jueves, 20 de diciembre de 2007

Esa Aberración Llamada CC (ó 98%)

Como no hay mal que por bien no venga, los adefesios legales de la CC ilustran la ingente necesidad del borrón y cuenta nueva. El sistema putrefacto donde la CC, inteligencia militar, gobiernos de empresarios y columnas en Prensa Libre trabajan en perversa coreografía por el mismo objetivo está ya agotado.

Cuando los empresarios se iban a quejar con Germán Chupina de sus “problemas laborales” éste los interrumpía abruptamente con un “no me cuente historias, déme nombres…”. A los pocos días aparecían los cadáveres de los sindicalistas en los barrancos o a la orilla de la carretera.

Las víctimas de Chupina nunca tuvieron el beneficio de los amparos. Ni el de los ocursos. Mucho menos una corte constitucional que sesionara de emergencia y que resolviera en tiempo record exclusivamente para sacarlos de las mazmorras policíacas. Nunca tuvieron gente que se vistiera de luto los viernes e hiciera plantones pidiendo por su vida. Ni tuvieron tampoco a columnistas de Prensa Libre denunciando a los perpetradores. Desconocidos. Hombres armados. Paradero desconocido. Las víctimas de Chupina no valían nada. En esta Guatemala si algún día se sabe de su existencia, pasarán a la historia nada más como pedazos de mierda sobre los que alguien tuvo la mala suerte de haberse parado. Porque a eso es lo más que puede aspirar la vida de la gente pobre en Guatemala.

Para terminar de insultar la memoria de las víctimas del genocidio, y a escasas semanas de que Carlos Castresana denunciara que el porcentaje de impunidad en nuestro estado fallido es del 98%, la Corte de Constitucionalidad tiene el descaro de eliminar de un plumazo la posibilidad de que chacales como Chupina, Ríos Montt, Mejía Víctores, Benedicto Lucas y Anibal Guevara enfrenten por fín la justicia. La justicia cuya evasión continuada es y siempre será la vergüenza nacional más grande de la historia. ¿Será que nunca sacaron un 98 en un examen los Sres. Magistrados de la CC cuando estuvieron en la USAC?

Y no es mucho lo que se pide. Se pide nada más que los ciudadanos en cuestión respondan por los seres humanos que murieron cuando era responsabilidad de ellos proteger sus vidas. No por pedazos de mierda. Seres humanos. Como Ud. Y como yo Sr. Lector. Como sus hijos, como sus vecinos, como sus amigos, como sus hermanos. Seres humanos. ¿Cómo se sentiría si alguien le dijera que a su hijo se lo llevaron “hombres armados con paradero desconocido”? ¿Y después irlo a reconocer a un barranco? ¿Será tan difícil imaginarse eso?

Y se pide que respondan por esas vidas en España porque Guatemala es un estado fallido al 98%.¿Alguien lo duda? Se pide que respondan por esas vidas de seres humanos en España porque allá no van a poder amenazar a los jueces ni a los fiscales ni a los testigos. ¿Qué acaso nadie entiende que de eso se trata? Tampoco van a tener un ejército de sicarios que ejecute las amenazas. Ni a un aparato de inteligencia que intervenga los teléfonos o que avise de las órdenes de captura. Ni médicos que encamen por pisto. Y si de verdad son inocentes, no tendrían absolutamente nada que temer.

Para ser justos, la impunidad de Chupina no es solamente la impunidad de Chupina. Es la impunidad del ejército como institución. Es la impunidad de Prensa Libre. Es la impunidad de la embajada gringa. Es la impunidad de la oligarquía que se benefició de los “servicios” del estado en esos días. De ahí que las acciones de la CC no sean nada más el producto de la intimidación militar, sino el resultado del movimiento de fuerzas mucho más poderosas. No podemos ignorar que a pesar de que los militares (los autores materiales) continúan impunes penalmente, éstos no han podido librarse de las condenas morales. Ante esta injusticia -¡oh ironía!-, es necesario gritar que los autores intelectuales –la oligarquía y la embajada gringa- han permanecido en la más olímpica de las impunidades.

Al resolver un viernes entrada la tarde, cerca de la navidad, dando nada más 24 horas para aclaraciones, con el silencio cómplice de los medios (excepto La Hora), y fallando por encargo contra derecho queda claro que la CC no es sino una aberración diseñada exclusivamente para emascular al poder judicial, el que siendo un poder de estado está en realidad supeditado a una corte eminentemente política, compuesta por gente nombrada por los políticos de turno. Pensándolo bien, ¡la Corte de Constitucionalidad en sí misma es contraria al espíritu de la constitución!, y a juzgar por el record, el vehículo idóneo para la legalización de la impunidad.

Como no hay mal que por bien no venga, los adefesios legales de la CC ilustran nada más la ingente necesidad del borrón y cuenta nueva. El sistema putrefacto donde la CC, inteligencia militar, gobiernos de empresarios y columnas en Prensa Libre trabajan en perversa coreografía por el mismo objetivo está ya agotado. Urge la Tercera República.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Poder Paralelo: Ni Independiente, Ni Honrado, Ni Digno.

Prensa Libre criticó al presidente electo Alvaro Colom por haber tenido la temeridad de decir que iba a gobernar para los pobres

Las anteriores son nada más algunas de las razones por las que esta bitácora considera que Prensa Libre ha sido uno de los mayores obstáculos al desarrollo del país. La mala utilización de la desmesurada influencia que ilegítimamente detenta ha hecho de este medio uno de los poderes paralelos comparable en sus efectos reales al narcotráfico, el contrabando y la inteligencia militar.
Recientemente, Prensa Libre criticó al presidente electo Alvaro Colom por haber tenido la temeridad de decir que iba a gobernar para los pobres. Ni siquiera ha llegado Colom al poder y ya le están haciendo la vida imposible. El editorial en cuestión no habría sido motivo de crítica si no fuera porque cuando en marzo del 2004 Berger dijo que el suyo era un “gobierno de empresarios” Prensa Libre no dijo nada. Este típico uso descarado de los dobles raseros es nada más un ejemplo del negocio corrupto al que Prensa Libre se ha dedicado desde su creación. Y debe ser denunciado. Por quijotesco que suene, antes o después de que la nueva república llegue los poderes paralelos de todo tipo serán desmantelados. Y cuando el pueblo sepa leer se habrá de enterar por medio de sus mismos editoriales que Prensa Libre ha estado casi, casi siempre del lado equivocado de la historia de Guatemala.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

De Patanes, Fascistas, Mentirosos y Dobles Raseros (Ni Ofendo Ni Temo)



Hugo Chávez es un patán.

Eso todo el mundo lo sabe.

También es un payaso, feo, gordo y negro. Ciertamente sus detractores no lo ven como un dechado de virtudes.

Pero ¿Es Hugo Chávez mentiroso?

¿Miente acaso cuando hace referencia al hecho que Aznar (a juzgar por sus acciones) es el heredero ideológico de Franco?

¿Miente Chávez cuando dice que la embajada española estuvo involucrada en el golpe del 2002?

¿Interrumpió de verdad Chávez a Zapatero?

Estas son las preguntas que la prensa debería hacerse. Pero no. Es mucho más rentable y conveniente perpetuar la imagen del patán. Exigir respeto sin respetar y rasgarse las vestiduras apelando a los buenos modales sin discutir las causas del altercado es tan hipócrita como irresponsable. Increíblemente, en lugar de limitarse a presentar una transcripción del encuentro (y dejarle las opiniones a las columnas) algunos medios editorializaron la noticia indicando primero que Chávez interrumpió a Zapatero (cuando éste obviamente se dirigía a él) y segundo sugiriendo que el rey tenía todo el derecho del mundo de mandar a callar a Chávez por "descalificar" a Aznar. Tanta fue la prisa por ridiculizar a Chávez que nadie se tomó la molestia de investigar como sucedieron las cosas en realidad. Sin embargo el video muestra claramente que el verdadero patán fue otro.

En lo que a respeto se refiere, no puede ser menos que embarazoso para Zapatero y la prensa comercial el exigir “respeto” a Chávez hacia alguien que fue electo por los españoles cuando esa misma persona (electa por los españoles) no solamente apoyó el golpe de estado al presidente electo por los venezolanos durante su gobierno, sino también llamó "una amenaza peligrosa para la región" al mismo presidente electo por los venezolanos. Y si tanto le interesa el respeto a Zapatero, debería darse a la tarea de exigir respeto de cualquier hijo de vecino que desde su columna de pasquín bananero llama dictador al presidente electo por los venezolanos.


domingo, 4 de noviembre de 2007

Esperando a los Audaces (Otros 4 Años…)


De nuevo, a las izquierdas (así en plural) les toca ser observadores impotentes de la debacle que ellos mismos se encargaron de articular.
Cuando se habla del fracaso de la izquierda no hay ni necesidad siquiera de hablar de la falta de unidad, cacicazgos, carencia de ideas o incompetencia obscena. El problema es mucho más grave: no hay líderes genuinos. Y es que si hubiera habido por lo menos un líder verdadero éste habría sabido de la inconveniencia de librar batallas cuyos resultados son 100% predecibles. La obvia incapacidad de entender la naturaleza asimétrica del reto es solamente una señal de que la persona con los atributos necesarios para llevar a la izquierda al poder simplemente no existe.
Y se podría hacer una lista muy larga de las cosas que le hacen falta a los líderes de izquierda que explicarían con creces sus múltiples fracasos. Pero de todas ellas la que quizás más falta ha hecho ha sido la audacia. Simple y llana audacia. La audacia necesaria para decir la verdad. La audacia de anticipar los movimientos predecibles del contrincante. La audacia para saber que es imposible ganarle al status quo en su propio juego. La audacia suficiente (o falta de ingenuidad) para saber que las reglas del juego no son justas. La audacia para saber que el enemigo es completamente amoral. La audacia para –a falta de dinero- hacerse escuchar por métodos poco convencionales.
El sistema pseudo electoral guatemalteco, que incluye a los periodistas y medios de comunicación, está diseñado para que pierda la izquierda en cada oportunidad. Eso lo debieron haber sabido los líderes de izquierda. El guatemalteco urbano promedio (particularmente el de la capital) es ignorante en extremo (entiéndase racista, anticomunista, machista e intolerante); sin embargo, la izquierda hizo poco o nada para educarlo. ¿De verdad se sorprenden ahora que estas masas ignorantes se inclinen por sus propios victimarios? ¿Cómo van a saber (si nadie les dice) que la impunidad y violencia de que hoy se quejan tuvo su orígen en la mano dura del pasado?
Nos quedan entonces cuatro años más de espera. Cuatro años para que surja un líder audaz. Alguien que nos diga la verdad. Alguien que declare la segunda república un estado fallido. Alguien que diga que se tiene que reformar el estado por medio de una ANC. Alguien que promueva cambios a la manera en que se eligen los diputados. Alguien que venga con agenda pétrea, contratos de adhesión, planes a largo plazo, gabinete sombra y presupuestos. Alguien que pida la nacionalización de los canales de TV. Alguien que promueva un nuevo paradigma para la propiedad de los medios de comunicación. Alguien que prometa esclarecer los crímenes del pasado en las cortes. Alguien que ofrezca auditorias fiscales para el 1% de las empresas más grandes del país. Alguien que ofrezca subir los impuestos al 10% de la población con más ingresos. Alguien que ponga el CAFTA a un referendo. Alguien que demande a los EEUU por crímenes contra el pueblo de Guatemala (que también es humanidad). Alguien que demande a los herederos de la United Fruit Company por daños y perjuicios. Alguien que demande y expulse del país a todas las empresas extranjeras que han quebrantado sus contratos. Alguien que nacionalice las operaciones de minería y ponga un alto a las concesiones. Alguien que ofrezca desmantelar éste ejército. Alguien que ofrezca romper relaciones con Taiwán. En fin, la lista es larga...y nosotros somos nada más pensadores de blog

domingo, 28 de octubre de 2007

PRIMAVERAS, PRIMAVERAS*

El país de la eterna primavera...

Somos unos falsos.

Esa idea que nos venden, que si eterna primavera,

y la otra que si solo diez años... que si perpetuas rosas.
Nos venden este pedazo de tierra condenado a hundimiento, a fracturas latentes en todas las fallas que cortan como cicatrices.Nos venden sí, esa misma, esa imagen donde la sangre es lo que la nutre, pide sangre derramada diariamente, tierra egoísta que pidio sacrificios, guerras, conquistas. Pide la sangre, su cuota de sangre diaria para no abrirse y llevarnos a todos al separar sus pedazos, sus restos.

Ese país que piensa la señora que grita vamoschapines guatetequierotanto, mi guate, entre sueños y delirios de pseudofelicidad, a esa misma me gustaría gritarle que esa tierra no existe, no existe, esa se la contaron en misa, o en la novela. Señora despierte que eso pasa dentro de la caja que le proyecta una vida que usted jamás podrá tener. Acá no hay primaveras, la tierra pide sangre diaria. Ya la pidio en muchos sitios y en muchos tiempos. Aquí y ahora pide la suya mientras usted piensa en otoño y primavera, y saca su bufanda a juego con abrigo, como si este Macondo fuera NY.

Acá solo hay verano cada vez más largo que a veces en lugar de cabezas negras en una playa oscura y sucia, nos proyecta hambruna. Sí, así como usted hace lo imposible con esas píldoras que bien sabe que guarda en algun sitio, así en ciertos lugares hay gente muriendo por hambre. Y no es Somalia, si tomara esa carretera unas tres horas oriente, se chocaría con la realidad. ¿La negaría? Pero si acá solo hay primaveras.

Y hasta el verano, y hasta el invierno es bipolar.
Inconstantes.
Destructivos de los más débiles.
Traidores.Hasta ellos dos son asesinos nos dirá esa tierra, esa pedigüeña de sangre.
Inviernos copiosos, casas inundadas, puentes que se caen. La miseria a flote en su mayor glamour, mientras en el centro de acopio se oye la vocecita tonta del sacrificio que hacen al dar un sueter Banana, a "esa gente que no existe". Y digo esa gente que no existe porque acá la primavera que no existe es slogan, y la gente que alimenta la tierra a diario no existe, porque no se ve, no se ve en los malls, afortunadamente con paredes lo suficientemente altas, tampoco en las carreteras o detrás del polarizado negro y las gafas más negras aún.

Un hoyo negro.

Y es que no importa, no. El sopor de la primavera que no existe ni existió, ese mito que va y viene en mis sueños con la imagen distorsionada de un escudo con rifles cruzados, con líneas verticales, pergaminos viejos y conservadores, y un pájaro verde, burlón, pequeño, torpe y huidizo que quiere representar la libertad. A punto de extinguirse, de hecho.

Hay cola ahora en el cementerio general, el sitio más tétrico al que pueden ir aparte del basurero de la zona 3, en la ciudad. Y es más triste aún porque se ven muchos viejos enterrando, llorando jóvenes. No es lo normal, no puede ser lo natural.

Mientras, novela y spot.
Death Squads.
Telediario y spots.Un nuevo detergente.
Decapitados y más armas, que los narcos.
Más spots de primaveras de sol, de calles vacías y seguras.
¿Y a dónde fue la gente de las calles para que "la gente" pueda salir tranquila?
Si en eso somos expertos. La tierra que recibiera la sangre pide más, por la barrera del asfalto. Pide a gritos la sangre, sangre regada en el piso que no lava el invierno, que no seca el sol.

Y no. no llegarán flores a cubrir las manchas, a taparlas de la vista. No hay, no hubo primavera. Amar a una tierra que pide sangre, pedirle a otros que la amen, pedir querer este sitio donde la gente pasa la página tranquila cada día, y no regresa jamás a cada horror, eso es querer la sangre como la quiere la tierra misma. Amor masoquista, amor perro. Saber en qué anda metido se oye en cada entierro.
Historias en muchos sitios, la de Guatemala en concreto. División de safra y de invierno. De hambre y de inundación. De baleados o acuchillados. De "la oportunidad existe si realmente queremos conseguir algo"... pero se les olvida la otra parte, contar la otra parte de la historia. No estamos solos. Y el infierno son los otros.

Esos otros que venden ese sueño-primavera.

*Por Renata, Publicado Originalmente en Nothing is Permanent el 23 de octubre del 2007

viernes, 19 de octubre de 2007

La Revolucion Del 44: Lecturas Imprescindibles

"La manipulación consciente e inteligente de los hábitos y opiniones de las masas es un elemento importante en una sociedad democrática. Los que manipulan este mecanismo imperceptible de la sociedad se constituyen en un gobierno invisible que detenta el verdadero poder en nuestro país... son las minorías inteligentes las que necesitan hacer uso de la propaganda contínua y sistemáticamente"

-Edward Bernays


Ante un aniversario más de la fecha que debería ser la fiesta nacional de Guatemala, queremos aprovechar la oportunidad para saludar a todos aquellos que desde cualquier parte del mundo contribuyen a que la efeméride más importante de la historia moderna del país no pase al olvido.

Y no nos queda otra que recordarla porque el caos del estado fallido que es hoy La Segunda República hace imposible que olvidemos la imperdonable infamia de que nos hayan quitado lo que nunca pudieron darnos.

Por décadas, tanto los logros de La Primera Republica como la magnitud de la tremenda injusticia a la que se sometió a un pueblo entero siguen siendo desconocidos para la mayoría de la población. Pero han habido testigos. La historia de la iniquidad ha sido muy bien documentada por académicos e historiadores de todo el mundo. La información que por décadas se mantuvo deliberadamente en la oscuridad por un estado genocida ha ido alcanzando poco a poco al pueblo. En nuestros días, una de las maneras en que la historia de La Revolución del 44 se ha ido conociendo es por medio de la Internet. Y como en esta bitácora hemos hablado en repetidas ocasiones de ella, sin habérnoslo propuesto nos hemos convertido en uno de los primeros destinos en los buscadores para consultas relacionadas a La Revolución del 44. Aprovechando la oportunidad que la suerte nos dio, presentamos a continuación documentos cuya lectura es indispensable para conocer la historia de La Revolución del 44 y para entender la magnitud de la tragedia que fue la pérdida de La Primera República.


La Patria del Criollo, Severo Martínez Peláez

Describe la historia del poder político desde la conquista hasta la independencia con muchas referencias a la realidad de la primera mitad del Siglo XX. Es importante porque demuestra que a pesar de los cambios cosméticos que representaron la independencia de España y La Revolución Liberal, la patria del criollo efectivamente concluyó con La Revolución del 44.


Despacho Presidencial, Juan José Arévalo.

Indispensable para entender el contexto histórico de La Revolución del 44 y sus actores principales. Revela el autor que la embajada de los EEUU y las élites estaban en un estado permanente de conspiración y que la “liberación” de 1954 no fue sino el primer intento que tuvo éxito.


Fruta Amarga (Bitter Fruit), Stephen Schlessinger & Stephen Kinzer

Se enfoca en el papel que jugó la United Fruit Company en el derrocamiento de Arbenz y como medios como el New York Times se prestaron a la diseminación de falsedades bajo la dirección del propagandista Edward Barneys. Investiga a fondo la participación de la administración Eisenhower y la complicidad del congreso estadounidense en un crimen del que estaban plenamente conscientes. El libro también denuncia a los traidores guatemaltecos. Habla también de las consecuencias de la intervención a largo plazo.


Historia Secreta (Secret History) Nick Cullather

Basado en un documento que fue desclasificado accidentalmente escrito por un historiador de la CIA (el mismo Cullather), delata como el verdadero blanco de la CIA y el gobierno estadounidense no es Arbenz sino La Revolución del 44. Incrimina abiertamente a la CIA y al gobierno de los EEUU en actividades criminales. Delata el doble discurso histórico de la “política oficial” de los EEUU hacia la democracia. Explica el origen de muchas de las acusaciones falsas contra Arévalo y Arbenz desmintiendo tajantemente las versiones locales que aún se repiten hoy en día.


Esperanza Destrozada (Shattered Hope) Piero Gleijeses

Definitivamente el libro más completo. Con un impresionante rigor académico el autor presenta y analiza documentos oficiales, públicos y desclasificados, entrevista directamente a muchos de los actores y analiza la situación desde perspectivas más amplias. Pone los puntos sobre las íes, desvanece mitos y concatena muy efectivamente los sucesos históricos hasta nuestros días.

sábado, 6 de octubre de 2007

Sigamos el Ejemplo de Chile


A través de la historia, mantener permanentemente aterrorizado al “voto pensante” de la capital ha sido la manera más efectiva que los dueños de la finca han utilizado para mantener el control del país. Recientemente, la llama del temor atávico al traslado de poder de la capital a la provincia ha sido mantenida con vida por los voceros de los sectores conservadores que a diario nos tratan de asustar con el espectro de los cucos izquierdistas de Castro, Chávez, Morales y –últimamente- Correa. Y como los dueños de la finca también son los dueños de los medios “más importantes”, las fábricas de espantos han funcionado a la perfección. El guatemalteco promedio nunca ha escuchado un discurso de Fidel Castro o Hugo Chávez, sin embargo la opinión que tiene de los líderes en cuestión es sorprendentemente similar a la que de ellos tiene el vocero de la Casa Blanca o Mario Antonio Sandoval.

No se puede dejar escapar el hecho que casi en cada descalificación generalizada que se hace de Cuba y Venezuela aprovecha el comentarista la oportunidad para mencionar los logros del poster boy de los neoliberales: Chile. El mensaje casi siempre se resume en “seamos como Chile, no como Venezuela”.

Aún cuando sería pedirle peras al olmo esperar a que los medios comerciales presentaran objetivamente los logros de Cuba y Venezuela, o que tuvieran la suficiente integridad para hacer una comparación de los indicadores sociales de éstos países con los de Guatemala, sí se les puede tomar la palabra en sus constantes referencias al “modelo” chileno.

No se puede negar que los logros de Chile como nación son dignos de ser emulados. Podemos aprender, por ejemplo, del coraje del pueblo chileno cuando decidió escribir las páginas faltantes de su historia. También es digno de emular el genuino compromiso del pueblo chileno con la democracia y la supremacía de la ley. Se debe loar también el papel que la justicia chilena ha jugado en el desbaratamiento de mitos y generales. La extradición de Fujimori a Perú y la persecución penal de los Pinochet son dos ejemplos recientes de lo mucho que tenemos que aprender de los chilenos. Que sigan las columnas invitándonos a ser como Chile.

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Mala Gente

Los periódicos de Guatemala parecen estar genuinamente sorprendidos de que la historia se repita una y otra vez. Fuerzas de seguridad del estado asesinando ciudadanos de nuevo ¡Qué gran novedad!

Y ya hemos discutido en esta página ad nauseum que la verdadera causa por la que todo esto sucede es por la cultura de irrespeto a la vida que nos implantaron las dictaduras militares (que están por revivir) y que nunca ha sido discutida ni denunciada por las élites mucho menos castigada. Causas y efectos claros como el agua. ¿O será que Guatemala está llena de imbéciles? Esta es una pregunta que día a día se vuelve más válida.

La verdad es que la sociedad guatemalteca es violenta y tiene demasiada tolerancia por las soluciones violentas para todo. Ya es tiempo que vayamos aceptando eso. También es tiempo que vayamos desvaneciendo el mito de que la mayoría de la gente es buena en Guatemala. ¿Buena para qué? ¿Dónde está la evidencia?. La verdad es dura pero es la verdad. Guatemala está llena de gente ignorante, racista, acomplejada, sexista, homofóbica y violenta. Si alguien tiene prueba de lo contrario por favor avísenos.

La supuestamente “buena gente” de Guatemala podrá no participar directamente en actos de violencia, sin embargo, siempre ha sido cómplice del genocidio pasivo que las élites económicas nos han impuesto con la ayuda de la mayoría de medios de comunicación(los guardianes del silencio). La “buena gente” de Guatemala se queda callada ante el genocidio, es indiferente al racismo, se alegró cuando ejecutaron extrajudicialmente a los de Pavón porque de verdad cree que el crimen es una causa y no un efecto de la impunidad que nos instituyeron los militares. La “buena gente” de Guatemala –que abunda en la capital más que en ningún otro lado- desconoce la historia y “vota inteligentemente” por Pérez Molina y Giammatei. La “buena gente” de Guatemala por décadas les ha dado a las fuerzas de seguridad del estado licencia para asesinar a los que se les ha condicionado a considerar indeseables. Si Ud. Amable lector pertenece a por lo menos uno de estos grupos considérese prevenido::

- Marero (gente con tatuajes).

- Izquierdista (a la izquierda de Ayau)

- Mujer

- Indígena

- Homosexual

- Pobre

- Sindicalista

Más de un miembro (o ex miembro) de las fuerzas de seguridad del estado está convencido que su vida no vale nada.

domingo, 23 de septiembre de 2007

De Contradicciones, Ignorancia y Gente de Segunda Mano

Luis Figueroa sin duda es un usuario de Mac que nunca ha tenido una PC. Y si la tuvo debió haber sido sin el sistema operativo Windows porque es por demás obvio que Figueroa no conoce de los dolores de cabeza que Internet Explorer les ha causado a muchos de los que se han visto forzados a usarlo. Y es que únicamente desconocimiento del tema –por decirlo así- puede explicar la tirria de Figueroa contra la Unión Europea por haber multado a Microsoft por violar la ley antimonopolios de Europa.
Pero el tema de hoy no es ni el software ni los sistemas operativos. Hoy vamos a hablar de contradicciones. Para todo aquel que haya estado expuesto a una sola persona que haya pasado por las aulas de la UFM, no es un secreto que la razón de ser de esa institución es la diseminación del evangelio según Hayek y Von Misses. Y como de acuerdo a Kenneth Cribb Jr. la UFM es la única universidad en el mundo dedicada a la adoración de los dioses austríacos y sus creaciones, es perfectamente normal que uno de los primeros actos de fe inculcados a los jóvenes marroquinianos sea el culto a Ayn Rand, persona tan radical que en su momento rechazó considerarse “libertaria”, probablemente por parecerle el término demasiado izquierdista. Lo anterior explica que ningún neoliberal que sea digno de su sal deja de escribir un artículo sin dedicarle una letanía a Hayek y a Von Misses, o sin invocar el santo nombre de Rand y su enfermizo individualismo.
No es un secreto tampoco que los marroquinianos sueñan con desmantelar el estado y reemplazarlo con una gerontocracia (donde gente como Ayau y De la Torre probablemente recibirían títulos nobiliarios), eliminar los impuestos y las aduanas, y privatizar hasta el aire que respiramos. Y no es un secreto porque existe una jauría de columnistas estratégicamente instalados en los matutinos y emisoras de radio cuya único propósito en la vida es recordárnos que somos pobres porque queremos. 
De acuerdo a los mismos devotos creyentes de la fe austríaca que se hacen pasar por periodistas, tres de las herramientas indispensables para hacer realidad el febril sueño neoliberal son la eliminación de los monopolios, el imperio de la ley y la libertad individual. Pero precisamente de la eliminación de los monopolios, del imperio de la ley y de la libertad individual es de lo que no habla Luis Figueroa en su entrega. Con su defensa oficiosa de Microsoft Figueroa no solamente contradice tres de los cánones más importantes del neoliberalismo sino pone en evidencia su ignorancia sobre el caso de Microsoft en Europa.

Nos dice César Martínez, que Figueroa y otros neoliberales se oponen a que se coarte la creatividad innovadora de Microsoft. A continuación veremos que el argumento de los neoliberales en cuestión es demasiado débil y fácil de desbaratar, como fácil de desbaratar es casi todo lo que dicen. En primer lugar las cortes europeas simplemente se limitaron a cumplir con la ley, una ley cuyos principios predatan por mucho el adviento del software comercial, no digamos IE. En segundo lugar, tanto el sistema operativo Windows como el browser IE son el resultado de la imitación desvergonzada del sistema operativo Mac y del browser Netscape respectivamente. Cualquier persona medianamente letrada cibernéticamente sabe que Microsoft siempre ha estado un paso atrás de los verdaderos innovadores. Finalmente, Figueroa ignora o pretende ignorar que la demanda a Microsoft se originó en el hecho de que los usuarios no podían eliminar IE de sus ordenadores porque el sistema operativo lo consideraba “parte integral” de Windows, algo que es a todas luces falso. Pregunta directa a Figueroa et al: ¿Y qué pasó con el derecho a elegir del individuo que supuestamente es la piedra angular de la economía de mercado?
Termina Figueroa su artículo con la consabida mención a Ayn Rand y la correspondiente recomendación para leer sus libros. Es una lástima que tanto Figueroa como la mayoría de miembros del culto a Rand -que el mismo Murray Rothbard criticara- no den la impresión de saber que para entender a Ayn Rand -como a cualquier otro autor- es necesario conocer la historia de su vida. Solamente así podrá entenderse que el radicalismo de Rand fue directamente proporcional al radicalismo que le tocó enfrentar en la Rusia que abandonó, que entonces estaba casi 200 años detrás del resto de Europa. De ahí que sea más intelectualmente deshonesto que ideológicamente sesgado condenar la brutalidad bolchevique sin mencionar que los campos de concentración, métodos de tortura e irrespeto por los derechos humanos no fueron una invención soviética sino rutina durante los siglos que les precedieron (irónicamente, dentro del brutal universo ruso los bolcheviques de hecho mejoraron las condiciones de los derechos humanos). El mundo ha pagado muy caro el que tanto los críticos ideológicos del leninismo como muchos marxistas se niegan a entender que la revolución rusa fue una solución hecha a la medida de Rusia que jamás debió haber sido imitada por otros. El radicalismo bolchevique que peleaba contra un sistema feudal en pleno Siglo XX jamás debió haber sido un producto de exportación. De esta cuenta, el imaginario ultra radical de Rand es tan necesario en Guatemala como el de una revolución bolchevique.
La solución a nuestros problemas no puede basarse en la imposición de recetas foráneas como las que pretende implantar gente radical como Figueroa o sus contrapartes de izquierda. Lo que necesitamos son ideas originales y soluciones que se adapten a nuestra realidad y nuestra historia. Mientras eso sucede, lo menos que podemos hacer es minimizar la influencia de personas sin ideas propias, mediocres aduladores de otros; indivíduos para los cuales la misma Ayn Rand despectivamente acuñó el término gente de segunda mano.

lunes, 17 de septiembre de 2007

Blogs Solidarios


Los que nos han seguido regularmente saben bien que nuestra bitácora casi nunca se sale del libreto político. Pero cuando lo hacemos es por alguna razón especial. En esta ocasión, nos saldremos de nuestro formato habitual para acusar de recibido el honor que nos hiciera Ale, autora de Desde Kinshasa, quien gentilmente nos ha otorgado el Premio Blog Solidario.

Sabemos que el impacto de un blog en el mercado de ideas es insignificante, pero también estamos conscientes que el impacto de miles de blogs sí será importante en un futuro cercano. Jamás en la historia de la humanidad existió la facilidad que ahora se tiene para diseminar y recopilar conocimientos, denuncias y propuestas. De ahí que si cada indivíduo que puede pone de su parte, las mejores ideas siempre llegarán a donde deben llegar para ser útiles y la verdad, - el cimiento de la justicia- se diseminará como nunca antes, sin las trampas y obstáculos que los Señores de Xibalbá nos han impuesto por siglos. Los guatemaltecos que estamos en la posición de hacerlo debemos aprovechar la oportunidad que la nueva tecnología nos brinda para acelerar la construcción de esa nación que todos queremos.

El reconocimiento que se nos hace es un gesto generoso de una persona nada más. Y eso para nosotros es más que suficiente. Independientemente de la definición que se tenga, no se puede negar que en ciertos círculos en nuestro triste país solidaridad es mala palabra, de ahí que es un honor para nosotros que se nos considere mal hablados...

Recibimos la distinción junto con Chisgarabís, Mafaca e Historiando entre otros. Nos corresponde ahora compartir el honor con otras bitácoras que en nuestra definición de solidaridad hacen la diferencia: Arte-Sano, La Guatemala Mía, Sabina Galeano y Otras Cosillas, Mi Mundo, El Charakotel, Columnistas de Guatemala y Escupo Sangre.

viernes, 14 de septiembre de 2007

Independencia: ¡Por un Pinche 1.36%!...



Ante otro aniversario más de la pseudopatria, conviene recordar que la farsa que se celebra el 15 de septiembre ni siquiera llega a eso: Es una pseudo farsa.

Por mucho que apoyen a la selección, ondeen banderas y se somaten el pecho los militaristas amantes de las guerreras, los redoblantes y las marchas ridículas, Guatemala sigue siendo un paraíso de la iniquidad que podrá ser cualquier cosa menos independiente. Desde las leyes redactadas en inglés que vienen directamente de la embajada, hasta el financiamiento de las campañas por Taiwán, nuestra pseudo soberanía está perfectamente a la altura de nuestra pseudo democracia (en la que los únicos votos que verdaderamente cuentan son los de poderes fácticos como Angel González y Prensa Libre).

Cualquiera podría concluír que comprar la voluntad de un país es algo oneroso. No necesariamente, ¿Cuánto pagan los extranjeros por nuestra independencia?

Si lo que dice el Banco de Guatemala es cierto, en el año 2006 el total de ingreso por "donaciones" sumó un total de Q370.1 millones. Esto quiere decir que causas tan variadas como la aprobación a la caza de ballenas, el reconocimiento de Taiwán y las condenas contra Cuba les salen a nuestros proxenetas por una cantidad equivalente al ¡ 1.36% de los ingresos tributarios del estado! ¡Menos del margen de error aceptable para las proyecciones del Ministerio de Finanzas! Y si los auditores de los donantes son dignos de su profesión, se habrán de asegurar que el valor de las "donaciones" también incluya las mordidas a funcionarios, militares y periodistas, así como los vehículos, armas, balas, viáticos y salarios de los vacacionistas.

Cuando llegue el momento, uno de los primeros objetivos de La Tercera República debe ser la recuperación de la soberanía. Como bien lo demuestran los números, nuestros votos en la ONU, OEA y hasta los del congreso pueden recuperarse de un solo plumazo.

lunes, 10 de septiembre de 2007

Crimen y Democracia: Balas, Boletas y Business*

Desde el retorno del poder civil a Guatemala, el reto de gobernar un país pobre y violento de 13 millones de habitantes ha probado ser tan grande que ninguno de los partidos (que llegan al poder) ha tenido éxito en ganar más de un término en la presidencia, una tendencia que es probable que continúe en las elecciones generales del 9 de septiembre. Mientras el candidato de la GANA se ubica en un distante tercer lugar, las encuestas sugieren una segunda vuelta entre dos candidatos con pasados diametralmente opuestos.

Alvaro Colom, quien encabeza un partido de centro izquierda es un ex-hombre de negocios que estuvo alguna vez cerca de las guerrillas izquierdistas que pelearon una guerra civil contra dictadores militares por más de tres décadas hasta los acuerdos de paz de 1994 (sic). Su rival más cercano, Otto Pérez Molina, es un ex general que estuvo a cargo de inteligencia militar. El lema de campaña de Colom es “esperanza”, mientras que el de Pérez Molina es “mano dura”.

Ambos hombres están de acuerdo que el crimen violento es el tema principal de la campaña. La tasa de asesinatos de Guatemala fué de 47 por 100,000 habitantes en el 2006, la segunda después de Colombia de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Esta figura se eleva a 110 por 100,000 en la Ciudad de Guatemala. Pero mientras en Colombia la tasa de asesinatos va en decenso a pesar de que el conflicto armado persiste, en Guatemala la figura continúa en alza (de 31.5 por 100,000 en el 2003, de acuerdo al Centro de Estudios de Justicia de las Américas, CEJA, un tanque de pensamiento). El UNDP estima que la violencia le cuesta al país el equivalente al 7.3% del PIB cada año. Ha afectado las elecciones también; han habido por lo menos 46 homicidios relacionados a la campaña (la mayoría de ellos en elecciones municipales) en comparación a los 29 de la última elección en el 2003.

En el vecino El Salvador también se sufrió una guerra civil, pero ahora tiene menos crimen que Guatemala. Una razón es que la nueva policía guatemalteca, creada bajo los auspicios de los acuerdos de paz es mucho menos efectiva que su contraparte en El Salvador. La Policía Nacional Civil es demasiado pequeña para investigar crímenes. Jueces y fiscales sufren de una debilidad similar.

El gobierno de Berger ha hecho un relativamente buen trabajo con la economía, pero no ha tenido éxito contra el narcotráfico (el que tiene nexos cercanos con elementos de las fuerzas de seguridad) ni contra las maras. El mes pasado el congreso guatemalteco votó para establecer una comisión conjunta con las Naciones Unidas (CICIG) destinada a asegurar que los crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad sean investigados y castigados. Pero únicamente va a dar consejos. Una propuesta anterior de darle a la comisión poderes reales fué desechada por la Corte de Constitucionalidad por considerarla una violación a la soberanía.

Berger también se ha visto afectado porque únicamente comanda a 24 de 158 miembros del congreso. La recién restaurada democracia guatemalteca se caracteriza por la abundancia de partidos nuevos y pequeños, muchos de los cuales no son más que vehículos personales. Pero su mayor debilidad es la profundamente enraízada resistencia de los guatemaltecos pudientes a pagar impuestos. El estado debe de alguna manera arreglárselas para funcionar con menos del 10% del PIB, muy por debajo del promedio latinoamericano.

Esa desventaja sobresale más aún cuando se observa que la economía ha estado creciendo silenciosamente, a una tasa annual de 3.9% bajo Berger, y a un 2.6% bajo su predecesor. Han ayudado también las remesas de guatemaltecos en los EEUU. En el transcurso del año pasado, de acuerdo al Banco de Guatemala, el Tratado de Libre Comercio con los EEUU ha contribuído a casi medio punto porcentual de crecimiento.

Todos los candidatos están de acuerdo en la necesidad de incrementar los ingresos fiscales, fortalecer la policía y el sistema judicial y atacar la pobreza. Colom encabezó las encuestas por un buen tiempo, pero no es un buen orador. Pérez Molina ha cerrado la brecha, y ambos reciben ahora cerca del 30% de apoyo de los electores.

El pasado militar de Pérez Molina genera incomodidad en algunos. No ha sido acusado de ninguna de las muchas atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad en la guerra contra las guerrillas. El subraya que quiere un “gobierno pluralista”. Si ganara, seguiría a otros latinoamericanos conservadores que han sido electos en países donde el crímen violento es el problema principal (como Alvaro Uribe en Colombia y Tony Saca en El Salvador). Si las encuestas están en lo cierto, los guatemaltecos ciertamente no dan la impresión de confiar en la izquierda: Rigoberta Menchú, la activista indígena que también aspira a la presidencia atrae sólamente el 5% de apoyo.

Independientemente de quien gane, la mayor duda que se plantea es si se va a dar un cambio real como resultado de la elección. En Guatemala, más que en otros países latinoamericanos, el verdadero poder lo tienen los sindicatos criminales por un lado y la pequeña camarilla de empresarios por el otro. “Al final del día, los empresarios son el gobierno independientemente de quien gane” dice Pedro Trujillo, un analista político de la Universidad Francisco Marroquín. Hasta ahora, no han hecho un trabajo particularmente bueno.

* Publicado originalmente en inglés en The Economist, traducción libre.

jueves, 6 de septiembre de 2007

El Sucesor de Ríos Montt


Como balde de agua fría nos cayó la última encuesta de Prensa Libre que proyecta el triunfo de Otto Pérez Molina en las próximas elecciones. Un pueblo ignorante y sin memoria se acerca peligrosamente al matadero de nuevo gracias a la indolencia, cobardía y mediocridad de los que podrían evitarlo.
Hace poco más de 12 años, el condecorado periodista norteamericano Allan Nairn denunció la conexión entre la CIA y el Ejército de Guatemala en un artículo publicado en The Nation en 1995. El artículo se sustentaba en las investigaciones de Nairn relacionadas al caso de Jennifer Harbury y Everardo (Efraín Bámaca). En su momento, el artículo desnudó la política exterior común de demócratas y republicanos hacia Guatemala, provocando un escándalo que hizo que muchas cabezas rodaran. Eso porque el caso paradigmático de Bámaca no solo documentó lo que todo el mundo sabía de los crímenes cometidos por los militares en Guatemala –el autor material- sino evidenció que la justificación, el entrenamiento, los métodos de tortura, el financiamiento y la protección para los asesinos vinieron directamente de los USA –el autor intelectual-
Desgraciadamente, del artículo de Nairnsus consecuencias en EEUU poco o nada se supo en Guatemala. Lo más probable es que aunque se hubiera sabido, poquísimos habrían estado en la posición de entender la magnitud de su importancia no digamos dispuestos a aprovechar la ocasión para redefinir la política de relaciones internacionales del estado y depurar el ejército. Pero tanto desde un punto de vista histórico como legal, el artículo de Nairn es un documento tan valioso como el informe REHMI y el reporte de la CEH; constituye el eslabón perdido en la cadena de culpabilidad del holocausto guatemalteco. Muy pocos han de saber también que gracias a Nairn los gringos finalmente abandonaron al ejército a su suerte y los forzaron a negociar la “paz” con la guerrilla, algo que era considerado tabú en ese entonces dentro del ejército. A pesar de que los “acuerdos de paz” han sido un total fiasco, no es poco lo que debe agradecérsele al valiente periodista norteamericano.
Pero el que no se conozcan los descubrimientos de Nairn en Guatemala, no quiere decir que hayan dejado de ser relevantes, particularmente de cara a las elecciones en las que Otto Pérez Molina tiene posibilidades reales de ganar. Eso simplemente porque Nairn señala directamente a Otto Pérez Molina de estar en la planilla de la CIA:
“At least three of the recent G-2 chiefs have been paid by the C.I.A., according to U.S. and Guatemalan intelligence sources. One of them, Gen. Edgar Godoy Gaitan, a former army Chief of Staff, has been accused in court by the victim's family of being one of the prime "intellectual authors" of the 1990 murder of the noted Guatemalan anthropologist Myrna Mack Chang [see Victor Perera, "Where Is Justice in Guatemala?" May 24, 1993].
Another, Col. Otto Perez Molina, who now runs the Presidential General Staff and oversees the Archivo, was in charge in 1994, when, according to the Archbishop's human rights office, there was evidence of General Staff involvement in the assassination of Judge Edgar Ramiro Elias Ogaldez.
The third, Gen. Francisco Ortega Menaldo, who now works in Washington as general staff director at the Pentagon-backed Inter-American Defense Board, was G-2chief in the late 1980s during a series of assassinations of students, peasants and human rights activists.”
“Por lo menos tres de los últimos jefes de la G-2 han recibido dinero de la CIA, de acuerdo a fuentes de inteligencia de EEUU y Guatemala. Uno de ellos, el general Edgar Godoy Gaitán, un ex jefe del Estado Mayor de la Defensa, ha sido acusado en las cortes de ser uno de los principales “autores intelectuales” del asesinato de la antropóloga guatemalteca Myrna Mack Chang (ver Victor Perera, “Donde Está la Justicia en Guatemala?”, 24 de mayo de 1993).
Otro, el coronel Otto Pérez Molina, quien ahora dirige el Estado Mayor Presidencial, y el Archivo estuvo a cargo (de la G-2) en 1994 cuando de acuerdo a la oficina de Derechos Humanos del Arzobispado, hubo evidencia de la participación de miembros del Estado Mayor Presidencial en el asesinato del juez Edgar Ramiro Elías Ogáldez.
El tercero, general Franciso Ortega Menaldo, quien ahora trabaja en Washington como director del Consejo Interamericano de Defensa, una entidad apoyada por el pentágono, fue jefe de la G-2 a finales de los 80´s durante una serie de asesinatos de estudiantes, campesinos y activistad de los derechos humanos”
(El artículo completo en inglés se encuentra aquí.)
Para poder entender la gravedad del caso es necesario saber que una acusación como la que hace Nairn no puede tomarse a la ligera. Los estándares periodísticos bajo los que el artículo se escribió (algo virtualmente desconocido en Guatemala) confieren a la pieza de Nairn un valor equivalente a una confesión en un caso criminal. Si Nairn dice que Pérez Molina trabajó o trabaja para la CIA es porque le fue confirmado por lo menos por dos fuentes independientes. La admisión de culpa se completa con el hecho de que ninguna entidad de gobierno gringa desmintió la veracidad del artículo.
Estamos conscientes que una denuncia como la aquí presentada en la práctica no tiene relevancia. Nos duele en lo más profundo saber que pocos comprenden la seriedad de la situación, y de esos a menos todavía les importa. Pero aún desde nuestra posición de impotencia tenemos opciones. Elegimos no callar. Para que no se pueda decir que nadie dijo nada. En unos cuantos días la amenaza del retorno al pasado se les hará evidente a los que por muchos años eligieron callar. Como resultado de esa pasividad el país se polarizará aún más y no es nada remoto que mucha gente muera como consecuencia de un enfrentamiento que debió haberse dado hace mucho tiempo en los medios y en los tribunales, pero que ahora por la irresponsabilidad de muchos se va a dar en las calles.
Las consecuencias del ya inevitable enfrentamiento no se van a limitar a zafarranchos electorales, se harán mucho más palpables en cuatro años más de envenenamiento de un ambiente de por sí fétido, cuatro años más de confrontación y si gana Pérez Molina, un inminente regreso al pasado y la consecuente consolidación de la impunidad. Por mucho que quiera distanciarse de él, Pérez Molina no es en nada diferente a Ríos Montt. Tiene las manos manchadas con la misma sangre.

Fotografía: Cortesía de James Rodríguez / www.mimundo.org

viernes, 31 de agosto de 2007

De Campañas Negras, Lógica y Alzheimer Colectivo


Cuando se cuestiona el pasado de Otto Pérez Molina, sus defensores inmediatamente evaden los señalamientos aduciendo “campaña negra”. Cuando la pregunta viene de extranjeros que no tomarían en serio lo de campaña negra, Pérez Molina se lava las manos diciendo que las actividades del ejército en esos días era cosa institucional y que él solamente hacía su “trabajo”.
Los entes pensantes no podemos aceptar que todo se explique con la misma excusa. No tanto porque es un insulto a la inteligencia, sino porque las consecuencias serían catastróficas: la llegada de Pérez Molina al poder tendría muchas probabilidades de consolidar la impunidad histórica. La batalla no es por la presidencia, es por el derecho de las generaciones que están por venir de conocer la historia.
Los señalamientos contra Pérez Molina son graves. Lo suficientemente graves como para que los miembros y ex miembros del mismo ejército pongan las barbas en remojo. La organización Derechos (Human Rights), por ejemplo, acusa abiertamente a Pérez Molina de asesinato y de haber trabajado para la CIA. De acuerdo a la Ley Constitutiva del Ejército, trabajar para un gobierno extranjero es considerado traición. Los documentos desclasificados de la CIA no dejan lugar a dudas de que ésta contaba (y seguramente aún cuenta) con espías dentro del ejército. Irónicamente, es por estos operativos (traidores del ejército) que se ha sabido de muchas de las actividades que la institución armada se niega a reconocer. Los militares y ex militares que apoyan a Pérez Molina deben preguntarse si de verdad quieren que alguien con acusaciones de traición (uno de los peores crímenes que un militar puede cometer) llegue a la comandancia general del ejército.
Pero el más grave de los señalamientos contra Pérez Molina es el de genocidio. No es fácil ignorar el hecho que Pérez Molina estaba “haciendo su trabajo” en la Región Ixil precisamente durante los peores años del holocausto chapín. Y si lo que el ejército hizo en Quiché tarde o temprano se dilucida en las cortes, ¿De verdad queremos los guatemaltecos presenciar la vergonzosa persecución penal de otro gobernante si en mala hora Pérez Molina resultara electo?
A muchos de los que niegan el holocausto guatemalteco les gusta engañarse a sí mismos respondiendo a cuestiones ilógicas con explicaciones igualmente ilógicas. Dicen, por ejemplo, que el que Ríos Montt haya ganado elecciones en Quiché es muestra de la “aceptación” que tiene el ejército en las regiones más afectadas por la guerra. Ciertamente, a primera vista los triunfos electorales de Ríos Montt desafían la lógica. ¿Pero fueron de verdad las acciones del pueblo quichelense ilógicas? Si se acepta que la conducta de los quichelenses fue irracional, dicho comportamiento tendría por fuerza que tener una explicación lógica, algo que a los medios no les interesa investigar simplemente porque a su audiencia (la gente de la capital) le importa un comino. ¿Para qué buscar verdades más complicadas cuando cae de su peso que los quichelenses votaron por Rios Montt por brutos e ignorantes?
Pero aunque les pese a muchos capitalinos, la conducta irracional de los seres humanos – incluidos los quichelenses- siempre tiene una explicación lógica. Basta preguntarse nada más bajo qué condiciones los seres humanos dejan de utilizar el raciocinio. De ahí que no hace falta tener un doctorado en psicología para saber que el miedo, la ignorancia y el instinto de supervivencia hacen que la gente actúe de manera irracional. Conviene preguntarse entonces, ¿Existe acaso miedo e ignorancia en Quiché y en el resto de Guatemala?
La mejor prueba de la persistencia del miedo es que a 20 años de las atrocidades el silencio sigue siendo la norma. Pero el que la gente siga en silencio no quiere decir que el pueblo que vivió esos días tenga una especie de Alzheimer colectivo. Los que no olvidan en silencio saben que sus temores se justifican plenamente con el simple hecho de que el genocida Ríos Montt aún camina libre por las calles. Ni brutos ni ignorates, simplemente quieren vivir.
De la ignorancia no debería haber ni necesidad de hablar. En Guatemala el analfabetismo donde no es real es funcional, y peor aún, moral. Particularmente problemática es la ignorancia indolente que predomina en la capital, donde a diferencia de Quiché, la gente no sabe o no quiere saber que pasó. Tristemente, como bien señaló alguien por ahí, la mayoría de las pocas personas que verdaderamente podrían promover cambios no hacen más que consumir ávidamente caramelos de cianuro intelectual para que repliquen cuales afónicas campanas, la defensa oficiosa de intereses ajenos como el discursete de la "democracia electoral" y toda la parafernalia que esto acarrea. De ahí que los patojos a quienes les ha sido negado el derecho de conocer la historia y hoy levantan la mano empuñada con entusiasmo, lo hacen con la complicidad criminal de aquellos que han ignorado felizmente su conciencia por más de 20 años, totalmente incapaces de decir ésta boca es mía.

martes, 28 de agosto de 2007

Manos Limpias: No al Voto por Otto


Para los historiadores es claro como el agua que una de las causas principales de que Guatemala esté al borde del abismo es el papel que el ejército ha jugado en nuestra historia. Tragedias como la venta de nuestra democracia a los gringos, la prostitución de nuestra soberanía, los crímenes de lesa humanidad y la institución de la impunidad como política de estado no hubieran sido posibles sin la participación activa de traidores que alguna vez lucieron barras y estrellas en los cuellos.

A pesar de la nefasta historia de nuestro “glorioso” ejército y los que la hicieron posible, las últimas encuestas señalan la posibilidad real de que Otto Pérez Molina gane las elecciones. Para el observador foráneo, esto únicamente podría explicarse en la profunda ignorancia de la historia, la impunidad de que aún goza el ejército y el tremendo síndrome de Estocolmo que aún sufre muy buena parte de la población.

No podemos decir sin tener ningún tipo de evidencia que Pérez Molina tenga un pasado criminal. Pero dada la impunidad en que han permanecido los crímenes del ejército donde él estuvo cuando él estuvo allí tampoco podemos concluír que no lo tenga. La premisa de que nadie es culpable hasta que no se pruebe lo contrario es aceptable en las cortes, pero no es suficiente para no escrutinar el pasado de alguien que pretende ser el compás moral de un pueblo.

El momento de hacer las preguntas difíciles es ahora. Eso porque a Pérez Molina las órdenes generales del Ejército lo ubican en localidades y empleos comprometedores. El general podrá cubrirse con el manto de impunidad que el status quo le ha brindado al ejército, pero el candidato presidencial tiene la obligación de explicar su grado de participación en eventos ocurridos en Quiché y otros lugares donde estuvo de alta durante el conflicto armado. El pueblo de Guatemala tiene el derecho a saber que el ciudadano Pérez Molina no participó en ninguna masacre ni ejecutó ningún plan de tierra arrasada.

También necesitamos conocer más detalles de las actividades de Pérez Molina como miembro de la G2. El pueblo de Guatemala tiene el derecho a tener la certeza que el aspirante presidencial jamás planificó secuestros y ejecuciones extrajudiciales.

Conviene enterarnos también si Pérez Molina en algún momento trabajó para las unidades de inteligencia de los EEUU. Nada sería más triste que tener otro presidente traidor al que los gringos le tengan la cola machucada.

Y también tiene el pueblo de Guatemala derecho a saber si un candidato presidencial tiene cuentas en Suiza u otro paraíso bancario. No quisieran los guatemaltecos terminar con otro Pinochet.

Es de aclarar que no se trata de negarle sus derechos constitucionales a los militares retirados. Se trata de exigir que la gente que aspira a la máxima magistratura del país tenga un historial de buena conducta (comprobable), tal y como se hace en cualquier país civilizado. De ahí que el pasado de Pérez Molina no debe someterse a escrutinio porque es ex militar. Debe someterse a escrutinio porque es un ex militar que quiere ser presidente.

Y a los que digan que se trata nada más de prejuicios contra los ex militares basta recordarles que ni el ejército como institución ni sus miembros en lo individual han hecho algo para merecerse el beneficio de la duda. Mientras el ejército sea incapaz de reconocer sus crímenes y errores históricos, y mientras no se diluciden los cargos de traición, genocidio y corrupción, los militares y ex militares no tendrán ni la credibilidad ni la solvencia moral para aspirar a cargos públicos. Y mientras el pasado de Pérez Molina siga siendo una incógnita, lo cívicamente responsable es decir no al voto por Otto. El pueblo de Guatemala no puede correr el riesgo de llevar a la presidencia a otra persona con sangre en las manos.

Fotografía: James Rodriguez / www.mimundo.org

domingo, 19 de agosto de 2007

Hacia Una Política Efectiva de Manejo de los Recursos Hídricos




Los problemas asociados con la inexistencia de una política efectiva de manejo de los recursos hídricos tienen una solución eminentemente técnica. Las crisis causadas por la carencia crónica de agua potable, la contaminación de ríos y lagos, inundaciones, deslaves, daños recurrentes a la infraestructura pública y propiedad privada, (y las numerosas pérdidas humanas en cada instancia) podrían ser solucionadas, o evitadas del todo con herramientas técnicas y políticas rutinariamente utilizadas en otras jurisdicciones. Desgraciadamente, cuando nuestra cultura de irrespeto a la vida se combina con niveles obscenos de ignorancia, líderes de todo tipo perpetúan ésta última cuando explican todo con un “no hay agua”, “no hay dinero”, “son desastres naturales” y hasta “es castigo de Dios”.

Pero el precio de la ignorancia nos ha salido demasiado caro: No somos ni siquiera capaces de entender que nuestros problemas tienen solución. De esta cuenta, el primer paso hacia una solución integral al problema del agua debe consistir en desvanecer los muchos mitos que sobre los recursos hídricos se han creado, y que han servido nada más para alimentar la atávica resignación chapina ante todo.

El segundo paso tiene que ser político. Venga esta del ejecutivo o del legislativo, la propuesta para una ley efectiva de aguas tiene que provenir de liderazgo político al más alto nivel, mismo que también debe comprometerse a encontrar una solución eminentemente técnica, subráyese, sin interferencias políticas de ningún tipo. Publicaciones recientes indican que los políticos empiezan a aceptar la necesidad de una política nacional de amplio espectro, sin embargo falta comprobar que lo que se propone en estos momentos no sean nada más vacías promesas de campaña, o peor aún, planes de clientelismo político a largo plazo.

El tercer paso es la elaboración de los documentos técnicos que habrían de constituir el marco legal de la ley. Lamentablemente, un proyecto de esta envergadura requeriría hordas de ingenieros, hidrogeólogos, ecólogos, biólogos y otros especialistas que simplemente no existen en Guatemala ni con la experiencia idónea ni en las cantidades necesarias. Conscientes de que preparar al elemento humano local tomaría muchos años, lo indicado sería aprovechar las décadas de experiencia de los países más exitosos en materia ambiental. La utilización de expertos internacionales no solamente nos ahorraría la necesidad de reinventar la rueda, sino nos permitiría adoptar prácticas ambientales de punta cuya efectividad ha sido plenamente comprobada.

En la práctica, la primera medida de la política nacional de manejo de recursos hídricos debería ser la división del territorio nacional en cuencas hidrográficas, y la constitución de sus respectivas autoridades. Las autoridades de cuenca deben concebirse autónomas, con objetivos y responsabilidades legales claramente definidos y protegidas de cualquier tipo de interferencia política a futuro. Para que las autoridades de cuenca puedan cumplir efectivamente con su misión, deberá ser responsabilidad exclusiva de éstas la revisión y aprobación de todos los estudios de impacto ambiental asociados con extracciones de agua, explotación de minerales, urbanizaciones, proyectos de infraestructura y cualquier otra actividad humana que tenga el potencial de afectar el medio ambiente. Idealmente, las autoridades de cuenca habrían de ser los entes ejecutores de toda legislación ambiental presente y futura.

Una vez establecidos los marcos técnico y legal de las autoridades de cuenca, cada jurisdicción procedería a elaborar documentos destinados a la protección de los recursos hídricos, energéticos, minerales y biodiversidad específicos a cada cuenca. Este es el tipo de trabajo que llevará décadas y para el que se requiere un número considerable de profesionales. Para que el elemento humano esté disponible cuando se necesite, será indispensable que las universidades y colegios profesionales participen plenamente en la elaboración del plan maestro.

En resúmen, la problemática asociada al mal manejo de los recursos hídricos tiene solución. Afortunadamente, el próximo gobierno no necesita tener todas las respuestas; simplemente necesita tener la suficiente voluntad política y un mínimo de competencia para saber donde empezar a buscar ayuda.

Fotografía propiedad de Enciclopedia Británica.

miércoles, 1 de agosto de 2007

Loose Cannon Izquierdo-Derechista: Los Pensadores de Blog Contraatacan



Como bien es sabido, durante la época colonial los barcos a menudo llevaban cañones como armas de defensa. Los peligros en esos tiempos eran muchos, sin embargo un problema al que de verdad le temían los navegantes era que uno de estos cañones se soltara de sus ataduras y rodara de un lado para otro sobre la cubierta. Por su tamaño y peso, un cañón suelto podría no solamente poner en peligro la vida de los tripulantes sino la misma integridad de la nave.

En Inglaterra, el problema de los cañones sueltos dio lugar a la expresión loose cannon como analogía al peligro de individuos que por su conducta errática e impredecible constituyen una amenaza al grupo al que se dicen pertenecer. Un ejemplo perfecto de loose cannon es el del académico Mario Roberto Morales, quien a pesar de considerarse a si mismo izquierdista, sus acciones y actitudes son una amenaza más seria a las esperanzas de la izquierda de lo que podrían ser las acciones y actitudes del mismo Manuel Ayau.

Nadie discute los logros y méritos de Morales, ni su contribución al debate, particularmente sobre temas poco populares pero importantes. Sin embargo, sus ideas se ven constantemente opacadas por su obsesión con la primera persona, su banal afición a hacer alarde de los lugares donde ha estado y su pomposa tendencia al name dropping. Cuando el tremendo ego de Morales se suma al típico carácter destructivo de sus críticas (especialmente contra la izquierda), sus escritos se vuelven más desagradables que interesantes, dando la impresión que contienen “más bilis que ideas”, como dijo alguien por ahí.

El narcisismo y arrogancia de Morales se hicieron evidentes una vez más en una entrega reciente en la que cometió la imprudencia de arremeter contra los blogs de una manera más torpe que injustificada. No será necesario repetir o siquiera rebatir sus ataques hepáticos a los “pensadores de blog” (así en general). Basta decir que Morales obviamente no entiende la naturaleza inherentemente light de los blogs y que sus generalizaciones pueden ser fácilmente desarticuladas de la misma manera en que se pueden desarticular sus viscerales generalizaciones contra las ONG´s y personajes de izquierda que por cualquier razón no gozan de su simpatía, o que han cometido el “error” de machucarle los callos a su ego.

En ningún momento se le pediría a Morales que deje de criticar. Simplemente se le pediría que haga el esfuerzo de suprimir su ego y evite así la crítica destructiva, especialmente contra la izquierda (de la que él se considera miembro). Si recordamos que fue él precisamente el que acuñó el término “izquierdo- derechista” para referirse a aquellos izquierdistas que con sus acciones le hacían el trabajo a la derecha, no deja de ser irónico que el ego del tamaño de “cualquier catedral” de Morales lo haya convertido en un cañón suelto con tendencias izquierdo-derechistas.

sábado, 28 de julio de 2007

Raticidio

En su editorial del 26 de julio, Prensa Libre nos quiere hacer creer que es importante recordar la fecha del asesinato de Carlos Castillo Armas. Para ello pretenden utilizar la palabra “magnicidio”. Todo estaría bien si no fuera porque magnicidio literalmente quiere decir “el asesinato de un gran hombre”. Es obvio que a pesar de que la historia se ha esclarecido plenamente, Prensa Libre no sólamente continúa creyendo (como siempre lo hizo) sino pretende imponer la creencia completamente falsa de que Castillo Armas fué un “gran hombre”.

A más de alguien le parecerá que el asunto en cuestión es trivial. Sin embargo, semejante barbaridad histórica no puede ni debe permitirse, ya que el ilegítimo expresidente en cuestión es uno de los responsable directos de la destrucción de nuestra democracia en 1954, el largo período de tinieblas que le siguió y sus consecuencias (que aún no terminan).

La posición deshonesta de Prensa Libre debe combatirse implacablemente no solo por su versión de los hechos del 54 (misma que no puede ser idónea desde el mismo momento en que se prestaron al juego de los traidores), sino porque ilustra claramente la manera en que el status quo -que Prensa Libre representa- ha distorsionado de manera continuada la historia del país. Las versiones oficiales de la colonia, la independencia, la reforma liberal, la revolución del 44, la intervención gringa y el conflicto armado no son sino mitos que han sido plenamente desvirtuados con todo el rigor académico posible por historiadores de la talla de Severo Martínez Peláez, Stephen Kinzer, Stephen Schlesinger, Piero Gleijeses, Nick Cullather y muchos otros. La historia del conflicto armado también ha sido plenamente esclarecida por los documentos Memoria del Silencio y el Informe REHMI (tristemente, la mayoría de los que cínicamente se niegan a aceptar la validez de los documentos en cuestión nunca los han leído).

En el caso de la intervención gringa, Prensa Libre insiste en perpetuar las premisa fundamental sobre la que se justificó la intervención: La influencia que tuvo la ex URSS en Guatemala, y que el ultraje de que fué víctima el pueblo guatemalteco fué culpa de Arbenz y Cía. Por si la realidad de hoy en día no fuera suficiente, la evidencia documental y testimonios disponibles prueban hasta la saciedad que la premisa sobre la que se justificó la atrocidad del 54 fué criminalmente falsa. Habiéndose expuesto los pies de barro del ídolo, es el deber de toda persona responsable llamar a la intervención del 54 lo que verdaderamente fué: una canallada de los Estados Unidos motivada por intereses corporativos de una empresa gringa hechos posibles con la traición de Castillo Armas y el Ejército de Guatemala y la complicidad de las élites (que incluye a Prensa Libre). Es igualmente importante señalar que este hecho ha quedadado en la impunidad y que es en sí mismo el orígen de la cultura de impunidad que aún sufrimos.

Ha de ser difícil para Prensa Libre enfrentar su propio pasado, mismo que trata de encubrir con una posición de falsa neutralidad (que más suena a panegírico de Castillo Armas) y que únicamente la expone como cómplice. Con el conocimiento de la historia que los periodistas profesionales deberían tener, llamar “magnicidio” al asesinato de Castillo Armas (probablemente por sus propios amos) es imperdonable, como imperdonable sería llamar “magnicidio” al ajusticiamiento de Mussolini.

La evidencia histórica ha dejado muy claro que la intervención gringa del 54 nunca pudo, puede ni podrá jamás ser justificada, y que Castillo Armas no fué sino un vulgar traidor y asesino cuya muerte es importante nada más recordarla para tener presente que mal paga el diablo a quien le sirve. ¡Ah!, y también fué corrupto; eso el mural de Diego Rivera no lo olvidará nunca (y los gringos todavía tienen los cheques que lo prueban).

(Mural Gloriosa Victoria de Diego Rivera)