jueves, 18 de enero de 2007

El Paraíso del Laissez -Faire

En francés laissez-faire quiere decir literalmente “dejar hacer”. En el lenguaje político-económico, laissez-faire tiene un significado mucho más siniestro que podría traducirse en buen chapín a “el que tenga pisto que haga lo que le de la gana”. En la práctica no es sino la versión humana de la ley de la selva.

Pocos lugares en el mundo ofrecen las “ventajas comparativas” que nuestro país les brinda a sus empresarios. Históricamente, (y gracias a la influencia de la extrema derecha en las políticas de estado) Guatemala ha sido un paraíso del laissez-faire. Increíblemente, los líderes neoliberales aún creen que no hay suficiente y constantemente piden más desde las columnas, la radio y la televisión. Sin embargo, los hechos han demostrado hasta la saciedad que el laissez-faire se fortalece en la misma proporción en que el estado se debilita. Nadie en su sano juicio podría negar la patética debilidad del Estado de Guatemala.

El escandaloso descalabro del Banco de Comercio constituye un ejemplo paradigmático de la perversidad de la cultura laissez-faire. Otros ejemplos no tan evidentes pero igualmente catastróficos son la evasión sostenida de impuestos por muchas de las firmas más grandes del país, la legendaria corrupción en aduanas y la obscena legislación comercial que permite figuras como las acciones al portador. En todos los casos, “hombres de negocios” hacen su agosto a costillas del Estado de Guatemala, el que de esta manera jamás tendrá los recursos suficientes para hacer que se cumpla el estado de derecho por el cual rutinariamente se razgan las vestiduras los neoliberales.

Lamentablemente, tienen que ocurrir tragedias como los últimos colapsos bancarios para que la gente reaccione y comprenda que la naturaleza humana necesita controles que no tienen absolutamente nada que ver con ideología. Tenemos que aceptar por nuestro propio bien que confiar en la buena fé de los empresarios nos ha salido demasiado caro.

17 comentarios:

alfa dijo...

¡Feliz Año!
Pregunto (estando de acuerdo con tu última frase):
¿Entonces tenemos que aceptar por nuestro propio bien que confiar en la buena fe de los POLÍTICOS también nos ha salido demasiado caro?
¿Qué diferencia creés que tiene un hombre dedicado a la política de un hombre dedicado al hurto a través del comercio irresponsable socialmente hablando? Los motivadores siguen siendo los mismos: plata...
¿Los fregados? siguen siendo los mismos también.
Podemos poner un espejo a tu post y reflejarlo en la figura de los igualmente despreciables políticos (de izquierda y derecha, militares y revolucionarios, empresarios y simples analfabestias).
¿O será que no vos?

Luis H. Fernandez dijo...

La traducción al buen chapín no es esa, la traducción al buen chapín sería "hacé lo que te de la gana sin molestar a otros". Una definición más formal la pueden encontrar en http://www.elcato.org/node/354

¿Guatemala ofrece más ventajas comparativas para los empresarios? Claro, por eso fuimos el segundo país en menor inversión de Latinoamérica el año pasado. Por eso tenemos tantas empresas que dan trabajo a todos, por eso es tan fácil poner un negocio, por eso muchas de las empresas que están en el país prefieren irse a todos. No seamos irónicos.

¿El escándalo del Banco del Comercio un ejemplo de los efectos del laissez-faire? Claro, por eso todos tenemos que pagar las malas prácticas de sus directivos, por eso la SB y la Junta Monetaria están tranquilos porque saben que no tienen responsabilidades de sus actos.

Que personas vivan a costillas del Estado, que muchos evaden impuestos (por lo arcaico del sistema de recaudación), que las aduanas son focos espantosos de corrupción, ahí sí estamos de acuerdo.

Al contrario, el laissez-faire va totalmente en contra de cualquier privilegio, como los muchos que se gozan en Guatemala. Esos privilegios estúpidos que mantienen a mucha gente, y cuyos beneficiarios insisten en mantener.

Estamos de acuerdo en que los privilegios son muy dañinos, y causantes de muchos de nos problemas. Esto no tiene nada que ver con el laissez faire. Es como decir que el materialismo defiende a toda costa la religión.

Saludos a todos, y saquemos adelante a Guatemala.

Luis FIGUEROA dijo...

Tienes razón; la culpa la tiene el neoliberalismo que -aliado con los mercantilistas y conservadores- le permite a toda clase de intereses particulares aprovechar el poder coercitivo del Estado (la ley) para beneficiarese a costa de otros. La divisa, entonces, debería ser: NO A LOS PRIVILEGIOS. No a todos los privilegios. Por igual. Esa, es una divisa que se enmarca en dos aspiraciones liberales legítimas que estoy seguro que compartes: Respeto a los derechos individuales de todos por igual; e igualdad de todos ante la ley. ¡Animo!

Roberto Lone dijo...

El curso de las cosas no va a cambiar, y no es ser pesimista.
Siendo realista, la vida política y económica es una verdadera ley sin ley en donde los pescadores salen ganando de este río revuelto.

Sinceramente a nadie le interesa el bienestar común y mucho menos ayudar a Guatemala cristalinamente.
Los intereses van a ser siempre los mismos: políticos y económicos, del bando que sea.

Sobre los bancos, mi visión es más allá de las fronteras, es decir, al leer todo tipo de información en referencia al tema de las quiebras que incluso ha causado alarma en la seguridad nacional de Guatemala.

La globalización cae con todo su peso, y ya tres instituciones o que digo, tres mounstruos financieros entrarán en opreraciones en nuestra macroeconomía.
De acuerdo a especialistas en el tema, Guatemala cuenta con sistema de bancos anticuado, poco moderno y con un atrazo de 100 años en comparación a paises de Europa.

Los bancos pequeños o que no puedan competir se fusionarán a los grandes o simplemente no podrán resistir a grandes capitales.
A todo eso, hay que agregarle las vueltas y revueltas de intereses personales, políticos y empresariales.

Quién sale ganando de toda la economía y política en nuestro país?

Para mí nadie, el pueblo como espectador como siempre, los empresarios pierden su credibilidad y poca o mucha reputación, los políticos demuestran su hambre de poder, y cada quién se cuelga del bejuco que más le convenga.

Los neoloiberales, los de derecha, los de izquierda, los de en fin... defenderán sus puntos y siempre como siempre se dirán de lo viejo conocido hasta ya no poder.

Yo personalmente respeto a cada uno de ustedes no por su posición y su manera de pensar. Los respeto porque son seres humanos como yo que vivimos en un mundo de falacia, mentira y sin hermandad.

Los problemas son muy antiguos, y no veo por donde se logre demostrar que tanto unos como los otros logren erradicar todas esas cosas que tienen la moral endeudada de nuestra sociedad por todos aquellas mentes sumidas en la ignorancia a drede.
No cabe duda que la ventaja de los superdotados y superinteligentes, han creado fórmulas perfectas para llegar a donde hemos llegado.

Cada quién busca justificar su sistema como lo mejor, pero en la práctica y con el poder en la mano muchos optan por convertirse en "pescador en río revuelto", si no es que la mayoría, algo que ha quedado demostrado de todos lados, y a la vez es algo que viene violentando nuestra pequeña economía y utópica democracia desde que tenemos uso de razón.

Yo ya perdí la fe en mi gente, en mi país y en su ganas de prosperar, y no es ser pesimista, es ser realista.

Las buenas almas en su mayoría, no ostentan poder, riquezas ni sistemas, aunque no significa que no las hayan, pero muy contadas.

alfa dijo...

Roberto, feliz año... aunque con tu mentalidad, no creo que lo tengás para nada feliz.
Estás muy muy fregado, más de lo que la mayoría del país lo está dada tu falta de esperanza y motivación para convertir esa esperanza en nuestra realidad en el mediano plazo. Creo que es bueno encontrar tu parte de culpabilidad en el tema (estés en donde estés).
Lo realmente penoso, es saber que muchos guatemaltecos han adoptado la misma actitud sumamente pasiva, mediocre y conformista, escudándose en que el país y la gente en general les ha cansado.
Admiro al guatemalteco que guarda el optimismo porque cree ser un chapín normal que luchará hasta el fin porque lo vale...
Ojalá algo haga que tu mente evacúe de una vez por todas.

Saludos.

Roberto Lone dijo...

Creo alfa que te pasastes con tu comentario, sobre todo por la falta de respeto directa hacia mi persona.
Tengo muchas razones para pensar así, algo que considero un derecho legítimo personal que no lo cambia nadie.
Consideráme de los no alineados y de los que aportan su grano de arena con lo cuál se mantiene en parte, muy mínima pero esencial la economía.
Estando en Guatemala de la misma forma aportaría lo que me corresponde como ciudadano, aparte de el talento y la dinámica de la que he sido bendecido.
El apoyo moral y social que sale de mis entrañas vale más que mil palabras.
No creo ni confío por el momento, es mi derecho y no voy a dejar de ejercerlo por mi conveniencia personal. Lo digo francamente, y muchas veces ser realista es más sano, antes que mediocre, pasivo o iluso.
A tu ofensa, creo que el que ha evacuado aquí has sido vos, y lo pudístes hacer en tu espacio.
Por lo tanto te invito a que aceptés como falta de inteligencia y sabiduría tus palabras.
Precisamente por personas que se manifiestan así, tengo el soberano derecho de no tener fe y no creer ni papa.
Ahora bién, mi opinión es esa y a nadie le tiene que gustar, no encuentro en donde te ofendí a vos para recibir ese tipo de comentario.
Mis culpas hacia Guatemala son bién mínimas vos, creo que en realidad no son nada.
A mi país le debo la vida, y esa tierra comprende el porqué estoy acá, y sabe que al igual que muchos he tratado de darle lo mejor.
Un web site o un blog no son suficientes, cuando realmente no se ama a la gente de verdad.

Espero que este año hayan cambios de verdad, para creer nuevamente, ya que está en nuestras manos si algún día nos entendemos.

alfa dijo...

Lamento que te hayás ofendido con lo que resulta mi opinión sobre tu actitud (igualmente legítima y digna de ser expresada en este o en cualquier otro espacio que me lo permita), representando a ese grupo ajeno a los que llamás "superdotados y superinteligentes" y que con éllo justifican la muerte de su esperanza por una mejor Guatemala (aunque luego hagás un intento por reivindicarte).
No es inteligente afirmar que "el curso de las cosas no va a cambiar" y luego entrar en contradicciones tan evidentes con un "espero que este año hayan cambios de verdad, para creer nuevamente"...

Para no darle a esto más importancia de lo que ya se ha dado y no desviar esta conversación hacia rencillas personales, mi opinión es sobre un grupo bastante grande de guatemaltecos al que aparentemente, estás representando perfectamente y al que me niego a aceptar como guatemaltecos de corazón.

Saludos.

Quintus dijo...

Gracias a todos por comentar/

Alfa:

¡Felíz año!
Lo que decís de los políticos (en general) no es algo que se pueda negar. Sin embargo existe una gran diferencia con ellos, y es que –malo que bueno- tenemos la opción de reemplazarlos por medio del juego democrático (algo que no podemos hacer directamente con las leyes). Podríamos incluso –si querés- aplicarle el post a la democracia (el sistema por el cual los políticos en cuestión llegan al poder). El único problema se da en que no existiría una mejor opción. Con todo y sus imperfecciones la democracia es la única alternativa que la mayoría de guatemaltecos aceptaríamos. Ahora bien, ¿cómo podríamos mejorar la calidad de los políticos?
Yo diría con educación, bajo la premisa de que la educación produce entes pensantes. Y una mayoría de entes pensantes serían difícilmente manipulados por los políticos de mala muerte a los que hacés referencia. Desgraciadamente la escaséz de recursos (característica primordial de un estado débil ) ha sido posible por el imperio del laisser-faire, que impide –entre otras cosas- que la educación se convierta en lo que necesitamos que sea.

Luis:

No nos olvidemos que laissez-faire es nada más la primera parte de laissez faire, laissez aller, laissez passer (dejar hacer, dejar ir, dejar pasar). Lo que (en buen chapín de nuevo) podríamos traducir completamente como un llamado al estado: déjenos hacer lo que nos dé la gana, no nos moleste y hágase el loco... El quid pro quo implicaría: que la sociedad se beneficia más de un empresariado libre para operar sin interferencias (entiéndase controles) del estado. La evidencia histórica ha demostrado (no sólo en Guatemala sino en todo el mundo) que un empresariado sin controles inevitablemente conduce al abuso.

Ciertamente hablaba con ironía cuando decía “ventajas comparativas”. Eso porque muchos empresarios promueven los bajos impuestos, la virtualmente inexistente legislación ambiental, y los salarios de hambre como “ventajas”. Obviamente la estrategia no ha funcionado.

No me convence el que el laissez-faire abogue por la eliminación de privilegios. Eso porque evitar el escrutinio del estado es en sí mismo un privilegio. El colapso del Banco de Comercio fué posible porque el estado es débil (la incompetencia también es un síntoma de debilidad). El estado es débil en Guatemala por la mentalidad laissez-faire que impera. Por lo tanto, el laissez-faire sí puede conectarse con el colapso del Banco de Comercio.

Las “ventajas” de las que hablaba arriba también son el producto de la influencia del laissez-faire porque se pueden conectar directamente con un estado débil, e.g. un estado totalmente incapaz de imponer (y ejecutar) una carga tributaria realista, sólida legislación ambiental y salarios mínimos decentes.

¡Saquemos adelante a Guatemala entre todos!




Luis Figueroa:

No podría estar más de acuerdo con la necesidad de eliminar privilegios y abogar por la igualdad de todos ante la ley. Pero para que eso sea posible necesitamos que el estado se fortalezca.


Roberto:

Lamento que te sintás así. Aún cuando entiendo tu posición perfectamente. Creéme cuando te digo que no sós el único que ha experimentado esa horrible sensación.
A mí me ha pasado muchas veces, pero siempre, siempre, mi esperanza de ver cambios en Guatemala renace de sus cenizas como el ave fénix. Con lo poco que te conozco sé que tu fé es demasiado grande como para que perdás la esperanza.

Saludos a todos.

Roberto Lone dijo...

Si yo represento a un grupo de guatemaltecos que no somos de corazón, quisiera saber cuales son tus calificaciones personales para hacer ese tipo de juicios y desmeritar y minimizar el esfuerzo individal de "esos guatemaltecos sin corazón" que a su vez se convierten en esfuerzos colectivos.

No hay nada personal contra vos ni busco ese tipo de encuentro que no beneficiaría en nada, dejo mis intereses personales para cualquier forma de buscar soluciones en pro.

Decir en estos momentos no creo o no tengo confianza o he perdido la fe, es una particular expresión y sentimiento que fundamento no precisamente en lo que acontece o se diga en en los blogs.

Va más allá de eso alfa, y no me contradigo, simplemente mi idea personal sobre la fe en algo se basa en hechos reales y palpables.
Debemos dejar por un momento que transcurran todas las cosas por su propio peso, ya que después de un mal grande tiene que venir algo bueno, allí te digo, baso mi último comentario sobre "ojalá".

El problema de los inteligentes y superdotados o los que piensan que lo son, es esa falta de sencillez para ver las cosas, y sobre todo de pensar que la sabiduría se encuentra en los conocimientos y en los sistemas políticos o económicos sin tener en cuenta el aspecto humano.

Si hay algo que se puede hacer, es dejar de ver a los demás, o sea a los del montón a los pies de unos cuántos, y no lo digo por vos ni nadie en particular, lo digo porque es una realidad que veo en nuestra sociedad, así que considerame alguién que no es iluso y que quiere a Guatemala con el corazón tanto como vos, pero con visiones distintas.

De cualquier manera, te extiendo la mano y podemos desarrollar el tema en completa fraternidad.

Quintus, la fe que tengo es un paredón indestrucctible porque está formada a traves de la experiencia en carne propia desde niño, testimonios personales, discernimiento, estudio y una profunda investigación sobre todo lo que tenga que ver con ella.

Mi punto siempre trata de rescatar la bondad del hombre basándome en su espíritu cristiano del cuál Guatemala debería de estar en un lugar excepcional en el mundo.
Es increible hablar de eso, pero como no es común se piensa que estás tratando de imponer, cuando solo he defendido y he buscado que los demás entiendad que la intelectualidad y conocimientos de muchos ya ha puesto en demasía condena las virtudes que emanan de puntos de vista más espirituales.
Al final, todo es una actitud y precisamente en Guatemala se ha creado un movimiento ciudadano que apela a la actitud al que yo le agregaría la fe y el amor por la tierra comenzando por la gente, y luego enalteciendo todo aquello que tiene que ver con nuestra belleza natural y física estructuralmente hablando.

No por ello dejo de ver los beneficios que se pueden obtener de cada guatemalteco para ver esos deseos transmutarse a la realidad.

Así que mi comentario y mi estado de ánimo es como que votaramos, y yo lo hiciera absteniéndome en estos momentos, o dicho mas sencillamente, estoy en stand by.

Quintus dijo...

Disculpas para aquellos que no han podido dejar sus comentarios. Por alguna razón el servidor de blogspot hace eso a menudo. Si gustan pueden contactarme por correo electrónico

Goathemala dijo...

Nada nuevo ¿verdad?, donde el Estado no fije las reglas, desde luego no lo van a hacer las corporaciones. Es un síntoma más de la flaqueza de la institución estatal guatemalteca...

(Efectivamente hay problemas para comentar)


--
Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado Quintus:

No había caído en cuenta que usted también tiene su propio Blogg. Felicitaciones.

Tengo algunas críticas sobre su artículo (como es costumbre mía) pero ya otras personas le dieron buenas respuestas y observaciones, así que mejor le hago bulla en otra ocasión.

Vi, su perfil y dice que vive en Quiche, pero eso lo pongo en duda.

Cuídese,

Luis

Pirata Cojo dijo...

Hablando del tema de los bancos, pues, hay mucha tela que cortar, por cierto y por si no lo sabían, el héroe de los "marroquinianos", el muso, era socio de Félix Gutiérrez en la quebrada Forex, no sé si al momento de la quiebra todavía lo era aclaro.

Bueno, pues salvo 2 o 3 excepciones, toda la banca guatemalteca, tiene sus bancos y oficinas fuera de plaza, para captar y colocar fondos, eso con 2 objetivcos fundamentales: 1. Quitarse el costo del encaje (controles) y 2. Pagar menos impuestos claro, con la nueva ley no les quedó de otra que reportarlos, aunque no todos lo hicieron.

En los 80s y 90s, surgió una nueva generación de banqueros, algunos con buenas y otros con no tan buenas intenciones, dado que con solamente Q.5.0 millones se podía formar un banco, no doy nombres porque me puede acusar el MP de traición a la patria...

Y como dicen, en río revuelto, ganancia de pescadores, lo primero que hicieron muchos de ellos, fue darse financiamientos para sus empresas, el mejor ejemplo es el de Fco. ALvarado, que no sólo financiaba sus empresas sino que le quitó otras a quienes se atrasaban en los pagos, la Mercedes Benz el mejor ejemplo, ahora es de su propiedad.

Ya para concluir porque parece sábana esto, de esos bancos ya sólo quedan 2 o 3, el problema es que atrás de estos angelitos hay un montón de gente a quienes les enseñaron espejitos y dieron sus fondos con total confianza, da pena realmente, ver hasta suicidios, lo que si me alegra es que varios funcionarios y ex-funcionarios, hayan perdido su dienro mal habido, ladrón que roba a ladrón...

Quintus dijo...

Luis, está en lo cierto. Le aclaro que tampoco soy ser mitológico.

Pirata, describís muy bien la perversidad del laissez-faire. Las transacciones como las que describís serían simplemente ilegales en otros países. Y a veces de eso se trata nada más, no hay ni necesidad de cranearse la solución. Basta con aprender de lo que otros han hecho.

Anónimo dijo...

"Nadie en su sano juicio podría negar la patética debilidad del Estado de Guatemala".

Si el Estado se enfocara exclusivamente en proveer seguridad y justicia, dejaría de ser un Estado fallido.

Anónimo dijo...

Un poco de Laissez Faire.
http://www.youtube.com/watch?v=ZVvDjsLYZZk

Anónimo dijo...

Pero lo que paso con los bancos quebrados no es por culpa del “Laissez Faire”. Creerlo es creer en la llorona y el cadejo.

Los bancos quebraron por ladrones y estafadores que fueron los dueños, luego no tuvimos funcionarios públicos que protegieran a los ahorrantes e inversionistas.

Lamentablemente no es la primera vez ni será la ultima. Ya verán en unos años que alguien viene ofreciendo tarifas mejores que el promedio y un montón de gente volverá a caer.

Luis_pujol@yahoo.es