miércoles, 26 de septiembre de 2007

Mala Gente

Los periódicos de Guatemala parecen estar genuinamente sorprendidos de que la historia se repita una y otra vez. Fuerzas de seguridad del estado asesinando ciudadanos de nuevo ¡Qué gran novedad!

Y ya hemos discutido en esta página ad nauseum que la verdadera causa por la que todo esto sucede es por la cultura de irrespeto a la vida que nos implantaron las dictaduras militares (que están por revivir) y que nunca ha sido discutida ni denunciada por las élites mucho menos castigada. Causas y efectos claros como el agua. ¿O será que Guatemala está llena de imbéciles? Esta es una pregunta que día a día se vuelve más válida.

La verdad es que la sociedad guatemalteca es violenta y tiene demasiada tolerancia por las soluciones violentas para todo. Ya es tiempo que vayamos aceptando eso. También es tiempo que vayamos desvaneciendo el mito de que la mayoría de la gente es buena en Guatemala. ¿Buena para qué? ¿Dónde está la evidencia?. La verdad es dura pero es la verdad. Guatemala está llena de gente ignorante, racista, acomplejada, sexista, homofóbica y violenta. Si alguien tiene prueba de lo contrario por favor avísenos.

La supuestamente “buena gente” de Guatemala podrá no participar directamente en actos de violencia, sin embargo, siempre ha sido cómplice del genocidio pasivo que las élites económicas nos han impuesto con la ayuda de la mayoría de medios de comunicación(los guardianes del silencio). La “buena gente” de Guatemala se queda callada ante el genocidio, es indiferente al racismo, se alegró cuando ejecutaron extrajudicialmente a los de Pavón porque de verdad cree que el crimen es una causa y no un efecto de la impunidad que nos instituyeron los militares. La “buena gente” de Guatemala –que abunda en la capital más que en ningún otro lado- desconoce la historia y “vota inteligentemente” por Pérez Molina y Giammatei. La “buena gente” de Guatemala por décadas les ha dado a las fuerzas de seguridad del estado licencia para asesinar a los que se les ha condicionado a considerar indeseables. Si Ud. Amable lector pertenece a por lo menos uno de estos grupos considérese prevenido::

- Marero (gente con tatuajes).

- Izquierdista (a la izquierda de Ayau)

- Mujer

- Indígena

- Homosexual

- Pobre

- Sindicalista

Más de un miembro (o ex miembro) de las fuerzas de seguridad del estado está convencido que su vida no vale nada.

domingo, 23 de septiembre de 2007

De Contradicciones, Ignorancia y Gente de Segunda Mano

Luis Figueroa sin duda es un usuario de Mac que nunca ha tenido una PC. Y si la tuvo debió haber sido sin el sistema operativo Windows porque es por demás obvio que Figueroa no conoce de los dolores de cabeza que Internet Explorer les ha causado a muchos de los que se han visto forzados a usarlo. Y es que únicamente desconocimiento del tema –por decirlo así- puede explicar la tirria de Figueroa contra la Unión Europea por haber multado a Microsoft por violar la ley antimonopolios de Europa.
Pero el tema de hoy no es ni el software ni los sistemas operativos. Hoy vamos a hablar de contradicciones. Para todo aquel que haya estado expuesto a una sola persona que haya pasado por las aulas de la UFM, no es un secreto que la razón de ser de esa institución es la diseminación del evangelio según Hayek y Von Misses. Y como de acuerdo a Kenneth Cribb Jr. la UFM es la única universidad en el mundo dedicada a la adoración de los dioses austríacos y sus creaciones, es perfectamente normal que uno de los primeros actos de fe inculcados a los jóvenes marroquinianos sea el culto a Ayn Rand, persona tan radical que en su momento rechazó considerarse “libertaria”, probablemente por parecerle el término demasiado izquierdista. Lo anterior explica que ningún neoliberal que sea digno de su sal deja de escribir un artículo sin dedicarle una letanía a Hayek y a Von Misses, o sin invocar el santo nombre de Rand y su enfermizo individualismo.
No es un secreto tampoco que los marroquinianos sueñan con desmantelar el estado y reemplazarlo con una gerontocracia (donde gente como Ayau y De la Torre probablemente recibirían títulos nobiliarios), eliminar los impuestos y las aduanas, y privatizar hasta el aire que respiramos. Y no es un secreto porque existe una jauría de columnistas estratégicamente instalados en los matutinos y emisoras de radio cuya único propósito en la vida es recordárnos que somos pobres porque queremos. 
De acuerdo a los mismos devotos creyentes de la fe austríaca que se hacen pasar por periodistas, tres de las herramientas indispensables para hacer realidad el febril sueño neoliberal son la eliminación de los monopolios, el imperio de la ley y la libertad individual. Pero precisamente de la eliminación de los monopolios, del imperio de la ley y de la libertad individual es de lo que no habla Luis Figueroa en su entrega. Con su defensa oficiosa de Microsoft Figueroa no solamente contradice tres de los cánones más importantes del neoliberalismo sino pone en evidencia su ignorancia sobre el caso de Microsoft en Europa.

Nos dice César Martínez, que Figueroa y otros neoliberales se oponen a que se coarte la creatividad innovadora de Microsoft. A continuación veremos que el argumento de los neoliberales en cuestión es demasiado débil y fácil de desbaratar, como fácil de desbaratar es casi todo lo que dicen. En primer lugar las cortes europeas simplemente se limitaron a cumplir con la ley, una ley cuyos principios predatan por mucho el adviento del software comercial, no digamos IE. En segundo lugar, tanto el sistema operativo Windows como el browser IE son el resultado de la imitación desvergonzada del sistema operativo Mac y del browser Netscape respectivamente. Cualquier persona medianamente letrada cibernéticamente sabe que Microsoft siempre ha estado un paso atrás de los verdaderos innovadores. Finalmente, Figueroa ignora o pretende ignorar que la demanda a Microsoft se originó en el hecho de que los usuarios no podían eliminar IE de sus ordenadores porque el sistema operativo lo consideraba “parte integral” de Windows, algo que es a todas luces falso. Pregunta directa a Figueroa et al: ¿Y qué pasó con el derecho a elegir del individuo que supuestamente es la piedra angular de la economía de mercado?
Termina Figueroa su artículo con la consabida mención a Ayn Rand y la correspondiente recomendación para leer sus libros. Es una lástima que tanto Figueroa como la mayoría de miembros del culto a Rand -que el mismo Murray Rothbard criticara- no den la impresión de saber que para entender a Ayn Rand -como a cualquier otro autor- es necesario conocer la historia de su vida. Solamente así podrá entenderse que el radicalismo de Rand fue directamente proporcional al radicalismo que le tocó enfrentar en la Rusia que abandonó, que entonces estaba casi 200 años detrás del resto de Europa. De ahí que sea más intelectualmente deshonesto que ideológicamente sesgado condenar la brutalidad bolchevique sin mencionar que los campos de concentración, métodos de tortura e irrespeto por los derechos humanos no fueron una invención soviética sino rutina durante los siglos que les precedieron (irónicamente, dentro del brutal universo ruso los bolcheviques de hecho mejoraron las condiciones de los derechos humanos). El mundo ha pagado muy caro el que tanto los críticos ideológicos del leninismo como muchos marxistas se niegan a entender que la revolución rusa fue una solución hecha a la medida de Rusia que jamás debió haber sido imitada por otros. El radicalismo bolchevique que peleaba contra un sistema feudal en pleno Siglo XX jamás debió haber sido un producto de exportación. De esta cuenta, el imaginario ultra radical de Rand es tan necesario en Guatemala como el de una revolución bolchevique.
La solución a nuestros problemas no puede basarse en la imposición de recetas foráneas como las que pretende implantar gente radical como Figueroa o sus contrapartes de izquierda. Lo que necesitamos son ideas originales y soluciones que se adapten a nuestra realidad y nuestra historia. Mientras eso sucede, lo menos que podemos hacer es minimizar la influencia de personas sin ideas propias, mediocres aduladores de otros; indivíduos para los cuales la misma Ayn Rand despectivamente acuñó el término gente de segunda mano.

lunes, 17 de septiembre de 2007

Blogs Solidarios


Los que nos han seguido regularmente saben bien que nuestra bitácora casi nunca se sale del libreto político. Pero cuando lo hacemos es por alguna razón especial. En esta ocasión, nos saldremos de nuestro formato habitual para acusar de recibido el honor que nos hiciera Ale, autora de Desde Kinshasa, quien gentilmente nos ha otorgado el Premio Blog Solidario.

Sabemos que el impacto de un blog en el mercado de ideas es insignificante, pero también estamos conscientes que el impacto de miles de blogs sí será importante en un futuro cercano. Jamás en la historia de la humanidad existió la facilidad que ahora se tiene para diseminar y recopilar conocimientos, denuncias y propuestas. De ahí que si cada indivíduo que puede pone de su parte, las mejores ideas siempre llegarán a donde deben llegar para ser útiles y la verdad, - el cimiento de la justicia- se diseminará como nunca antes, sin las trampas y obstáculos que los Señores de Xibalbá nos han impuesto por siglos. Los guatemaltecos que estamos en la posición de hacerlo debemos aprovechar la oportunidad que la nueva tecnología nos brinda para acelerar la construcción de esa nación que todos queremos.

El reconocimiento que se nos hace es un gesto generoso de una persona nada más. Y eso para nosotros es más que suficiente. Independientemente de la definición que se tenga, no se puede negar que en ciertos círculos en nuestro triste país solidaridad es mala palabra, de ahí que es un honor para nosotros que se nos considere mal hablados...

Recibimos la distinción junto con Chisgarabís, Mafaca e Historiando entre otros. Nos corresponde ahora compartir el honor con otras bitácoras que en nuestra definición de solidaridad hacen la diferencia: Arte-Sano, La Guatemala Mía, Sabina Galeano y Otras Cosillas, Mi Mundo, El Charakotel, Columnistas de Guatemala y Escupo Sangre.

viernes, 14 de septiembre de 2007

Independencia: ¡Por un Pinche 1.36%!...



Ante otro aniversario más de la pseudopatria, conviene recordar que la farsa que se celebra el 15 de septiembre ni siquiera llega a eso: Es una pseudo farsa.

Por mucho que apoyen a la selección, ondeen banderas y se somaten el pecho los militaristas amantes de las guerreras, los redoblantes y las marchas ridículas, Guatemala sigue siendo un paraíso de la iniquidad que podrá ser cualquier cosa menos independiente. Desde las leyes redactadas en inglés que vienen directamente de la embajada, hasta el financiamiento de las campañas por Taiwán, nuestra pseudo soberanía está perfectamente a la altura de nuestra pseudo democracia (en la que los únicos votos que verdaderamente cuentan son los de poderes fácticos como Angel González y Prensa Libre).

Cualquiera podría concluír que comprar la voluntad de un país es algo oneroso. No necesariamente, ¿Cuánto pagan los extranjeros por nuestra independencia?

Si lo que dice el Banco de Guatemala es cierto, en el año 2006 el total de ingreso por "donaciones" sumó un total de Q370.1 millones. Esto quiere decir que causas tan variadas como la aprobación a la caza de ballenas, el reconocimiento de Taiwán y las condenas contra Cuba les salen a nuestros proxenetas por una cantidad equivalente al ¡ 1.36% de los ingresos tributarios del estado! ¡Menos del margen de error aceptable para las proyecciones del Ministerio de Finanzas! Y si los auditores de los donantes son dignos de su profesión, se habrán de asegurar que el valor de las "donaciones" también incluya las mordidas a funcionarios, militares y periodistas, así como los vehículos, armas, balas, viáticos y salarios de los vacacionistas.

Cuando llegue el momento, uno de los primeros objetivos de La Tercera República debe ser la recuperación de la soberanía. Como bien lo demuestran los números, nuestros votos en la ONU, OEA y hasta los del congreso pueden recuperarse de un solo plumazo.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Crimen y Democracia: Balas, Boletas y Business*

Desde el retorno del poder civil a Guatemala, el reto de gobernar un país pobre y violento de 13 millones de habitantes ha probado ser tan grande que ninguno de los partidos (que llegan al poder) ha tenido éxito en ganar más de un término en la presidencia, una tendencia que es probable que continúe en las elecciones generales del 9 de septiembre. Mientras el candidato de la GANA se ubica en un distante tercer lugar, las encuestas sugieren una segunda vuelta entre dos candidatos con pasados diametralmente opuestos.

Alvaro Colom, quien encabeza un partido de centro izquierda es un ex-hombre de negocios que estuvo alguna vez cerca de las guerrillas izquierdistas que pelearon una guerra civil contra dictadores militares por más de tres décadas hasta los acuerdos de paz de 1994 (sic). Su rival más cercano, Otto Pérez Molina, es un ex general que estuvo a cargo de inteligencia militar. El lema de campaña de Colom es “esperanza”, mientras que el de Pérez Molina es “mano dura”.

Ambos hombres están de acuerdo que el crimen violento es el tema principal de la campaña. La tasa de asesinatos de Guatemala fué de 47 por 100,000 habitantes en el 2006, la segunda después de Colombia de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Esta figura se eleva a 110 por 100,000 en la Ciudad de Guatemala. Pero mientras en Colombia la tasa de asesinatos va en decenso a pesar de que el conflicto armado persiste, en Guatemala la figura continúa en alza (de 31.5 por 100,000 en el 2003, de acuerdo al Centro de Estudios de Justicia de las Américas, CEJA, un tanque de pensamiento). El UNDP estima que la violencia le cuesta al país el equivalente al 7.3% del PIB cada año. Ha afectado las elecciones también; han habido por lo menos 46 homicidios relacionados a la campaña (la mayoría de ellos en elecciones municipales) en comparación a los 29 de la última elección en el 2003.

En el vecino El Salvador también se sufrió una guerra civil, pero ahora tiene menos crimen que Guatemala. Una razón es que la nueva policía guatemalteca, creada bajo los auspicios de los acuerdos de paz es mucho menos efectiva que su contraparte en El Salvador. La Policía Nacional Civil es demasiado pequeña para investigar crímenes. Jueces y fiscales sufren de una debilidad similar.

El gobierno de Berger ha hecho un relativamente buen trabajo con la economía, pero no ha tenido éxito contra el narcotráfico (el que tiene nexos cercanos con elementos de las fuerzas de seguridad) ni contra las maras. El mes pasado el congreso guatemalteco votó para establecer una comisión conjunta con las Naciones Unidas (CICIG) destinada a asegurar que los crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad sean investigados y castigados. Pero únicamente va a dar consejos. Una propuesta anterior de darle a la comisión poderes reales fué desechada por la Corte de Constitucionalidad por considerarla una violación a la soberanía.

Berger también se ha visto afectado porque únicamente comanda a 24 de 158 miembros del congreso. La recién restaurada democracia guatemalteca se caracteriza por la abundancia de partidos nuevos y pequeños, muchos de los cuales no son más que vehículos personales. Pero su mayor debilidad es la profundamente enraízada resistencia de los guatemaltecos pudientes a pagar impuestos. El estado debe de alguna manera arreglárselas para funcionar con menos del 10% del PIB, muy por debajo del promedio latinoamericano.

Esa desventaja sobresale más aún cuando se observa que la economía ha estado creciendo silenciosamente, a una tasa annual de 3.9% bajo Berger, y a un 2.6% bajo su predecesor. Han ayudado también las remesas de guatemaltecos en los EEUU. En el transcurso del año pasado, de acuerdo al Banco de Guatemala, el Tratado de Libre Comercio con los EEUU ha contribuído a casi medio punto porcentual de crecimiento.

Todos los candidatos están de acuerdo en la necesidad de incrementar los ingresos fiscales, fortalecer la policía y el sistema judicial y atacar la pobreza. Colom encabezó las encuestas por un buen tiempo, pero no es un buen orador. Pérez Molina ha cerrado la brecha, y ambos reciben ahora cerca del 30% de apoyo de los electores.

El pasado militar de Pérez Molina genera incomodidad en algunos. No ha sido acusado de ninguna de las muchas atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad en la guerra contra las guerrillas. El subraya que quiere un “gobierno pluralista”. Si ganara, seguiría a otros latinoamericanos conservadores que han sido electos en países donde el crímen violento es el problema principal (como Alvaro Uribe en Colombia y Tony Saca en El Salvador). Si las encuestas están en lo cierto, los guatemaltecos ciertamente no dan la impresión de confiar en la izquierda: Rigoberta Menchú, la activista indígena que también aspira a la presidencia atrae sólamente el 5% de apoyo.

Independientemente de quien gane, la mayor duda que se plantea es si se va a dar un cambio real como resultado de la elección. En Guatemala, más que en otros países latinoamericanos, el verdadero poder lo tienen los sindicatos criminales por un lado y la pequeña camarilla de empresarios por el otro. “Al final del día, los empresarios son el gobierno independientemente de quien gane” dice Pedro Trujillo, un analista político de la Universidad Francisco Marroquín. Hasta ahora, no han hecho un trabajo particularmente bueno.

* Publicado originalmente en inglés en The Economist, traducción libre.

jueves, 6 de septiembre de 2007

El Sucesor de Ríos Montt


Como balde de agua fría nos cayó la última encuesta de Prensa Libre que proyecta el triunfo de Otto Pérez Molina en las próximas elecciones. Un pueblo ignorante y sin memoria se acerca peligrosamente al matadero de nuevo gracias a la indolencia, cobardía y mediocridad de los que podrían evitarlo.
Hace poco más de 12 años, el condecorado periodista norteamericano Allan Nairn denunció la conexión entre la CIA y el Ejército de Guatemala en un artículo publicado en The Nation en 1995. El artículo se sustentaba en las investigaciones de Nairn relacionadas al caso de Jennifer Harbury y Everardo (Efraín Bámaca). En su momento, el artículo desnudó la política exterior común de demócratas y republicanos hacia Guatemala, provocando un escándalo que hizo que muchas cabezas rodaran. Eso porque el caso paradigmático de Bámaca no solo documentó lo que todo el mundo sabía de los crímenes cometidos por los militares en Guatemala –el autor material- sino evidenció que la justificación, el entrenamiento, los métodos de tortura, el financiamiento y la protección para los asesinos vinieron directamente de los USA –el autor intelectual-
Desgraciadamente, del artículo de Nairnsus consecuencias en EEUU poco o nada se supo en Guatemala. Lo más probable es que aunque se hubiera sabido, poquísimos habrían estado en la posición de entender la magnitud de su importancia no digamos dispuestos a aprovechar la ocasión para redefinir la política de relaciones internacionales del estado y depurar el ejército. Pero tanto desde un punto de vista histórico como legal, el artículo de Nairn es un documento tan valioso como el informe REHMI y el reporte de la CEH; constituye el eslabón perdido en la cadena de culpabilidad del holocausto guatemalteco. Muy pocos han de saber también que gracias a Nairn los gringos finalmente abandonaron al ejército a su suerte y los forzaron a negociar la “paz” con la guerrilla, algo que era considerado tabú en ese entonces dentro del ejército. A pesar de que los “acuerdos de paz” han sido un total fiasco, no es poco lo que debe agradecérsele al valiente periodista norteamericano.
Pero el que no se conozcan los descubrimientos de Nairn en Guatemala, no quiere decir que hayan dejado de ser relevantes, particularmente de cara a las elecciones en las que Otto Pérez Molina tiene posibilidades reales de ganar. Eso simplemente porque Nairn señala directamente a Otto Pérez Molina de estar en la planilla de la CIA:
“At least three of the recent G-2 chiefs have been paid by the C.I.A., according to U.S. and Guatemalan intelligence sources. One of them, Gen. Edgar Godoy Gaitan, a former army Chief of Staff, has been accused in court by the victim's family of being one of the prime "intellectual authors" of the 1990 murder of the noted Guatemalan anthropologist Myrna Mack Chang [see Victor Perera, "Where Is Justice in Guatemala?" May 24, 1993].
Another, Col. Otto Perez Molina, who now runs the Presidential General Staff and oversees the Archivo, was in charge in 1994, when, according to the Archbishop's human rights office, there was evidence of General Staff involvement in the assassination of Judge Edgar Ramiro Elias Ogaldez.
The third, Gen. Francisco Ortega Menaldo, who now works in Washington as general staff director at the Pentagon-backed Inter-American Defense Board, was G-2chief in the late 1980s during a series of assassinations of students, peasants and human rights activists.”
“Por lo menos tres de los últimos jefes de la G-2 han recibido dinero de la CIA, de acuerdo a fuentes de inteligencia de EEUU y Guatemala. Uno de ellos, el general Edgar Godoy Gaitán, un ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, ha sido acusado en las cortes de ser uno de los principales “autores intelectuales” del asesinato de la antropóloga guatemalteca Myrna Mack Chang (ver Victor Perera, “Donde Está la Justicia en Guatemala?”, 24 de mayo de 1993).
Otro, el coronel Otto Pérez Molina, quien ahora dirige el Estado Mayor Presidencial, y el Archivo estuvo a cargo (de la G-2) en 1994 cuando de acuerdo a la oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, hubo evidencia de la participación de miembros del Estado Mayor Presidencial en el asesinato del juez Edgar Ramiro Elías Ogáldez.
El tercero, general Franciso Ortega Menaldo, quien ahora trabaja en Washington como director del Consejo Interamericano de Defensa, una entidad apoyada por el pentágono, fue jefe de la G-2 a finales de los 80´s durante una serie de asesinatos de estudiantes, campesinos y activistad de los derechos humanos”
(El artículo completo en inglés se encuentra aquí.)
Para poder entender la gravedad del caso es necesario saber que una acusación como la que hace Nairn no puede tomarse a la ligera. Los estándares periodísticos bajo los que el artículo se escribió (algo virtualmente desconocido en Guatemala) confieren a la pieza de Nairn un valor equivalente a una confesión en un caso criminal. Si Nairn dice que Pérez Molina trabajó o trabaja para la CIA es porque le fue confirmado por lo menos por dos fuentes independientes. La admisión de culpa se completa con el hecho de que ninguna entidad de gobierno gringa desmintió la veracidad del artículo.
Estamos conscientes que una denuncia como la aquí presentada en la práctica no tiene relevancia. Nos duele en lo más profundo saber que pocos comprenden la seriedad de la situación, y de esos a menos todavía les importa. Pero aún desde nuestra posición de impotencia tenemos opciones. Elegimos no callar. Para que no se pueda decir que nadie dijo nada. En unos cuantos días la amenaza del retorno al pasado se les hará evidente a los que por muchos años eligieron callar. Como resultado de esa pasividad el país se polarizará aún más y no es nada remoto que mucha gente muera como consecuencia de un enfrentamiento que debió haberse dado hace mucho tiempo en los medios y en los tribunales, pero que ahora por la irresponsabilidad de muchos se va a dar en las calles.
Las consecuencias del ya inevitable enfrentamiento no se van a limitar a zafarranchos electorales, se harán mucho más palpables en cuatro años más de envenenamiento de un ambiente de por sí fétido, cuatro años más de confrontación y si gana Pérez Molina, un inminente regreso al pasado y la consecuente consolidación de la impunidad. Por mucho que quiera distanciarse de él, Pérez Molina no es en nada diferente a Ríos Montt. Tiene las manos manchadas con la misma sangre.

Fotografía: Cortesía de James Rodríguez / www.mimundo.org