jueves, 22 de noviembre de 2007

Poder Paralelo: Ni Independiente, Ni Honrado, Ni Digno.

Prensa Libre criticó al presidente electo Alvaro Colom por haber tenido la temeridad de decir que iba a gobernar para los pobres

Las anteriores son nada más algunas de las razones por las que esta bitácora considera que Prensa Libre ha sido uno de los mayores obstáculos al desarrollo del país. La mala utilización de la desmesurada influencia que ilegítimamente detenta ha hecho de este medio uno de los poderes paralelos comparable en sus efectos reales al narcotráfico, el contrabando y la inteligencia militar.
Recientemente, Prensa Libre criticó al presidente electo Alvaro Colom por haber tenido la temeridad de decir que iba a gobernar para los pobres. Ni siquiera ha llegado Colom al poder y ya le están haciendo la vida imposible. El editorial en cuestión no habría sido motivo de crítica si no fuera porque cuando en marzo del 2004 Berger dijo que el suyo era un “gobierno de empresarios” Prensa Libre no dijo nada. Este típico uso descarado de los dobles raseros es nada más un ejemplo del negocio corrupto al que Prensa Libre se ha dedicado desde su creación. Y debe ser denunciado. Por quijotesco que suene, antes o después de que la nueva república llegue los poderes paralelos de todo tipo serán desmantelados. Y cuando el pueblo sepa leer se habrá de enterar por medio de sus mismos editoriales que Prensa Libre ha estado casi, casi siempre del lado equivocado de la historia de Guatemala.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

De Patanes, Fascistas, Mentirosos y Dobles Raseros (Ni Ofendo Ni Temo)



Hugo Chávez es un patán.

Eso todo el mundo lo sabe.

También es un payaso, feo, gordo y negro. Ciertamente sus detractores no lo ven como un dechado de virtudes.

Pero ¿Es Hugo Chávez mentiroso?

¿Miente acaso cuando hace referencia al hecho que Aznar (a juzgar por sus acciones) es el heredero ideológico de Franco?

¿Miente Chávez cuando dice que la embajada española estuvo involucrada en el golpe del 2002?

¿Interrumpió de verdad Chávez a Zapatero?

Estas son las preguntas que la prensa debería hacerse. Pero no. Es mucho más rentable y conveniente perpetuar la imagen del patán. Exigir respeto sin respetar y rasgarse las vestiduras apelando a los buenos modales sin discutir las causas del altercado es tan hipócrita como irresponsable. Increíblemente, en lugar de limitarse a presentar una transcripción del encuentro (y dejarle las opiniones a las columnas) algunos medios editorializaron la noticia indicando primero que Chávez interrumpió a Zapatero (cuando éste obviamente se dirigía a él) y segundo sugiriendo que el rey tenía todo el derecho del mundo de mandar a callar a Chávez por "descalificar" a Aznar. Tanta fue la prisa por ridiculizar a Chávez que nadie se tomó la molestia de investigar como sucedieron las cosas en realidad. Sin embargo el video muestra claramente que el verdadero patán fue otro.

En lo que a respeto se refiere, no puede ser menos que embarazoso para Zapatero y la prensa comercial el exigir “respeto” a Chávez hacia alguien que fue electo por los españoles cuando esa misma persona (electa por los españoles) no solamente apoyó el golpe de estado al presidente electo por los venezolanos durante su gobierno, sino también llamó "una amenaza peligrosa para la región" al mismo presidente electo por los venezolanos. Y si tanto le interesa el respeto a Zapatero, debería darse a la tarea de exigir respeto de cualquier hijo de vecino que desde su columna de pasquín bananero llama dictador al presidente electo por los venezolanos.


domingo, 4 de noviembre de 2007

Esperando a los Audaces (Otros 4 Años…)


De nuevo, a las izquierdas (así en plural) les toca ser observadores impotentes de la debacle que ellos mismos se encargaron de articular.
Cuando se habla del fracaso de la izquierda no hay ni necesidad siquiera de hablar de la falta de unidad, cacicazgos, carencia de ideas o incompetencia obscena. El problema es mucho más grave: no hay líderes genuinos. Y es que si hubiera habido por lo menos un líder verdadero éste habría sabido de la inconveniencia de librar batallas cuyos resultados son 100% predecibles. La obvia incapacidad de entender la naturaleza asimétrica del reto es solamente una señal de que la persona con los atributos necesarios para llevar a la izquierda al poder simplemente no existe.
Y se podría hacer una lista muy larga de las cosas que le hacen falta a los líderes de izquierda que explicarían con creces sus múltiples fracasos. Pero de todas ellas la que quizás más falta ha hecho ha sido la audacia. Simple y llana audacia. La audacia necesaria para decir la verdad. La audacia de anticipar los movimientos predecibles del contrincante. La audacia para saber que es imposible ganarle al status quo en su propio juego. La audacia suficiente (o falta de ingenuidad) para saber que las reglas del juego no son justas. La audacia para saber que el enemigo es completamente amoral. La audacia para –a falta de dinero- hacerse escuchar por métodos poco convencionales.
El sistema pseudo electoral guatemalteco, que incluye a los periodistas y medios de comunicación, está diseñado para que pierda la izquierda en cada oportunidad. Eso lo debieron haber sabido los líderes de izquierda. El guatemalteco urbano promedio (particularmente el de la capital) es ignorante en extremo (entiéndase racista, anticomunista, machista e intolerante); sin embargo, la izquierda hizo poco o nada para educarlo. ¿De verdad se sorprenden ahora que estas masas ignorantes se inclinen por sus propios victimarios? ¿Cómo van a saber (si nadie les dice) que la impunidad y violencia de que hoy se quejan tuvo su orígen en la mano dura del pasado?
Nos quedan entonces cuatro años más de espera. Cuatro años para que surja un líder audaz. Alguien que nos diga la verdad. Alguien que declare la segunda república un estado fallido. Alguien que diga que se tiene que reformar el estado por medio de una ANC. Alguien que promueva cambios a la manera en que se eligen los diputados. Alguien que venga con agenda pétrea, contratos de adhesión, planes a largo plazo, gabinete sombra y presupuestos. Alguien que pida la nacionalización de los canales de TV. Alguien que promueva un nuevo paradigma para la propiedad de los medios de comunicación. Alguien que prometa esclarecer los crímenes del pasado en las cortes. Alguien que ofrezca auditorias fiscales para el 1% de las empresas más grandes del país. Alguien que ofrezca subir los impuestos al 10% de la población con más ingresos. Alguien que ponga el CAFTA a un referendo. Alguien que demande a los EEUU por crímenes contra el pueblo de Guatemala (que también es humanidad). Alguien que demande a los herederos de la United Fruit Company por daños y perjuicios. Alguien que demande y expulse del país a todas las empresas extranjeras que han quebrantado sus contratos. Alguien que nacionalice las operaciones de minería y ponga un alto a las concesiones. Alguien que ofrezca desmantelar éste ejército. Alguien que ofrezca romper relaciones con Taiwán. En fin, la lista es larga...y nosotros somos nada más pensadores de blog