jueves, 13 de julio de 2006

Los de Xibalbá

A travez de los siglos, los cronistas, poetas e historiadores nos han dejado leyendas, fábulas e historias que sintetizan la convicción esencialmente humana de que la supervivencia de la especie radica en nuestra habilidad de triunfar colectivamente sobre el mal. En Guatemala por ejemplo, el Popol Vuh nos cuenta como los Señores de Xibalba, a pesar de ser mucho más poderosos, al final siempre sucumbieron ante la perseverancia, intrepidez y tenacidad de Hunahpú e Ixbalanqué.

Perseverancia, intrepidez y tenacidad ha sido precisamente lo que a Rigoberta Menchú le ha sobrado en su admirable batalla contra los señores de Xibalbá de nuestra era, al punto que ha logrado que los engranajes de la justicia internacional investiguen el genocidio que ha quedado en la impunidad por más de 20 años. Es probable que las órdenes de aprehensión giradas por las cortes españolas no representen el fín de la impunidad penal en Guatemala, sin embargo, habrán de ser el principio del fín de la impunidad histórica, algo mucho más importante de alcanzar. Y es que resulta casi increíble que a pesar de la enorme cantidad de evidencia, el status quo y sus voceros aún tratan de justificar el genocidio sobre las bases de una guerra ideológica (e.g. a él lo mataron porque en algo andaba metido). Su enanismo moral no les permite entender que asesinar gente por sus ideas era ya un crímen abyecto en esos días, y que sus mediocres intentos de relativizar la verdad nada más los convierten en cómplices.

Pero el reino de Xibalbá está llegando a su fín, Hun Camé, Vucub Camé y los otros tienen los días contados. Hunapú e Ixbalanqué se preparan para hacerlos picadillo.

9 comentarios:

charakotel dijo...

Disiento de tu idealización de Rigoberta Menchú, pero coincido en que es urgente romper el enorme muro de la impunidad en Guatemala, y este es un gran paso hacia eso.
Antes que la muerte, los genocidas merecen la condena por sus cobardes actos.

Fraternal y solidariamente

Quicheleño dijo...

En ningún momento la estoy idealizando, me estoy refiriendo exclusivamente a sus acciones relacionadas a la persecución del genocidio, un logro cuya magnitud empezará a ser apreciada por nuestros nietos como uno de los eventos más grandes de nuestra historia, de más importancia incluso que la independencia. Tampoco compro los argumentos del status quo que se ha dado a la tarea de demonizarla sin que ni para qué. Obviamente Rigoberta es imperfecta como todo el mundo, pero eso no quiere decir que me crea todas las falacias ad hominem que oiga de ella.
Saludos

SR dijo...

Algo que me ha llamado mucho la atención en este caso es que tantos se llenan la boca alegando que ninguna ley extranjera tiene derecho de ir a Guatemala a interrogar a nadie. Pareciera que aún no saben que los crímenes como los cometidos en nuestro país pueden ser llevados ante tribunales internacionales. Léase genocidio en el conflicto de la ex-Yugoslavia, juicio de Nürnberg después de la 2a. guerra mundial.
En algún editorial de La Hora, leí algo muy certero: a como (mal)funciona la justicia en Guatemala, nos merecemos que cualquiera nos venga a decir cómo tenemos que actuar y qué debemos hacer.
Es vergonzoso que tenga que venir un juez español para instar a nuestras autoridades judiciales a hacer algo que debimos hace mucho tiempo: juzgar a los criminales de guerra. Atención a los que vengan apresuradamente a defender a la derecha: cuando hablo de juzgar a los criminales me refiero a todos, no importando a qué bando hayan pertenecido.
Saludos

Quintus dijo...

Los mismos que pedían y pedían por la implementación del TLC y por la globalización son exactamente los mismos que hoy juran y perjuran por la territorialidad de la ley. Parece ser que cuando se trata de globalizar la justicia es lo único que no califica.

Comentarista dijo...

La similitud de la lucha de H&I en contra de los Señores de Xibalbá y el panorama, siempre me ha parecido muy acertada... de paso muy buen post.

Ahora bien, descartando el indispensable conocimiento de la historia del país, ¿cuál creen que sería la solución para el problema de la doble moral de los que aplauden y condenan al mismo tiempo, causas similares?

Saludos.

Pirata Cojo dijo...

Me pongo a pensar que si el premio nobel se lo hubieran dado a un canchito porque luchó contra la represión o lo que sea y tuviera una su cadena de moteles, nadie se metería con él, a mi el concepto de las Farmacias Similares, me parece interesante, cobran Q.10 por conculta médica y claro, dan los medicamentos genéricos a precios accesibles, pero resulta que doña Rigo aparte de mujer, es morena y chaparrita, además de indígena y que no le gusta quitarse su traje. Cuestión de puntos de vista, concuerdo en que aunque sea de forma moral, los chacales asesinos sepan que sabemos, y que si los vemos a los ojos con odio es porque nos hicieron muchísimo daño, personalmente y al país.
Por cierto, yo no lo leo, pero el hdp de Palmieri sigue publicando en su odiada columna que en Guate no hubo genocidio, el skipy Linares, defensor de esos pisados, en un programa de radio dice que por "casualidad",los muertos fueron indígenas, o sea no hubo genocidio.
No sé si fue en Andamios de Benedetti, que un ex militar uruguayo le dice a un hombre al que había torturado, que en Guatemala no había habido tanto relajo con lo de las muertes porque eran indios, que en sudamérica la mayoría eran intelectuales,por eso es que si hubo juicios, etc.

Una especie de desahogo, perdón mes ameus

charakotel dijo...

Solo a manera de aclaración, Quicheleño, las críticas que hago en contra de doña Rigoberta Menchú, obedecen a su actitud complaciente de los últimos tiempos en favor de quienes financiaron la represión y el genocidio. Tampoco me compro los discursos oficiales, ni de la derecha, ni de la izquierda oficialista.
Lo anterior dista mucho a creer que yo entono con el coro de achichincles que recitan el catecismo mediático, es solo que yo desconfío de los posicionamientos bipolares y simplistas.
Tampoco podría yo descalificar a una persona por su origen étnico siendo este idéntico al mío. Sería una conducta "zapetista" y estúpida.
Por último, dejame decirte que al parecer, uds. y yo, tenemos proximidad ideológica, consecuentemente enemigos comunes con los que hay que ser implacables. Y son estos espacios en los que debemos, como dice Mario Palomo, "afilar el coco" para desmoronar su teatrito que tan bien les ha funcionado a su selecto club en detrimento de los intereses colectivos.
Saludos fraternales y solidarios, y si visitan mi sitio tomense la molestia de dejarme al menos una mentada...

Quicheleño dijo...

Comentarista,
gracias por el comentario, al fín se presenta una oportunidad de explicar el nombre del blog. No estoy seguro de entender tu segundo comentario, pero creo que te referís a los que alaban el enjuiciamiento de Pinochet pero se hacen los locos con Ríos Montt... la verdad nuestros medios están en la calle de la amargura, tradicionalmente han sido una parte muy grande de la problemática nacional. Eso simplemente por el defecto de nacimiento de los medios: son un negocio primero y un ente público después. Nuestra nueva nación también habrá de necesitar no sólamente nuevos medios sino un nuevo paradigma para la libertad de expresión.


Pirata,

Me temo que estoy de acuerdo con vos, a Rigoberta se le hacen las cosas más difíciles por ser mujer e indígena. El racismo y sexismo atávico no solo está más escondido, sino es mucho más fuerte de lo que creemos. También recordemos que el status quo, por medio de medios como Prensa Libre nos creó una imágen tan negativa de ella que ha sido muy difícil de sacudir para muchos. De ahí que te vas a encontrar que mucha gente que dice que Rigoberta Menchú les cae mal, pero cuando les preguntás porqué te dicen que no saben....

Charakotel, me cae muy en gracia lo de "zapetista".... creo que lo vamos a usar de ahora en adelante...
Creo que entiendo tu desencanto con Rigoberta. Nada más tenés que entender que ella es política, no ideóloga. Los políticos por definición tienen que ser mucho más pragmáticos. Esto es algo muy difícil de digerir para los que basan sus posiciones en idearios ortodoxos (creo también que esa bien puede ser la diferencia entre la afinidad a la que te referís). Yo te pediría que le des el beneficio de la duda, ya que aún no hemos visto los resultados de su trabajo. De cualquier manera, haber logrado la persecución internacional de los genocidas chapines es quizás el logro más grande de cualquier guatemalteco en los últimos 100 años.

Saludos a todos y gracias por visitar

Goathemala dijo...

Yo tampoco idealizo a la Menchú pero le reconozco el enorme mérito de pelear por la justicia hasta el final. Resido en Madrid y aunque sé que le pondran trabas a la justicia española, al final se está marcando un precedente muy importante.