viernes, 16 de febrero de 2007

Confesiones de un chapín atípico o destruyendo mitos

Por Milton Alfredo Torres Valenzuela*

He de confesar que soy un mal chapín. Primero porque no siento y nunca he sentido la necesidad de reivindicar ninguna identidad relacionada con ese concepto obtuso de guatemalidad. No me gusta el Pollo Campero ni me importa si abren sucursales en la Antártida o en la Luna; tampoco me gusta el fiambre (comida ambigua que no define ningún sabor); no me identifico con ningún equipo de esos que llaman Rojos o Cremas; la Selección Nacional de fútbol me importa un pito, ganen o pierdan, porque siempre he pensado que son malos deportistas, conformistas y presumidos que apantallan con victorias pírricas a los aficionados ingenuos que siempre están al tanto de sus mediocres hazañas, creo además que el fútbol es un deporte viciado y determinado por intereses mafiosos en todas partes del mundo, además me atraen más los deportes individuales que los colectivos; nunca he ido al estadio Mateo Flores; la marimba es un instrumento maravilloso pero no puedo escuchar más de tres o cuatro melodías porque luego me empieza a fastidiar su sonsonete siempre predecible y monótono. La música hecha para orquesta sinfónica, interpretada con nuestro instrumento nacional, es una abominación estética. Casi lo mismo puedo decir de la Semana Santa: sus marchas fúnebres son extremadamente lastimeras y trágicas, reinando además el mal gusto en las alegorías que acompañan a las imágenes y en muchos detalles del cortejo procesional, por ejemplo: cucuruchos fumando, estandartes con linternas de baterías colgando de la punta de los mismos como péndulos, otros cucuruchos cargando y hablando por teléfono celular, disfraces de romanos desproporcionados, con armas mal hechas y sin la marcialidad que los personajes exigen y, sobre todo, la luz artificial (a veces halógena) que confiere una sensación de circo o carnaval a las imágenes, a la vez del ruido de los motores que producen la energía eléctrica y que cierran estridentemente cada cortejo procesional. Lo cachureco se lo dejo al chapín típico.
La mayoría de nuestras canciones son cursis (como casi todas las canciones latinoamericanas) y, en su mayoría, no pasan de cantarle al paisaje, a las mujeres bonitas y a los hombres valientes. Arjona, aunque no toque esos temas, también es un compositor cursi, con letras que aspiran a ser poesía pero que no se levantan del suelo de lo trillado, es decir del lugar común, de la metáfora y lo absurdo fácil, elaborado a base de comparaciones ramplonas cuyo eje semántico se centra en la paradoja burda y simplona. Nada significa para mí, su más reciente premio.
No sé quién ni cuándo empezó a creerse que nuestra cerveza era muy buena. Como dijo un escritor salvadoreño refiriéndose a la propia, es más bien diarreica, como el aguardiente por el cual sienten nostalgia nuestros compatriotas que viven en Estados Unidos de América.
En todo caso, hay muchos mitos relacionados con el concepto de chapín susceptibles de profunda y honesta revisión por quienes como yo creemos que la guatemaltequidad es una construcción e imposición multiforme de una tradición que muchas veces se impone sobre la conciencia y actitud de quienes habitamos y somos ciudadanos de este país. Motivos para el nacionalismo hay muchos, aunque creo que en la medida en que podamos ubicarnos en una esfera universal y ser ciudadanos del mundo desde nuestra particularidad, en esa medida podríamos madurar sin caer ni pasar angustiosa o ridículamente por las actitudes infantiles que conlleva el nacionalismo extremo.

*originalmente publicado en La Hora el 13 de febrero del 2007

14 comentarios:

Quintus dijo...

Aunque no concuerdo en un 100% con el autor, me hubiera gustado haber escrito este artículo.

Juan dijo...

Lo del BUENO O MALO es totalmente relativo...

Y que sos entonces?
Un Suizo Agnostico viviendo en Pana?

Mito=. Tradición o leyenda que tiene por base un hecho real.

Rito= Orden establecido para !as ceremonias de una religión.

Dogma= Proposición que se asienta por firme y verdadera y como origen innegable de una ciencia.

Dicen que la revolucion mexicana no se desarrollo a toda su magnitud despues de que los rebeldes llegaron a la presidencia, porque quisieron anular la Guadalupe...Y esa Imagen representa una diosa antigua ..
CHAPIN...
lo del marketing y la parrandeada de la imagen estereotipada es culpa de los mercaderes, pero en el fondo, la yuxtaposicion de culturas, puestas dispuestas o impuestas, nos hace particulares y con caracteristicas especificas. Hablamos diferente, nos comportamos diferente. Negacion a lo Guatemalteco, es, negacion a si mismo.

Hay cosas que hay que cambiar, si. Pero tenes la opcion de participar de ello o no. Es tu libertad.
Libertad que (parafraseando a Juarez)...daria mi vida por defender el derecho que tenes de DECIRLO..

Como dijo Arjona...No es mi amigo el que me ayuda sino el que no me chinga.

salu2. carnal...Que vivan los rojos.

charakotel dijo...

Pero leete "El Asco" del guanaco Castellanos Moya. Ese sí que está bien masacre.

Saludos.

Roberto Lone dijo...

El golpe moral se le da a los que de una u otra forma hemos enaltecido lo que el guatemalteco hace o ha hecho, si eso mismo, lo que hacemos con nuestra mente, nuestras manos, nuestras ideas, nuestra empresa privada, nuestra identidad, nuestros arte y música y en cierta manera el patriotismo que se pueda sentir por eso.

Se toca el punto desde una mentalidad puramente crítica. A esto es lo que yo llamo un anti-todo, aunque tenga razón por el comportamiento que demostramos todos los guatemaltecos.

Esto es todo lo que somos y no somos. Personas que hemos vivido errados toda una vida en nuestras actitudes, pero eso si, espero que el periodista crea en la reinvindicación por lo menos.


Para un alemán, nuestra cerveza sería un asco (y eso que es fórmula alemana, lo que ellos no lo saben). Para un guatemalteco es buena si prueba la basura y cantidades de marcas que hay alrededor de toda América sin quitarle el crédito a las que tienen un renombre. Lo mismo para el ron.

Ricardo Arjona, es el único que ha puesto a Guatemala en el mapa mundial artístico por muchos años, se merece todos los premios que existan por ahora. Si te gusta o no, ya es otra cosa.

La marimba la puedo escuchar una y dos horas, y no por nostalgia ni paternalísmo a nuestras etnias.
Simplemente crecí escuchando marimba, mi familia siempre se ha identificado con ella. Será porque también somos guatemaltecos?
Porque si fueramos colombianos, quizás nos gustaría la cumbia, el vallenato o la salsa brava.

Las tradiciones de la Iglesia Católica son para recordar la vida, muerte y resurección de Jesucristo. Eso no significa que el que vaya cargando o vaya a misa todos los dias sea un cristiano verdadero. Duele encontrar a personas así dentro de tu fe, pero ser cristiano es lo más difícil de nuestras vidas. En ese caso, yo apelaría a que Guatemala se ha estancado en tradiciones y altares, olvidándose de actuar y crecer.

El Pollo Campero siempre me gustó. No lo comía en tiempos como hoy en que se han desvelado un montón de cosas, pero tampoco lo dejaría de comer.
Lamentablemente con dejarlo de comer no resuelvo el problema y me quito un gusto, a pesar que tengo varios años de no comprarlo.


El fiambre, bueno, resulta que el fiambre es un invento que para mi quedó muy sabroso si lo sabés hacer, curtir y preparar. Tengo un estómago de pobre porque conocí la extrema pobreza, y desperdiciar un plato con tanta carne sería olvidar lo que es no tener algo que comer.

Y no sigo, porque no quiero que piensen que mi patriotísmo se basa en estas cosas puramente para los sentidos, leáse que el periodista habla de música, tradición, comida.

Sería bueno que hiciera una columna con observaciones hacia el guatemalteco como ser humano, como cristiano, como político y social.

Quintus dijo...

Yo creo que el artículo no debe ser tomado en su sentido literal. Me parece que el autor en realidad quiso decir que las cosas de las que nos sentimos orgullosos no son nada si como sociedad nos conformamos con vivir en un país corrupto hasta el tuétano, donde el respeto a la vida es inexistente, donde el respeto a la dignidad humana es virtualmente desconocido, y donde el respeto al ambiente es un concepto foráneo.

arte-sano dijo...

Coincido con el autor en casi todo, y como vos Q, se me adelanto para escribirlo, en un par de cosas no coincido, y como vos decis no hay que tomarlo literal, pero ahi si donde buscamos escaparnos de la realidad en nacionalismos vanales y sin sentido, ademas no me gusta eso de "guatemaltecos somos todos", decile eso a un garifuna, que no se identifica con abslutamente nada de lo que menciona el autor arriba, o con un indigena de huehue, en donde los mas elementales servicios le son negados, -se pueden llamar ellos guatemaltecos?- o pueden caber dentro de esa palabra?-
De cualquier forma a mi si me gusta pollo campero, y en donde si no estoy de acuerdo para nadita de nada es en lo de la marimba, ahi si me perdonara el autor pero habra que escuchar a Jesus Castillo, Higinio Ovalle, Mingo Bethancourt, lo que hace Don Lester Godinez etc. desde luego sin verlo con sentimentalismo pero desde un contexto mas musical formal, ahora ese monton de chapincumbias de los annos 70, si nel, pero para atras todo es bueno.
De ahi creo que Torres atina bien a definirnos simplones y evasivos de la realidad y la historia, la nuestra desde luego, donde toda nuestra identidad gira alrededor de una cerveza bien fria escuchando a chente con unos "buenos" ceviches (que ya de por si me parecen todo un atentado, un desperdicio).
Pero no sera todo esto como mecanismo de autodefensa?.

Sobre todo me parece valioso desconstruir (?) y desmitificar la idea de identidad y nacionalismo. sobre todo me parece fundamental cuestionarnos estas ideas, porque somos asi?, y que ganamos con esto?, a donde nos ha llevado el nacionalismo simplon? y porque?, y si, se puede ser respetuoso de lo que la gente quiera ser o verse, pero como ejercio para construir o recostruir nuestro pais, es importante hacerlo, mejor aun necesario.
y si "el Asco" es un libron.

pantxo petate dijo...

Este magnífico artículo es aplicable a todos los nacionalismos provincianos y chabacanos, no solo al guatemalteco. Puedo pensar por ejemplo en la tonta costumbre española de atragantarse con doce uvas en doce segundos para recibir el año nuevo, o los deportes de masas en todo el mundo, o un desfile del 4 de Julio en los EUA. En fin, generalmente detrás de esas manifestaciones se esconden intereses comerciales o políticos partidistas y no intereses generales o manifestaciones artísticas. El ejemplo español de las uvas se remonta a exceso de género por fallo en la exportación y una manera de colocarlo, lo que luego se vuelve costumbre.

Hay que ver el otro lado de la moneda -que lo hay- y Guatemala cuenta con una rica literatura y es un conservatorio del idioma Español, palabras como chafarote o ajonjolí de origen árabe no se usan en la metrópoli -del idioma que no de otra cosa- o incluso palabras de otras lenguas españolas como buchaca o rebasar de origen catalán, es por ello que he dicho Español y no Castellano, ya que si existe el Español es en Latinoamérica y no en España, donde el Castellano convive con otros idiomas nacionales.

La historia de Guatemala ha sido muy convulsa, la sombra de sus vecinos del norte apabullante. Y esto se refleja en sus elementos identitarios aunque los mencionados en el artículo no dejen de serlo en un plano inferior.

Ah! y así a bote pronto y pensando en cuestiones concretas del artículo, en vez de procesiones pues una posada con ese sonidito concha de tortuga que hipnotiza y ya de paso justificamos la marimba, en vez del fiambre tamales, y bueno a mí la cerveza no me entusiasma, lo mío es el vino, algo que por razones climáticas nunca se dará bien por allá, pero siempre queda un buen café. Salud.

Goathemala dijo...

Yo soy andaluz. El flamenco con dos temas ya me agobia, el vino de Jerez no me gusta y los caballos hieden. Abomino de los toros, es un espectaculo cruel y despiadado. Aborrezco el futbol. Me gustó el artículo.
Las patrias son construcciones ficticias. Todas.
Los pueblos que las habitan si son cosa seria.

Pirata Cojo dijo...

FAvor entrar a este enlace, Don Manuel José Arce lo define en forma excelente.

http://www.literaturaguatemalteca.org/arce4.htm

SR dijo...

Yo leí ese artículo cuando fue publicado en La Hora. Y me gustó. Por supuesto que me gusta la marimba, no me gusta el pollo campero etc. etc.
lo importante era captar -como creo hemos hecho la mayoría -el mensaje: ese de qué sirve enorgullecerse de todos esas cosas que al fin y al cabo en un espectro variado y más "internacional" resultarían todos relativismos, si tenemos una sociedad llena de problemas graves que no logramos resolver?
Gracias por los demás enlaces patojos, me voy a leer
ah, y saludos quintus, no entro siempre por acá, pero el gusto por leer tus posts está siempre asegurado.

Juan José dijo...

Aquí en Guatemla hay un canal de televisión que se llama "Latitud Televisión" cuyo propietario se llama Alejandro Botran. ¡Imagináte!

A este Alejandro Botran lo escuche hablar un día, él repetía constantemente la palabra "chapín", además con una voz algo afeminada decía: "los chapines somos especiales, sabemos lo que quieren los chapines, chapines aquí, chapines allá, ja, ja, ja".

Pero cualquiera que vea este canal se dará cuenta de que está lleno de estúpidos programas de chismes méxicanos, argentinos, españoles y toda esa mierda que siempre nos ha venido con los canales tradicionales. Esto lo sé porque un persona que trabaja con migo pasa toda la mañana en sintonía de esta obsenidad.

Me parece que la anomia del autor va por aquello que nos han metido de "el pollo campero es tan guatemalteco como tu" o "Gallo orgullo nacional". Esto último tomando en cuenta que son los Castillo y los Gutiérrez quienes más construbuyen a que nos invadan y destruyan nuestra guatemalidad.

Anónimo dijo...

EL QUE ESCRIBIO ESTO QUE SE PEGUE UN TIRO
EL QUE ESCRIBIO ESTO QUE Se PEGUE UN TIRO
EL QUE ESCRIBIO ESTO QUE SE PEGUE UN TIRO
EL QUE ESCRIBIO ESTO QUE SE PEGUE UN TIRO
O QUE SE TIRE DEL PUENTE DEL INCIENDO
TALVEZ AL MENOS AHI SI SE SIENTE CHAPIN

Anónimo dijo...

HACENOS UN FAVOR A TODOS LOS QUE SI SOMOS GUATEMALTECOS, Y ANDATE ENTONCES A CHUPARLE EL CULO A LOS GRINGOS, TALVEZ TE GUSTA MAS UNA MUSICA QUE NO ENTENDES QUE LA MARIMBA, O PREFERIS LA CULTURA BASURA A COMPARACION DE LA CULTURA COLORIDA Y DIVERSA QUE GUATEMALA REPRESENTA, SINO TE GUSTAN LOS TAMALES NI LOS CHUCHITOS O LA TORTILLA VOS FRANCES, COMETE ESTA, TALVEZ TE GUSTE. ESCRITO CON EL HIGADO

Nancy dijo...

Totalmente maravillada con la forma tan elocuente, apropiada e inspiradora que este personaje escribe....yo tampoco he ido al mateo F., nunca fui fanatica de la marimaba y todo lo demas adjunto por el escritor....pero en psicologia el provenir de X o Y pais, hace que tengamos identidad negativa o positiva, dicho como lo mencione en psicologia eso se llama Sentido de Pertenencia, y seguro que asi yo este viviendo en Japon, por seguro que si me dan un vaso de atol de elote, el ADN, inmediatamente se me activara y sera inevitable hacer el movimiento circulatorio para que se enfrie un poquito el atol.
ASi que invito a este personaje a que escriba cosas que nos hagan mejor persona o mejores "chapines" porque sabe escribir muy bien, admirable.... desde Texas te saluda una chapina que ahora si extrana, la marimba, las procesiones (y no soy catolica) etc.