlos como es el caso de la mayoría de políticos, periodistas y militares chapines que se bajan el pantalón ante el primer gringo que miran. El Vicepresidente sabe perfectamente que el emperador está y siempre ha estado desnudo. El que nuestras élites hayan sido camarones sin espina dorsal, sin dignidad y sin vergüenza por décadas es harina de otro costal.

Fotografía cortesía del New York Times

4 comentarios:

jcab dijo...

Desde antes de la toma de posesión ya se notaba una presión en los medios hacia el nuevo gobierno. Como bien decís no es precisamente malo pero si curioso que ahora les haya dado por ser mas críticos que complacientes y aliados como lo fueron con Berger por ejemplo.

Tiempo al tiempo, vamos a ver como se desempeña el gobierno cuando terminen de acentarse todos en sus puestos. De momento lo que si he criticado públicamente ha sido la reactivación de la pena de muerte, un paso atrás.

Y con Espada pues espero que en verdad tengamos por fin a alguien de izquierda en un puesto fuerte que buena falta nos hace.

Saludos

Pirata Cojo dijo...

¿Viste lo del viaje a Cuba?, los medios, fieles a sus patrones, empezaron a urdir teorías de conspiración.

SR dijo...

has dicho algo ciertìsimo: el conocimiento de Espada de los EEUU le ha servido para desmitificar, como es en esta parte del mundo donde sabés que vivo.
por qué europa no tiene miedo de tener relaciones con cuba, o por lo menos no en la medida que tenemos los latinoamericanos, no digamos los guatemaltecos? como diría el inolvidable don caye: pensemos :-)
saludos

Hop Hunahpu dijo...

Jorge: No hace falta siquiera que sea de izquierda. Con que esté mentalmente liberado de los gringos es suficiente...

Pirata: El editorial de Siglo XXI te da una idea de lo ahuevados que estaban...

SR: Gustazo de verte por aquí!
Tenés razón, el complejo de inferioriadad para con los gringos ha sido un gran obstáculo para prácticamente todas las administraciones anteriores. Algo que no todo el mundo entiende pero que desde fuera es bastante obvio..