viernes, 22 de febrero de 2008

Corrigiéndole la Plana a Prensa Libre (la Ruta del Imparcial)

Por cuestiones de ética profesional y solidaridad gremial no es muy frecuente que el director de un medio de comunicación le corrija la plana a otro desde su columna. Pero tan malo fue el editorial de ayer de Prensa Libre, que Oscar Clemente Marroquín –el director de La Hora- se vió en la penosa necesidad de darles una cátedra de historia, como quien dice, de hermano mayor a hermano menor. Bien por él, porque esa entereza lo ha consolidado como uno de los mejores en un gremio que brilla por su falta de sensibilidad, camaronismo, y complacencia hacia los gringos y la oligarquía.

Lo más significativo de que OCM haya confrontado de primas a primeras la irresponsabilidad de un editorial que no fue un caso ordinario de mediocridad periodística sino un intento deliberado de forzar una visión distorsionada de la historia, es que difícilmente le quedarán ganas a Prensa Libre de volverlo a hacer. Ese tipo saludable de confrontación debió haberse dado hace mucho, porque por demasiado tiempo Prensa Libre ha dicho y hecho lo que le ha venido en gana.

El editorial en cuestión fué demasiado, incluso para Prensa Libre. Al haberle endosado a Fidel Castro olímpicamente la responsabilidad de los muertos en Guatemala, el periódico en cuestión efectivamente exoneró de toda culpa a los genocidas del ejército. Aparte del simple hecho de que la acusación es tan ilógica como falsa, ¿Con qué buena voluntad esperaba Prensa Libre que Castro viera a los regímenes militares chapines cuando se agredía a Cuba desde Guatemala?¿Con qué solvencia moral critica Prensa Libre a Castro cuando por décadas co-gobernó con las dictaduras militares y calló –y aún calla- ante el genocidio? Como dirían los de La Gotera: ¡Qué de a huevo!

Al continuar aferrándose a la versión falsa de la historia que tanto dinero y poder le ha dado,
Prensa Libre únicamente empieza a cavar su propia tumba. Como se puede inferir de lo señalado por Oscar Clemente, un medio de comunicación no se puede dar el lujo de inventar pendejadas, especialmente cuando su posición ideológica nunca ha sido un misterio. ¿En que tiempos cree Prensa Libre que estamos cuando deliberadamente “olvida” mencionar que el conflicto en realidad empezó con la intervención de 1954? ¿Será posible que no sepa nadie en Prensa Libre que la guerrilla guatemalteca salió del mismo ejército? ¿No sabe acaso Prensa Libre que Castro no buscó a la guerrilla guatemalteca sino al revés? ¿Cómo puede condenar Prensa Libre a Castro sin haber condenado a Ríos Montt, Chupina y Mejía Víctores? ¿Cómo puede criticar Prensa Libre a Castro cuando en cada oportunidad que tiene ningunea la validez histórica del informe REHMI y el reporte de la CEH?

Prensa libre necesita enterarse que los tiempos han cambiado.
La información hace mucho tiempo que dejó de ser un privilegio de los ricos y poderosos. El dinosaurio tiene que entender que ya no estamos en los 50´s y que con ese tipo de editoriales no solo no engaña a nadie, sino nada más se acerca peligrosamente hacia la ruta directa a la extinción, tal y como le sucedió a El Imparcial.

15 comentarios:

SergioA dijo...

En la torre!
lo vamos a circular...

Anónimo dijo...

Quisiera compartir el optimismo que manifestás en el último párrafo de tu escrito, pero lamentablemente nuestro país está lleno de hijos de la gran puta.

Abrazos, hermano.

PROSÓDICA dijo...

Muy bien dicho!!!. Odio a los periodistas, a cualquiera de ellos...pero esta armada de cojones del de La Hora esta buena, memorable.

Saludos

Hop Hunahpu (Quintus) dijo...

Amiga Prosódica: Quisiera creer que no odias a TODOS los periodistas sino a los que se hacen pasar por ellos, los que son en realidad MERCENARIOS DE LA TINTA, MERCADERES DEL TERROR... léete este nexo aquí:

http://hunapu-e-ixbalanque.blogspot.com/2006/01/mercenarios-de-la-tinta-mercaderes-del.html

Pirata Cojo dijo...

Como dice mi sacrosanta y abnegada madre, Oscar Clemente se cagó cerquita de ellos.

Jacob Solis dijo...

Me llamó la atención y me gustó el editorial de La Hora de ayer, literalmente les corrigieron la plana.
Me aterra a veces es la forma ciega en que mucha gente que conozco cree TODO lo que lee en la pl, por lo menos esta vez los pusieron en su lugar.
Mis respetos y saludos.

José Joaquín dijo...

No es la primera vez que Oscar Clemente se refiere a un editorial de Prensa Libre. No recuerdo ahora más columnas o editoriales de La Hora al respecto, pero sí estoy seguro que no es la primera vez. Yo creo que hizo bien.

Ahora, mi apreciado bloguero, hay una gran distancia de eso a decir que PL va por la ruta de El Imparcial, es decir a la desaparición. Me parece más un deseo tuyo que una realidad palpable.

La Filistea dijo...

Exelente lo que hizo don Óscar, los dejó con una mano y otra atrás, tapandose sus vergüenzas!.
Una cosa es estar en desacuerdo y otra es achacarles muertos y demás desgraciadas a algo que se desconoce.

Prensa Libre, tiene peso en Guatemala, no solo por 'los de arriba' sino también por 'los de abajo' que tienen una relación-costumbre, no ven otros diarios que no sea ése.

Gracias por la información. Ya me fuí a echar una vueltecita por los links.

Saludos.

Hop Hunahpu (Quintus) dijo...

JJ, no dije que PL fuera ya por la ruta del Imparcial, sino que la pérdida de credibilidad con seguridad lleva a ese camino. Independientemente de eso, y si leés lo que hemos escrito antes de PL, POR SUPUESTO que es un deseo mío y de todo aquel que entiende que PL ha sido uno de los poderes paralelos en Guate. El que ese deseo se haga una realidad depende de que tanto se pueda desenmascarar (viste las noticias de hoy del archivo de la PN, ¿podés creer que les haya tomado 30 años en enterarse?). Ese es un proceso que se dará lentamente con la ayuda de la internet y gente como OCM poco a poco. Saludos

Chris Warfield dijo...

Y poder paralelo muy fuerte y con amplia difusion nacional, ya sea de la pura PL o en Nuestro Diario. Gracias por informar de esto pues leí el editorial de Prensa Libre pero no de La Hora y me parecio una interpretacion en exceso resentida de ese periodo de historia. Igual no debe extrañar por los mismos origenes de Prensa Libre, en 1953, apoyando la caida de Arbenz.

pantxo petate dijo...

Sinceramente creo que el primer paso tomado en Cuba sin Fidel ha sido un paso en falso. Recuerda la instalación de la gerontocracia en la antigua URSS, lo que desembocaría en la fallida Perestroika y finalmente la liquidación entera del país. Eso en el el peor de los casos, en el mejor recuerda un poco a las monarquías con la instalación de dinastías, y esto dicho desde el respeto que me merece Cuba, sobre todo si la comparamos con Guatemala.

arte-sano dijo...

Nada nuevo, PL padece del mal de muchos Guatemaltecos, vista corta o miopía histórica. Se olvidan de los muertos que pagaron los impuestos de los Ciudadanos de EEUU al financiar entrenamientos, armamentos y hasta una directa intervención en suelo guatemalteco, pero eso desde luego no lo van a publicar ahí.

Bien por don Oscar, honra el apellido que lleva.

latigo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
latigo dijo...

Acá están ambos editoriales, amigos:

La mierda de PL:

http://www.prensalibre.com/opinion/relaciones-Castro-Guatemala_0_163786741.html

y el EDITORIAL de LH:

http://www.lahora.com.gt/index.php/opinion/299-opinion/88026-cuba-y-guatemala-quien-tiro-la-primera-piedra

Saludos.

latigo dijo...

Por lo tanto, borro mi primer comentario :D