jueves, 19 de julio de 2007

Güizaches, Chapuceros y Rascuaches


Para todo aquel que tenga ojos para ver, el pueblo de Guatemala tiene la desgracia de tener unas de las élites más incompetentes del hemisferio occidental. Desde el proverbial poste a media calle a la muerte por exceso de anestesia, pasando por el abuso de la figura jurídica del amparo y el puente colapsado, los profesionales chapines sobresalen más por su negligencia e incompetencia que por las razones que deberían justificar su existencia.

El abrupto fin de la campaña de Harold Caballeros no es sino una muestra más de la inexcusable incompetencia con que se hace todo en Guatemala. El caso en cuestión resulta tan irónico como patético ya que el movimiento Vida con Valores no sólamente alegaba ser sinónimo de capacidad, sino pretendía cabalgar el caballo blanco de la superioridad moral.

Desgraciadamente, no existe una solución fácil al problema de la incompetencia generalizada. Especialmente cuando ésta se ha convertido en parte integral de la idiosincrasia chapina y cuando los llamados a actuar contra ella son precisamente los mismos que la practican.

La única esperanza que nos queda para salir del atolladero es que algún día se escuche el clamor que puede y debe hacer todo aquel que tenga voz. Sigamos gritando.

5 comentarios:

RomeroGT dijo...

Será que tenemos una élite incompetente, o un pueblo conformista ???

J@cobo dijo...

aaaaahhhhh cuanta razón tenes en tus letras... según lo que comentó también RomeroGT yo creo que ambas,

Quintus dijo...

yo diría que la élite incompetente es responsable del pueblo conformista

Pirata Cojo dijo...

Si, mientras siga siendo libre la emisión de ideas en los blogs, hay que seguirle dando.

La Filistea dijo...

Ahh púchika ese nombre me resultaba familiar, Harold. No es por nada pero ví el link que trajiste Quintus y que carita por Dios..

Un saludote..
(soy la chala).