domingo, 13 de agosto de 2006

El Monopolio de la USAC

Para bien o para mal , el papel que la Universidad de San Carlos ha jugado en la historia de Guatemala ha sido preponderante. A veces como agente de cambio, a veces como parte del problema, la USAC siempre ha sido un actor importante en la historia del país.

Uno de los objetivos centrales de la Universidad de San Carlos ha sido la extensión. En términos generales, podría decirse que la USAC ha sido exitosa con sus políticas de extensión, ya que existen extensiones universitarias en prácticamente todo el país. Pero a pesar de que las carreras universitarias llegan cada vez en mayor número al interior del país, no podría decirse lo mismo del poder que la constitución le otorga a la USAC. Como prácticamente toda institución guatemalteca, aquel está reservado exclusivamente para la capital.

En el pasado reciente, le cabe a la USAC el honor de haber preservado la dignidad del pueblo de Guatemala ante los atropellos militares. A pesar de que algunos de sus hijos en algún momento se pusieron al servicio de generales genocidas o del status quo, jamás debemos olvidar que fué la USAC la única entidad que sostuvo la peña bajo las peores de las circunstancias.

Pero los tiempos han cambiado. La USAC se ha vuelto un monstruo burocrático que ha ido perdiendo sus ideales y se ha convertido en un antro de corrupción, manifestada en acciones que van desde la compra de títulos hasta el nombramiento de magistrados. Cuando se considera el poder político que la constitución le ha otorgado, casos como la elección de Cipriano Soto hacen válido preguntarse si la USAC va por la dirección adecuada.

A nuestro juicio, el verdadero problema de la USAC radica en la concentración de poder en el campus central. Conscientes de ese poder, los partidos políticos han explotado la cultura electoral de la USAC –y el relativamente fácil acceso a posiciones de liderazgo- para infiltrar a sus cuadros. Obviamente, la intromisión de los partidos políticos en la política universitaria viola el espíritu de la constitución, y no podemos permitír que continúe. De ahí que sea necesario que la misma USAC reevalúe el papel que la constitución le otorga y decida sobre la mejor manera de preservarlo. Para H&I, la mejor manera de preservarlo sería democratizándolo, (entiéndase compartiéndolo) algo que únicamente puede lograrse con la descentralización, no solo de la administración, sino del poder.

Si uno de los objetivos centrales de la USAC es la extensión, ¿Porqué no entonces llevarlo a su últimas consecuencias y promover voluntariamente la emancipación de los centros universitarios? Dado el tamaño de sus extensiones y centros universitarios, la USAC fácilmente podría dar a luz por lo menos 10 universidades nuevas en el interior del país. Pero para que de verdad cumpla con su objetivo central, también deberá compartir con ellas sus privilegios constitucionales. De esta manera, la USAC estaría no sólamente cumpliendo con sus objetivos centrales, sino estaría reforzando el papel de la educación superior estatal como garante de la constitución.

5 comentarios:

Comentarista dijo...

Tardaste con este tema... hace mucho tiempo que lo esperaba... como buen sancarlista.

Totalmente de acuerdo, mi alma mater se ha prostituido de tal manera que se ha vuelto cualquier cosa menos la academia y el ente generador de cambios para nuestro país.

¿Descentralización? Tengo mis dudas, pues creo que el principal problema del alma mater son los parásitos catedráticos que han hecho de ella y del famoso plan de prestaciones su gallina de los huevos de oro. La han arruinado y ha ayudado a que el sistema de educación superior pública colapse.

Bien decía por allí Guzmán Bockler: "Hoy nos educan los universitarios sin huevos de ayer, los líderes de boca, los falsos revolucionarios, que vendieron la dignidad de su casa por un par de títulos y centavos."

Quicheleño dijo...

Comentarista, hablaba de la descentralización del poder de la USAC...
Dentro de una situación ideal, la descentralización ocurriría en medio de una ola de renovación ética de los colegios profesionales y los claustros. No creés que sería más difícil corromper a once universidades (con el poder compartido y profesores con valores renovados) que a una?

El papel de los colegios profesionales también daría para mucho, mejor lo dejamos para otro tema.

Saludos

Comentarista dijo...

Te entendí, a lo que me refiero es que existe un buen grupo de personas -las conozco- totalmente opuestas a estos cambios en la USAC y lastimosamente poseen bastante poder dentro de la alma mater y dentro de la política nacional.

La descentralización sólo sería posible si va a la par de un proceso serio de restructuración de la USAC por medio de una efectiva evaluación docente, modernización de los sistemas de evaluación y admisión de los estudiantes; así como un leve aumento a las cuotas estudiantiles (que no necesariamente es privatizar la educación).

En el plano político, obviamente sería más difícil corromper a un grupo de pequeñas instituciones que a muchas; sin embargo es más que eso: se debe de cambiar la idiosincracia del catedrático y personal administrativo sancarlista que se ha estancado y mediocrizado el sistema de educación superior del pueblo.

Saludos.

LA Samayoa dijo...

MONOPOLIO EN LA USAC? QUE TEMA, MEJOR HABLEMOS DEL MONOPOLIO EN EL AGUA

Simplemente, No es ese el caso!
El tema de la privatización del agua es uno que esta completamente dominado por las ideologías izquierdistas. Muchas veces la gente cree que el agua es un derecho por ser de vital importancia a la sobre vivencia humana y no es una comodidad que debe de ser comercializada: “El agua es vida y la vida no tiene precio.” Actualmente, 1.1 billones de personas carecen acceso a agua limpia y segura. Esta es una cifra que no ha cambiado en muchas décadas, y las consecuencias las pagan los pobres, no los políticos ni los activistas que pegan alaridos al oír la mención de la privatización de este sector. Ellos alegan que si le damos el derecho al sector privado de participar en el tratamiento y distribución de agua los precios incrementaran substancialmente y mucha gente no podrá pagar el servicio. Como usualmente es el caso, la realidad es muy distinta. La gente que actualmente no tiene acceso a la red de distribución tiene que comprar el agua de algún tercero que no estará dispuesto a venderla sino es a un precio mayor que su propio costo. Esto es exactamente lo que pasa en muchos lugares del mundo hoy en dia. Por ejemplo, en Tegucigalpa la gente que no esta conectada a la red paga entre 16 y 34 veces más que la gente que si tiene conexión. En Lima la gente paga16 veces más. En Guayaquil 20. En algunas partes de África como Nouakchott la gente tiene que pagar hasta 100 veces más. El incremento en el precio del agua no es el único costo asociado con la compra de un tercero. Tambien tenemos que tomar en cuenta el tiempo que se pierde en ir a traer y regresar el agua a casa, y la posible contaminación que termina en la enfermedad de algún miembro de la familia, sino es que todos son afectados. Usualmente son los hijos mas jovenes a quienes les toca hacer el largo viaje, y el tiempo que esto les demora es tiempo que podrian usar para educarse, o dedicarse a producir de otra manera. Esto todo a causa de que la gente que si tiene agua no quiere que se privatice el sector y ellos encontrarse con la posibilidad de que incrementen el costo del servicio que del igual actualmente se quejan.
Antes de abrir la boca y alegar averigüemos si lo que creemos que esta pasando verdaderamente es lo que ocurre. Actualmente, la gente más pobre paga el precio más alto por agua que con suerte no esta contaminada. Dado el caso que se nos ocurra la horrorosa idea de privatizar el servicio de agua potable, de ninguna manera causara que el precio incremente un 1600%, lo cual significa que los más necesitados tendrán más recursos a su disposición.

Quintus dijo...

Como que te equivocaste de tema L.A., o de blog...

De cualquier manera, los neoliberales juran y perjuran por los derechos del indivíduo, pero jamás reconocerían el derecho individual de -digamos- los miembros de una comunidad que decidan construír un sistema comunitario.

Muy cierto, la gente paga más por el agua de la manera en que son las cosas. Pero eso no tiene absolutamente nada que ver con el que el sistema sea público o privado. El verdadero problema -para empezar- es que NO EXISTEN SISTEMAS ADECUADOS DE DISTRIBUCIÓN DE AGUA EN GUATEMALA, ni siquiera en la capital. Por lo tanto no podemos nisiquiera empezar a debatir sobre el tipo de propiedad.