jueves, 28 de diciembre de 2006

¡Por Inocentes!

Menuda inocentada nos dieron los gringos como regalo de fín de año. La deportación de miles de guatemaltecos de los EEUU no es sino otra puñalada en la espalda.

La cuerda se rompe por lo más delgado –y como siempre- los más vulnerables terminan siendo los paganos: los inmigrantes indocumentados. Los chivos expiatorios de la xenofobia alimentada por racistas solapados como Lou Dobbs. El “daño colateral” de una guerra entre políticos hipócritas y oportunistas. Convenientemente se les olvida que nuestros paisanos jamás hubieran dejado su tierra si no les hubieran robado el futuro hace más de 50 años.

Obviamente no ha sido suficiente con que la oligarquía (del gobierno o del sector privado) le lama las botas a los gringos en cada oportunidad. La estrategia de bajarse el pantalón cada vez que pueden ante el embajador tampoco les está funcionando a los diputados. Algo tiene que estar fallando. Y es que cada día se hace más difícil utilizar la supuesta “amistad” que la oligarquía utiliza como excusa para justificar la posición abiertamente servil de nuestro país ante los gringos. Cada vez se vuelve más palpable el hecho de que hemos recibido muy poco de los EEUU a cambio de nuestra fuerza laboral, nuestra soberanía y la enfermiza lealtad que las élites han forzado al país entero a adoptar por décadas.

¿No fué suficiente con la inmolación de nuestra primavera democrática, la desnudez de Arbenz y 200,000 muertos? ¿No se les pagó por adelantado con Lucas García, Ríos Montt , Mejía Víctores y barras y estrellas en las insignias de nuestros oficiales?¿Se merece eso el país que les dió a Castillo Armas, Manuel Ayau y Estuardo Zapeta? ¿Así tratan al país que por décadas les ha dado votos seguros en la ONU y la OEA? ¿Así le pagan al país que ha sido laboratorio "voluntario" de la CIA y la DEA?

La deportación masiva de guatemaltecos no es sino una grave amenaza a la de por sí paupérrima estabilidad social del país. Esta vez la oligarquía tiene que poner las barbas en remojo porque las acciones de nuestros “amigos” amenazan con poner en peligro la artificiosa macroeconomía de que tanto se jacta como si fuera propia, pero que es posible gracias a las remesas de los inmigrantes. Un retorno masivo exacerbaría aún más la carencia de empleos y podría acelerar el colapso del sistema actual. Pero por lo mismo, también podría crear la coyuntura ideal para una reforma del estado por medios políticos.

domingo, 24 de diciembre de 2006

Querido Santa: (Solo Para Nerdos)

Querido Santa:

Todo lo que pido para esta Navidad es una computadora nueva. Nuestra 386 está ya está muy viejita y a punto de tronar.

Lejos están ya los días cuando la compramos en el 86 -era una novedad- y parecía ser más que suficiente para nuestras necesidades. Estábamos contentos porque el OS de nuestra 386 iba a ser Windows; por fin nos íbamos a deshacer de la vieja 286 que únicamente operaba en DOS .

La verdad estábamos cansados del DOS y de la 286. Todos los programadores de DOS (que venían de la misma escuela) no permitían que nadie más administrara la máquina ni que instalaramos programas que asignaran mejor los recursos. Los DOSistas eran pésimos administradores. Cualquier conflicto lo solucionaban con reformatear el disco. Por décadas sufrimos formateada tras formateada, con la certeza que a pesar de los cambios de administrador, en el fondo seguíamos bien jodidos con el DOS.

Y no, Santa, la computadora nueva no tiene que ser la más cara del mercado. Eso sí, necesitamos un buen disco duro para que nos quepan todos los archivos. También es importante tener buena memoria (por falta de memoria y disco duro no hemos podido descomprimir nuestros archivos históricos).

Sé que tenés muchos proveedores, por eso te aconsejo no te dejés convencer por los del grupo comercial Guate-ÁMarroKlon (MarroKlones por simpleza). Eso porque el negocio principal de ellos es el software, el que de paso, no solo es obsoleto sino carísimo. Están tan atrasados que algunos de ellos todavía suspiran por las 286 con sistema DOS y software chafa. Y aunque tienen un monopolio con las tarjetas de sonido, video y todo lo relacionado con multimedia, te sugiero no les comprés a ellos porque venden mercadería defectuosa. Típicamente las bocinas no suenan en estéreo (solo la bocina derecha se oye).

Y te prevengo de los MarroKlones porque el software que venden (y que insisten que es el mejor del mundo) nunca ha sido Beta-Tested. Dicen -los que saben- que sus programas están llenos de bugs y que únicamente conllevan a un colapso del CPU. Son extremadamente beligerantes con quienes no comulgan con el DOS y se resisten a dialogar con los que creemos que necesitamos una versión más reciente de Windows o una Mac. Hablar de Linux y Open Source software con ellos es anatema.

No sé porqué los Klones insisten en vendernos sofware que no convence. No entienden (o no les importa) que nuestra computadora todavía es una 386 con muy poca memoria y un disco duro muy pequeño. Dicen que el funcionamiento de la máquina puede mejorar solo con software pero yo no les creo (a mí se me hace que lo que les interesa a ellos nada más es vender). La vez pasada trataron de convencerme que si instalaba el programa OPTIPILAS la máquina iba a funcionar mejor, pero no caí. No entienden que el problema aquí es de hardware, no de software.

De software no te pido mucho, bien se puede hacer hacer la lucha con Lynux, Open Office y la Wikipedia. Como te dije anteriormente, un buen disco duro y una cantidad decente de RAM son más importantes.

Saludos Santa y Felíz Navidad.


Atentamente:


Juan Chapín


lunes, 11 de diciembre de 2006

Candil de la Calle (Si te ví no me Acuerdo)

Tan pronto como la noticia de la muerte del dictador chileno Augusto Pinochet se hizo pública el mundo enteró se pronunció al respecto condenando las atrocidades del tirano o recordando a sus víctimas. De las declaraciones públicas, sobresale el cínico comunicado de la Casa Blanca: “La dictadura de Augusto Pinochet en Chile representó uno de los períodos más difíciles en la historia de esa nación. Hoy recordamos a las víctimas de su régimen y a sus familias”.

Tanta hipocresía de los gringos no nos sorprende. Pero sí debería preocupar a los lacayos latinos del imperio que aún no han sido juzgados por la historia: tengan la certeza que cuando el momento llegue los gringos se van a hacer los desentendidos. Mal paga el diablo a quien le sirve, de veras.

Lo que sí nos sorprendió fue el editorial de Prensa Libre, que sin cortapisas de ningún tipo condena el reino de terror de Pinochet, incluyendo sus políticas económicas. Llama la atención el editorial, no solo porque demuestra que el medio ha estado conciente de la versión histórica aceptada por el mundo civilizado, sino porque Prensa Libre ha estado tradicionalmente asociada con las élites latinoamericanas que consideran el modelo económico impuesto por Pinochet como uno de los “grandes logros” del neoliberalismo (los mismos que convenientemente ignoran el hecho plenamente comprobado que la crisis económica atribuida a Allende también fue made in the USA).

Ahora que Prensa Libre ha demostrado que puede –cuando quiere- llamar al pan pan, y al vino vino, quisiéramos pedirle que produzca un editorial similar para Guatemala. Todo lo que tienen que hacer es multiplicar las víctimas por cien y señalar con el dedo a los Pinochets chapines.

lunes, 4 de diciembre de 2006

Prensa Libre “Se Hace la Loca”

Hiram Barbarosa

A.P. 4 de diciembre 2006


Editorialistas del importante periódico guatemalteco Prensa Libre confiesan que no les quedó otra que “hacerse los locos” ante el contundente triunfo de Hugo Chávez en Venezuela. El comentario se relaciona a la poca importancia que la noticia de la victoria de Chávez recibió en la edición de hoy.

Dada la legendaria animadversión del medio hacia el mandatario venezolano y el optimismo rampante de los editores por un posible triunfo de la oposición, el “inesperado” triunfo de Chávez les cayó como balde de agua fría a los editorialistas, que por su tenencia de acciones al portador –explican- prefieren mantener el anonimato;.“nos dieron gato por liebre” asegura uno de los entrevistados, al referirse a la calidad de la información suministrada regularmente por sus colegas venezolanos de la Secretly in Power (SIP). Como miembros de la SIP sabíamos que la información venezolana tenía su buena cantidad de “material favorable a la posición del anunciante”, admite otro entrevistado, pero con sus medias tintas en la formación de una opinión anti Chávez “la prensa venezolana nos ha dejado en la vergonzosa posición de ser más papistas que el papa”, lamenta.

Estamos verdaderamente sorprendidos, dijo otro de los entrevistados, ya que los sondeos de opinión en Miami le daban una ventaja de más de 90 puntos a Rosales. “Bien nos babosearon los venecos”, continúa el editorialista, quien promete hacer él mismo los sondeos en Caracas para la próxima, mientras jura “no juntarse más” en Miami con el colega venezolano que le pidió que “le hiciera la campaña” de tirarle dardos venenosos a Chávez desde su editorial cada vez que pudiera. Mire lo caro que no salió –se queja- tanto trabajar para “formar opiniones” y al final la prensa venezolana “no da la talla”. El mismo individuo también levanta su dedo acusador contra los que el considera son los verdaderos responsables del desastre: la prensa comercial venezolana, quienes –se lamenta- ya no son los mismos desde que “el ejército se les rajó” en el 2002. Cuando se le preguntó en qué habían fallado los periodistas venezolanos, el entrevistado no dudó en afirmar que “fallaron porque no pudieron formar suficientes opiniones”. Si hubiera sido aquí, nosotros lo acusamos de narcotraficante, de terrorista, de enfermo mental y hasta de violador de niños de ser necesario afirma el empresario de la información. Cuando se le comunicó que la prensa venezolana ya había hecho algo similar sin mucho éxito, el entrevistado concedió que la estrategia no funcionó “probablemente porque el analfabetismo es más bajo allá”

Consultados sobre las razones por las cuales Prensa Libre no le dedicó un editorial al triunfo de Chávez de la manera que lo hizo con el del recientemente electo presidente de México, los editorialistas no pudieron ocultar su frustración cuando dijeron casi al unísono “ah, es que eso fue diferente”, “porque los mexicanos salvaron a México, pero los venezolanos no salvaron a Venezuela” concluyó uno de ellos. Cuando se les preguntó sobre cuándo consideraban ellos que sería prudencial renovar sus ataques contra Chávez, los editorialistas indicaron que todavía tenían que pensarlo, ya que lamentablemente se “habían dado mucho color” y que convenía “hacerse los locos por un rato mientras recibían instrucciones de la embajada”.