lunes, 5 de febrero de 2007

Arreando Gatos

Para el observador foráneo, la candidatura de Rigoberta Menchú a la presidencia de la República era simplemente una cuestión de tiempo, la consecuencia final de un proceso lógico. Después de todo, ella es nuestro Evo Morales, nuestro Nelson Mandela. ¿Porqué entonces no habría la izquierda de cerrar filas alrededor de lo que es a todas luces una candidatura ideal?

Desde sus inicios, esta bitácora ha advocado la necesidad de un gobierno de izquierda en Guatemala, si no por la urgencia de un gobierno más humanista y solidario, por la necesidad de sacudir las estructuras de poder que se han derechizado al punto que hacen de Guatemala una de las sociedades más retrógradas del mundo.

No es un secreto que los intelectos más brillantes, los corazones más solidarios y los espíritus más nobles se ubican a la izquierda del espectro político. Pero así como la izquierda atrae a la crema y nata del humanismo, también tiene su número de ideólogos recalcitrantes, líderes autoritarios e intelectuales con egos insufribles. Cuando esta amalgama de caracteres se combina con la incapacidad atávica chapina para lograr concensos, el resultado se traduce simplemente en elecciones perdidas.

Tradicionalmente, el colectivismo ha sido una parte esencial de toda corriente de izquierda, sin embargo, cuando se trata de elegir dirigentes para un movimiento mayor, el típico líder izquierdista chapín se comporta como el más individualista de los neoliberales. Convencidos de su “indiscutible” calidad de líderes, muy pocos están dispuestos a “seguir” a otros, aún cuando no hacerlo signifique sacrificar los intereses del colectivo. De ahí que consolidar los intereses de la izquierda en un solo movimiento ha sido más difícil que arrear una manada de gatos.

Una explicación lógica al divisionismo en la izquierda podría ser la incapacidad de distinguir el papel que deben jugar los políticos ideólogos y y los políticos políticos. Ambos son necesarios en cualquier movimiento, sin embargo, cuando se tiene ideólogos haciendo política y políticos definiendo ideología, el resultado inevitablemente llevará a unos a acusar a los otros de no tener convicciones y estos a su vez a aquellos de intransigentes. Ante esto el único ganador es el status quo.

Un muy buen ejemplo del canibalismo de izquierda es la tirrria que algunos sectores ortodoxos le tienen a Rigoberta Menchú. Las críticas -casi siempre destructivas- provienen de ideólogos que consideran a Rigoberta una traidora por sentarse a dialogar con el enemigo. No entienden los teóricos en cuestión que el comportamiento de Rigoberta se debe a su naturaleza netamente política. A diferencia de sus críticos, Rigoberta entiende que un verdadero político necesita utilizar las herramientas del diálogo -que también implica concesiones- para avanzar su agenda. También entiende que en política, lo único que verdaderamente cuenta son los resultados.

Ahora que Rigoberta hizo público su interés para aspirar a la presidencia, sus críticos de izquierda deberían de poner a un lado sus intereses personales y aceptar un liderazgo infinitamente superior.

10 comentarios:

charakotel dijo...

Soy crítico de algunas actitudes de Rigoberta Menchú. Sin embargo coincido en que es necesario articular fuerzas para representar una real amenaza al "establishment"
De otra manera seguiremos siendo un pírrico cero a la izquierda.
¿A ver qué dice la mara?

Roberto Lone dijo...

Allí te va mi cerbatanazo...

No cabe duda que el poder agobia y divide.
En Guatemala todos quisieran llegar a la guayaba como dirían en otro blog, sin saber si realmente están listos para ello.

Creo que Rigoberta Menchú es una persona super preparada que si la izquierda se uniera sensatamente en Guatemala, existiría una oposición más fuerte que ayudaría a que nuestra democracia fuera una verdadera democracia.

De hecho, sin oposición no hay democracia.
Ahora bién, ya lo dijistes vos: el ortodoxo a veces es tan dañino. También lo es para mi el exageradamente liberal, y ya no digamos el autoritario.

Dos de los obstáculos que tiene ella para sus aspiraciones son:

1. Muchos líderes indígenas han dicho que desde afuera no se puede tener la visión de la realidad:
"No se puede tratar de mantener el liderazgo cuando se vive comodamente en el extranjero será lo que quisieron decir".

2. El machísmo latino, que no es ajeno a Guatemala sería otro obstáculo.

Yo le deseo lo mejor a la izquierda guatemalteca.
Que se vuelva una corriente digna de admirar y que aprenda de los errores de paises sudamericanos como es el caso de Venezuela y recientemente de Chile, para no caer en terribles errores difíciles de corregir.

Todo sea por el bienestar de la democracia, que finalmente beneficia a toda la población.
Mientras más oposición exista, todos van ha tener mejores planes y proyectos que al final le conviene a nuestro país.
Espero que la razón sea la que domine a la pasión política.

Goathemala dijo...

He leído algo acerca de su candidatura pero sin especificar si encabezaría una candidatura de agrupación de izquierda o un solo partido. ¿Se sabe algo más concreto? O de momento son especulaciones.

Juan dijo...

Ella tiene mi voto.....Por el partido que escoja.

Rigoberta REPRESENTA (como embajadora) a todos los Indigenas del Continente. Miremos si la "Izquierda quiere el cambio" o solo son Infiltrados en el irreversible fenomeno de Integracion Latinoamericana?

arte-sano dijo...

Como siempre buena cerbatana, vos haces un interesante punto respecto a la división de la izquierda, que por mucho que nosotros simpaticemos con muchas de las ideas, hoy mas que nunca en Guate la cosa no da para mucho, y lamentablemente en ese sentido la Derecha (al igual que acá en los EEUU) tiene estrategias más elvoradas y eficientes porque saben cerrar filas y organizarce con astucia, no necesariamente para bien desde luego, además del capital que mueven y que les ayuda sobremanera. Por ejempl,o mira la cantidad de medios "Ultralibertarios" que abundan en Guate, y comparalo con los medios que la izquierda utiliza.
No nos vendria mal un ajuston al movimiento, buscar más medios de comunicación y recursos, y sobre todo un mensaje más moderado y menos doctrinario, más inclusivo, al contrario de lo que hacen los medios de derecha (que me parece su talán de aquiles) que siguen con su argumento recalcitrante y arcaico de "quien no piense como ellos es un rojo", dejando fuera buenas personas, ideas y concesos.
A lo mejor Rigoberta como personalidad, traiga un elemento que integre a la izquierda y sobre todo al movimiento indigena que me parece mucho mas organizado y eficiente, -gigante dormido talvez?-
Ojalá
Aunque Lone hace un par de puntos bastante realistas de nuestro pais que vale la pena recalcar.

Quintus dijo...

Gracias a todos por sus comentarios.

Charakotel,
por ahí vamos, creeme que desde fuera Rigoberta se ve en toda su magnitud. El impacto que tendría a nivel de relaciones internacionales y política exterior sería increíble.

Roberto,
Muy buenas observaciones. En cuanto al primer punto, los mismos sectores indígenas han caído en la trampa que los enemigos de Rigoberta les han tendido. Lo único que pueden hacer es tratar de delegitimizarla, utilizando para ello la batería de medios que tienen a su disposición. En lo que al segundo punto se refiere, el estar lejos me ha permitido observar cambios considerables en la actitud machista. Obviamente no ha sido suficiente pero sí ha habido progreso.

Goathemala,
Que yo sepa Encuentro por Guatemala le ofreció abiertamente la candidatura. No me sorprendería si al final varios partidos la postularan como su candidata.

Juan,
También tiene el mío...

Ale,

Tenés razón. Para ser justos, la otra razón por la que la izquierda no ha sido capaz de obtener una victoria electoral es porque también ha perdido la batalla mediática. La izquierda parece no comprender el hecho obvio de que por décadas, el ciudadano promedio -que por lo menos es analfabeto funcional- ha sido bombardeado por los medios del status quo con propaganda anti-izquierdista de tal manera que es incapaz de diferenciar entre guerrillero, comunista, socialista, populista, y terrorista entre otras etiquetas que la oligarquía y sus medios utilizan para perpetuar el miedo a todo lo que huela a izquierda. Para todo aquel con dos dedos de frente, esta es de por sí una posición tremendamente desventajosa para la izquierda, sin embargo, en lugar de hacer algo para contrarrestar el terrorismo político que los medios de la oligarquía han practicado impunemente por más de 60 años, los líderes izquierdistas ha dedicado más tiempo y energía al protagonismo personal, a las luchas internas y a autocriticarse a muerte. La derecha no ha tenido que mover un dedo para dividir y vencer. A pesar de todo, confío en que si Rigoberta se lanza, los grupos de izquierda van a ser por fín capaces de entender que les tiene más cuenta compartir el poder con otros con los que por lo menos tienen algo en común, en lugar de ser simples expectadores, o -como diría Charakotel- ceros a la izquierda.

Anónimo dijo...

Rigoberta Menchú le pone mucha emoción a las próximas elecciones. Definitivamente es un buen paso, quede o no quede esta vez, va decir mucho de los guatemaltecos y de su capacidad de analisis de la realidad.
Ya veremos, mi voto también lo tiene, hasta pensaría en afiliarme a su partido y poner todo mi corazón y trabajo en acompañarla.

Roberto Lone dijo...

Gracias arte Sano por tu comentario y por supuesto Quintus.
Como ustedes pueden ver, existimos personas que no estamos en contra de ideologías políticas. Eso ayuda a que otros entiendan el blanco y negro, o la mala intención de unos de tildar de comunistas a otros y de otros de tildar de neo-liberales a otros.

Guatemala es multicolor, no me canso de repetirlo, existen pensamientos de los más admirables y de los más repudiables.

Yo , como ciudadano solo quiero saber que exista una derecha y una izquirda democratica en donde quepa el centrismo también.

Al carajo con los extremos y con las injerencias del extranjero. creo que la izquierda podría darle el buen ejemplo a los demás si no permiten la injerencia de otros.

Sergio dijo...

Saludos a la mara! Este es mi primer comentario en este blog. Me llega el rollo que se traen aqui pero quisiera hacer poner unas palabras ante el foro. Bueno, con que no se puede criticar a Rigoberta? Por que descalificar a los que no comulgamos con la manera en que surgio su candidatura? Decir que como buena politica se sento a platicar con el enemigo es un cacho ingenuo. De que crees que se puso a platicar? De la mejor manera de llevar a cabo una reforma agraria? O de como meter al bote a los chafarotes de "la cofradia"? Nel manito. La Rigo es de las que se echa los tapis con su cuate el Oscarito Berger simplemente porque tienen muchas cosas en comun, incluyendo intereses politicos y economicos parecidos. No hay mas que ver la manera en que busca desmarcarse de Chavez y del Evo. No ves que es una poderosa empresaria y ademas importante miembro del mundillo ONG? La has escuchado hablar sobre el papel de los ladinos pobres en su proyecto politico? No lo tienen! No me vas a creer si te digo que la oi decir que para ella Juan Bosch un un dirigente ladino tan legitimo como ella dirigente indigena... Lejos de ser un personaje que toda persona de izquierda debe apoyar, se me hace que hay que discutir mucho si vale la pena darle nuestro apoyo a su proyecto politico.

La Filistea dijo...

Me imagino que ando sola por este tema: no quería irme sin subrayar lo que pusiste acá:
"...Pero así como la izquierda atrae a la crema y nata del humanismo, también tiene su número de ideólogos recalcitrantes, líderes autoritarios e intelectuales con egos insufribles".

Ojalá un día te animaras a sacar del closet, quienes son, pensé que de pronto la "izquierda extrema" era una perfecta fotogénica. Caray esto me tomó por sopresa.

Vamos, estuve pensando mucho sobre Rigoberta Menchú, y más porque la asociaste con Nelson Mandela, recuerdo que un maestro me dijo una vez, que las convicciones por mucho que se llamen así, con la edad o experiencia van cambiando, hace unos años yo estaba completamente en desacuerdo con que ella se tirara a la candidatura, en estas pasadas elecciones digamos que lo pensé y me quedé callada, pensando en que fuí injusta -siendo mujer- y digamos que escupiendo para arriba.

Sus triste testimonio, no la hace una mártir estática o un busto que se luzca en uno de nuestro teatros, la hace más viva y mas real, no solo por tener el nóbel, sino por algo más.

Ayer asistí a un recital, una de las personas se me acercó y me dice, Tú que eres de Guatemala, has de sentirte tremendamente orgullosa de que Rigoberta los represente... Pff, un valde de agua fría para mí, me quedé como tonta sin saber que más decirle, y empieza a explicarme acerca de su país (Noruega) y en sus palabras me daba a entender que ellos hubieran querido tener una Rigoberta.

God! las cosas que tiene que aprender uno, lo bueno que no fue cuando andaba de hereje hablando tonterías, por ese radicalismo que vi en la USAC, con el que hasta ahora no comulgo y pagando el pato gente como ella.

Estoy tejiendo un tema sobre ella, te cuento. . . vamos a ver como me queda quizá tome algún párrafo de aquí.

Chingao, creo que ando hablando solita este tema está en el pasado no.


Saludos Hop Hunahpu.