domingo, 28 de octubre de 2007

PRIMAVERAS, PRIMAVERAS*

El país de la eterna primavera...

Somos unos falsos.

Esa idea que nos venden, que si eterna primavera,

y la otra que si solo diez años... que si perpetuas rosas.
Nos venden este pedazo de tierra condenado a hundimiento, a fracturas latentes en todas las fallas que cortan como cicatrices.Nos venden sí, esa misma, esa imagen donde la sangre es lo que la nutre, pide sangre derramada diariamente, tierra egoísta que pidio sacrificios, guerras, conquistas. Pide la sangre, su cuota de sangre diaria para no abrirse y llevarnos a todos al separar sus pedazos, sus restos.

Ese país que piensa la señora que grita vamoschapines guatetequierotanto, mi guate, entre sueños y delirios de pseudofelicidad, a esa misma me gustaría gritarle que esa tierra no existe, no existe, esa se la contaron en misa, o en la novela. Señora despierte que eso pasa dentro de la caja que le proyecta una vida que usted jamás podrá tener. Acá no hay primaveras, la tierra pide sangre diaria. Ya la pidio en muchos sitios y en muchos tiempos. Aquí y ahora pide la suya mientras usted piensa en otoño y primavera, y saca su bufanda a juego con abrigo, como si este Macondo fuera NY.

Acá solo hay verano cada vez más largo que a veces en lugar de cabezas negras en una playa oscura y sucia, nos proyecta hambruna. Sí, así como usted hace lo imposible con esas píldoras que bien sabe que guarda en algun sitio, así en ciertos lugares hay gente muriendo por hambre. Y no es Somalia, si tomara esa carretera unas tres horas oriente, se chocaría con la realidad. ¿La negaría? Pero si acá solo hay primaveras.

Y hasta el verano, y hasta el invierno es bipolar.
Inconstantes.
Destructivos de los más débiles.
Traidores.Hasta ellos dos son asesinos nos dirá esa tierra, esa pedigüeña de sangre.
Inviernos copiosos, casas inundadas, puentes que se caen. La miseria a flote en su mayor glamour, mientras en el centro de acopio se oye la vocecita tonta del sacrificio que hacen al dar un sueter Banana, a "esa gente que no existe". Y digo esa gente que no existe porque acá la primavera que no existe es slogan, y la gente que alimenta la tierra a diario no existe, porque no se ve, no se ve en los malls, afortunadamente con paredes lo suficientemente altas, tampoco en las carreteras o detrás del polarizado negro y las gafas más negras aún.

Un hoyo negro.

Y es que no importa, no. El sopor de la primavera que no existe ni existió, ese mito que va y viene en mis sueños con la imagen distorsionada de un escudo con rifles cruzados, con líneas verticales, pergaminos viejos y conservadores, y un pájaro verde, burlón, pequeño, torpe y huidizo que quiere representar la libertad. A punto de extinguirse, de hecho.

Hay cola ahora en el cementerio general, el sitio más tétrico al que pueden ir aparte del basurero de la zona 3, en la ciudad. Y es más triste aún porque se ven muchos viejos enterrando, llorando jóvenes. No es lo normal, no puede ser lo natural.

Mientras, novela y spot.
Death Squads.
Telediario y spots.Un nuevo detergente.
Decapitados y más armas, que los narcos.
Más spots de primaveras de sol, de calles vacías y seguras.
¿Y a dónde fue la gente de las calles para que "la gente" pueda salir tranquila?
Si en eso somos expertos. La tierra que recibiera la sangre pide más, por la barrera del asfalto. Pide a gritos la sangre, sangre regada en el piso que no lava el invierno, que no seca el sol.

Y no. no llegarán flores a cubrir las manchas, a taparlas de la vista. No hay, no hubo primavera. Amar a una tierra que pide sangre, pedirle a otros que la amen, pedir querer este sitio donde la gente pasa la página tranquila cada día, y no regresa jamás a cada horror, eso es querer la sangre como la quiere la tierra misma. Amor masoquista, amor perro. Saber en qué anda metido se oye en cada entierro.
Historias en muchos sitios, la de Guatemala en concreto. División de safra y de invierno. De hambre y de inundación. De baleados o acuchillados. De "la oportunidad existe si realmente queremos conseguir algo"... pero se les olvida la otra parte, contar la otra parte de la historia. No estamos solos. Y el infierno son los otros.

Esos otros que venden ese sueño-primavera.

*Por Renata, Publicado Originalmente en Nothing is Permanent el 23 de octubre del 2007

viernes, 19 de octubre de 2007

La Revolucion Del 44: Lecturas Imprescindibles

"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática. Los que manipulan este mecanismo imperceptible de la sociedad se constituyen en un gobierno invisible que detenta el verdadero poder en nuestro país... son las minorías inteligentes las que necesitan hacer uso de la propaganda contínua y sistemáticamente"

-Edward Bernays


Ante un aniversario más de la fecha que debería ser la fiesta nacional de Guatemala, queremos aprovechar la oportunidad para saludar a todos aquellos que desde cualquier parte del mundo contribuyen a que la efeméride más importante de la historia moderna del país no pase al olvido.

Y no nos queda otra que recordarla porque el caos del estado fallido que es hoy La Segunda República hace imposible que olvidemos la imperdonable infamia de que nos hayan quitado lo que nunca pudieron darnos.

Por décadas, tanto los logros de La Primera Republica como la magnitud de la tremenda injusticia a la que se sometió a un pueblo entero siguen siendo desconocidos para la mayoría de la población. Pero han habido testigos. La historia de la iniquidad ha sido muy bien documentada por académicos e historiadores de todo el mundo. La información que por décadas se mantuvo deliberadamente en la oscuridad por un estado genocida ha ido alcanzando poco a poco al pueblo. En nuestros días, una de las maneras en que la historia de La Revolución del 44 se ha ido conociendo es por medio de la Internet. Y como en esta bitácora hemos hablado en repetidas ocasiones de ella, sin habérnoslo propuesto nos hemos convertido en uno de los primeros destinos en los buscadores para consultas relacionadas a La Revolución del 44. Aprovechando la oportunidad que la suerte nos dio, presentamos a continuación documentos cuya lectura es indispensable para conocer la historia de La Revolución del 44 y para entender la magnitud de la tragedia que fue la pérdida de La Primera República.


La Patria del Criollo, Severo Martínez Peláez

Describe la historia del poder político desde la conquista hasta la independencia con muchas referencias a la realidad de la primera mitad del Siglo XX. Es importante porque demuestra que a pesar de los cambios cosméticos que representaron la independencia de España y La Revolución Liberal, la patria del criollo efectivamente concluyó con La Revolución del 44.


Despacho Presidencial, Juan José Arévalo.

Indispensable para entender el contexto histórico de La Revolución del 44 y sus actores principales. Revela el autor que la embajada de los EEUU y las élites estaban en un estado permanente de conspiración y que la “liberación” de 1954 no fue sino el primer intento que tuvo éxito.


Fruta Amarga (Bitter Fruit), Stephen Schlessinger & Stephen Kinzer

Se enfoca en el papel que jugó la United Fruit Company en el derrocamiento de Arbenz y como medios como el New York Times se prestaron a la diseminación de falsedades bajo la dirección del propagandista Edward Barneys. Investiga a fondo la participación de la administración Eisenhower y la complicidad del congreso estadounidense en un crimen del que estaban plenamente conscientes. El libro también denuncia a los traidores guatemaltecos. Habla también de las consecuencias de la intervención a largo plazo.


Historia Secreta (Secret History) Nick Cullather

Basado en un documento que fue desclasificado accidentalmente escrito por un historiador de la CIA (el mismo Cullather), delata como el verdadero blanco de la CIA y el gobierno estadounidense no es Arbenz sino La Revolución del 44. Incrimina abiertamente a la CIA y al gobierno de los EEUU en actividades criminales. Delata el doble discurso histórico de la “política oficial” de los EEUU hacia la democracia. Explica el origen de muchas de las acusaciones falsas contra Arévalo y Arbenz desmintiendo tajantemente las versiones locales que aún se repiten hoy en día.


Esperanza Destrozada (Shattered Hope) Piero Gleijeses

Definitivamente el libro más completo. Con un impresionante rigor académico el autor presenta y analiza documentos oficiales, públicos y desclasificados, entrevista directamente a muchos de los actores y analiza la situación desde perspectivas más amplias. Pone los puntos sobre las íes, desvanece mitos y concatena muy efectivamente los sucesos históricos hasta nuestros días.

sábado, 6 de octubre de 2007

Sigamos el Ejemplo de Chile


A través de la historia, mantener permanentemente aterrorizado al “voto pensante” de la capital ha sido la manera más efectiva que los dueños de la finca han utilizado para mantener el control del país. Recientemente, la llama del temor atávico al traslado de poder de la capital a la provincia ha sido mantenida con vida por los voceros de los sectores conservadores que a diario nos tratan de asustar con el espectro de los cucos izquierdistas de Castro, Chávez, Morales y –últimamente- Correa. Y como los dueños de la finca también son los dueños de los medios “más importantes”, las fábricas de espantos han funcionado a la perfección. El guatemalteco promedio nunca ha escuchado un discurso de Fidel Castro o Hugo Chávez, sin embargo la opinión que tiene de los líderes en cuestión es sorprendentemente similar a la que de ellos tiene el vocero de la Casa Blanca o Mario Antonio Sandoval.

No se puede dejar escapar el hecho que casi en cada descalificación generalizada que se hace de Cuba y Venezuela aprovecha el comentarista la oportunidad para mencionar los logros del poster boy de los neoliberales: Chile. El mensaje casi siempre se resume en “seamos como Chile, no como Venezuela”.

Aún cuando sería pedirle peras al olmo esperar a que los medios comerciales presentaran objetivamente los logros de Cuba y Venezuela, o que tuvieran la suficiente integridad para hacer una comparación de los indicadores sociales de éstos países con los de Guatemala, sí se les puede tomar la palabra en sus constantes referencias al “modelo” chileno.

No se puede negar que los logros de Chile como nación son dignos de ser emulados. Podemos aprender, por ejemplo, del coraje del pueblo chileno cuando decidió escribir las páginas faltantes de su historia. También es digno de emular el genuino compromiso del pueblo chileno con la democracia y la supremacía de la ley. Se debe loar también el papel que la justicia chilena ha jugado en el desbaratamiento de mitos y generales. La extradición de Fujimori a Perú y la persecución penal de los Pinochet son dos ejemplos recientes de lo mucho que tenemos que aprender de los chilenos. Que sigan las columnas invitándonos a ser como Chile.