miércoles, 21 de junio de 2006

La Indolencia de Neto (52 Años Después)

Hace algunos años, el director guatemalteco Luis Argueta nos obsequió El Silencio de Neto, obra que será por siempre recordada como pionera de la cinematografía chapina. En ella, Argueta nos pinta un cuadro bastante realista de los elementos que componen la idiosincrasia guatemalteca, sin sabores ni colores artificiales. Es muy probable que el título de la película sugiera que los guatemaltecos somos de por sí dados a permanecer en silencio ante lo que ocurre a nuestro alrededor. Hoy por hoy sabemos muy bien -tal y como ocurre en la película-, que el silencio también tiene sus consecuencias.

Dentro de su contexto histórico, la obra de Argueta nos permite observar -desde los ojos de Neto- los sucesos de 1954. Y es que a pesar de no tratarse de una película política, El Silencio de Neto nos da (especialmente a los que nacimos muchos años después) una fotografía de la situación política de esos días.

La intervención de 1954, que resultó en la caída de Arbenz- fue sin lugar a dudas el evento histórico más importante del Siglo XX para el país; prácticamente todo lo que ocurrió después, incluyendo las secuelas de la guerra (que aún sufrimos hoy en día), puede trazar su origen a la intervención del 54.

Ante otro aniversario de la mal llamada liberación, la importancia de conocer la verdadera historia es más vigente que nunca. Primero nos permitiría conocer los logros impresionantes de la Revolución del 44, la madurez política que se alcanzó hace 60 años (y que no hemos sido capaces de replicar), y la magnitud del retroceso que el colapso de la Revolución del 44 representó y aún representa para los guatemaltecos. En segundo lugar, los sucesos del 54 son importantes porque fueron el embrión de la guerra interna, cuyas consecuencias aún vivimos hoy en día en forma de violencia y pobreza extrema.

Por muchos años, los sucesos de 1954 y sus secuelas han sido ampliamente documentados, aceptados y discutidos fuera de Guatemala. Desgraciadamente, el hecho histórico que ha afectado la vida de los guatemaltecos más que ningún otro es virtualmente desconocido en el país. Esto se explica en parte, en que, los grupos de poder que se beneficiaron –y aún se benefician- de la intervención han deliberadamente evitado que las interioridades de los sucesos del 54 se debatan públicamente. La “versión oficial” es aún la misma de los de la “liberación”. Esto ha resultado en que muchísima gente crea que los hechos del 54 no son relevantes, ni tienen nada que ver con la situación actual: la ignorancia que garantiza la repetición de la historia.

Pero otra razón por la que los chapines no nos interesamos en la historia es nuestra comodidad atávica con el silencio. Y es que conforme pasó el tiempo - y para nuestra mala fortuna-, el silencio nos evolucionó en indiferencia. Hoy en día para nuestra desgracia, la indiferencia se nos convirtió en indolencia.

11 comentarios:

jorgecab dijo...

Excelente post y una feliz coincidencia. Hace unos días hablabamos con unos amigos precisamente de este tema Quintus, de esa etapa que mencionás (conocidos tambien como los diez años de primavera) y del daño que le hizo al pais la United Fruit Company quienes también tuvieron que ver y mucho con la intervención del 54 y al final de la conversación nos preguntábamos por qué los chapines a veces mostramos un desinterés hacia nuestra propia historia o por qué en los colegios, escuelas o institutos a nosotros no nos hablaron y educaron mas sobre la guerra civil y sus orígenes aún cuando estábamos viviéndola. Con feliz coincidencia me refiero a que me alegra ver que hay chapines que no tienen pelos en la lengua a la hora de denunciar y recordar su historia.

Xon Chitic dijo...

Considero también, de mucha importancia el conocimiento de la historia, pero ese conocimiento debe de ser extensivo, no restrictivo. Me agrada en cuanto a los hechos históricos, una frase que dice, las cosas pasaron porque debieron de pasar y de haber podido ser de otra manera, lo hubieran sido. Con esto quiero apuntar que lo que muchos consideran uno de los mayores logros del siglo XX en Guatemala, para mi no es más que una repercusión de hechos que ocurrían en el mundo. Y hablaba del estudio extensivo al respecto de que las corrientes políticas de la época nos arrastraron otra vez, y con eso digo que esa nefasta estatización que produjo el liberalismo continental nacionalista europeo del siglo XIX nos dejó ese lamentable legado.

Quintus dijo...

Muy cierto, Guatemala también es parte de este mundo...Lo irónico del caso es que la Revolución del 44 se inspiró en el "New Deal" de Roosevelt (de nuevo, será necesario conocer la historia para apreciar el contexto), el cual ha sido sistemáticamente desmantelado por los republicanos en los últimos 50 años.

Anónimo dijo...

God bless Reagan!!!!!!!!!!!!

Andy dijo...

Es vital que conozcamos la historia, ya que quien no recuerda el pasado esta condenado a repetir los errores del mismo.

Lamentablemente a nosotros los guatemaltecos, sobre todo los nacidos años después de esa infamia de "liberación", se nos ha escondido la realidad y desde pequeños estamos condenados a aceptar la versión oficial de que fuimos milagrosa y heróicamente "liberados" y "salvados" de las garras del mas cruel comunismo.

Son innegables los logros y los beneficios que produjo la revolución del 44, y todo lo que se perdió 10 años después, además, como mencionabas, todo lo que desencadenó tan nefasto suceso, pero por desgracia la mayoría de guatemaltecos son completamente apáticos al respecto. El trabajo de volvernos ignorantes se ha hecho a la perfección, desgraciadamente.

Todo esto me recuerda un hecho muy importante, y es el entierro de la "liberación", cuando en las elecciones que ganó arzú me parece que fué, no estoy seguro si fue en esas o en las de portillo, pero el partido de liberación nacional, luego de años de proclamarse como los herederos de los ideales y logros de la "liberación" del 54, no obtuvieron los votos necesarios para permanecer como partido activo y en un acto simbólico enterraron "la espada de la liberación" en el cementerio general.

Anónimo dijo...

Solo un comentario referente a que El Silencio de Neto es considerada como pionera de la cinematografía, ya que esa película fue quizá un ícono para algún sector, pero ha existido cine en Guatemala desde 1920 o incluso antes.

Para la generación actual sí es pionera por algún lapso que quedó en las producciones guatemaltecas. Hay algo interesante por ahi que me gustaría que vieran, algo que ví en un festival sobre cine guatemalteco que luchaba contra la censura de las dictaduras, que debió ser muy sutil para hacer denuncia. Cine guatemalteco hecho en Guatemala, por guatemaltecos durante ese periodo.

Saludos.

pata de chucho dijo...

Quintus, Quintus,
aunque sea tarde me gustaria comentar. me parece que dentro de tu analisis hace falta algo fundamental que es parte del silencio en Guatemala, y bueno tiene mucho que ver con todo lo que decis, pero recordate que cuando la represion y la violencia estan de por medio pues no queda mas que callarse la boca, es una actitud que puede tener sus raices mucho mas profundas que los sucesos del 44, yo lo atribuyo a hechos historicos que cambiaron la historia de una raza y la dejaron sin voz ni voto (lease 1492), y el silencio ha sido la forma de "expresarse-no expresarse".

Quintus dijo...

Cierto, las raíces del silencio son mucho más profundas. Pero fué precisamente el haber terminado con ese silencio uno de los mayores triunfos de la revolución del 44. La intervención fué una especie de renovación de la conquista... digo yo..

Anónimo dijo...

en esta tierra mancillada

de tanto golpe grande
de tanto odio grande
de tanta basura
de tanta locura

en esta tierra mancillada

de tanta entrega llena
de tanto lema llena
de tanto escarnio
de tanto daño

en esta tierra mancillada

en esta tierra herida
de tanta culpa herida
de tanta sombra herida
de tanta astucia
de tanta angustia

en esta tierra mancillada

en esta tierra sola
de tanto molde sola
de tanta sangre sola
de tanta estrofa
de tanta mofa

en esta tierra mancillada

en esta tierra rota
de tanto grito rota
de tanto rito rota
de tanta bota
de tanto idiota
en esta tierra rota

en esta tierra mancillada

Goathemala dijo...

Felizmente gracias a la red emule, he podido bajrme la película para poder visionarla.

Tato dijo...

Quintus, este post es viejo, pero recién lo leí y sólo quiero acotar que para nada la película de Argueta es pionera del cine guatemalteco (que tiene 100 años de historia). A estas alturas (2008) supongo que ya tenés una panorámica más actualizada del cine guatemalteco y esos bugs que habían por ahí.

El tema del periodo de la revolución del 44 es re extenso, así que mejor me callo.

Un saludo.