lunes, 19 de diciembre de 2005

Pasos de Animal Grande

Para los que se mantienen al tanto de la política Latinoamericana, el triunfo de Evo Morales en Bolivia no es ninguna sorpresa. Tampoco habrá de sorprender a los que creen que los cambios en la climatología política de Latinoamérica pueden vaticinarse con el efecto dominó.

Con la llegada de Evo Morales al poder, la geopolítica latinoamericana atraerá de nuevo la atención del mundo. Y es que el triunfo de Morales no es sino el preludio a lo que está en proceso de consolidarse en el continente entero: Un giro sustancial hacia la izquierda. Por contraintuitivo que parezca, el actuar como contrapeso ideológico al gigante de los EUU habría de colocar a Latinoamérica -como bloque- en una posición de mucha mayor influencia global que la que tiene actualmente.

No es casualidad el que el éxito de los grupos de izquierda en Latinoamérica vaya de la mano con la madurez de la democracia en la región. Fué precisamente la falta de libertad política la que hizo que muchos militantes de izquierda optaran por tomar las armas. Ahora que se vive en democracia en el continente entero, los partidos de izquierda han florecido, llevado a sus líderes al poder y demostrado con ello, que las décadas de dictaduras anticomunistas únicamente sirvieron para postergar –pero no destruír- el curso natural de la historia.

En el caso de Guatemala, los pasos de animal grande también se oyen. Y el status quo está preocupado porque sabe que el país tiene todos los elementos necesarios para una revolución democrática a la Evo Morales. Pero en lugar de aceptar lo inevitable, prefieren esconder la cabeza en la arena, pretendiendo que el animal no existe. El diario conservador El Periódico, por ejemplo, en su versión electrónica decidió ignorar completamente la elección boliviana, con todo y que Jorge Palmiera publicara una columna titulada “Otro Indio al Poder”. Prensa Libre, en cambio, decidió mantener un perfil bajo cuando publicó “Bolivianos Votan en Jornada Pacífica”, con el comentario editorial (y equivocado) “se prevé que ningún candidato obtenga mayoría “ y con un subtítulo a todas luces hostil: “Análisis: Riesgo de que gane Morales.”

Como bien lo han demostrado los sucesos en América del Sur, cuando llegue el momento de la transición hacia un gobierno socialista en Guatemala, ésta será más fácil y menos dolorosa si las élites por fín aceptan que todo este tiempo han estado usurpando el poder. La verdadera democracia apenas empieza.

2 comentarios:

Comentarista dijo...

Para nadie es un secreto que las tendencias políticas latinoamericanas van hacia la izquierda por diversas razones como las que mencionás: libertad política y madurez de las democracias. Sin embargo, considero que también es de tomar en cuenta la propaganda antineoliberal que se está gestando en AL a partir de las políticas y nefastas decisiones del gobierno de Bush. Creo que uno de los riesgos de este movimiento "anti-Bush" puede ser que el rechazo a las políticas neoliberales sea una moda y vuelque a muchos hacia una izquierda que puede estar no muy cimentada y preparada para esta oleada y que le quede el papel grande...

Yo también espero que el modelo actual pierda fuerza, pero también espero que la izquierda tome fuerza con bases sólidas y bien cimentadas y no sea sólo una "llamarada de tusas", como decimos porai...

Saludos.

Quintus dijo...

Cierto que la propaganda antineoliberal existe y es muy probable que influya en la movilización de las ideas hacia la izquierda. Pero no te olvidés que la propaganda anticomunista también hizo lo propio en su tiempo, con consecuencias mucho más devastadoras, al punto que todavía no se ha superado el miedo, que alimentado por la ignorancia, hizo que -para su propio detrimento- mucha genta fuera totalmente incapaz de distinguir entre socialismo y comunismo. También hay que tener presente que el neoliberalismo existente en Latinoamérica no necesita propaganda en contra para mostrarse por lo que realmente es. Basta con vivir la realidad diaria.

En el caso de Guatemala, la izquierda todavía no está lista para hacer lo que la izquierda chilena o argentina ha hecho. Eso sí, está mucho más preparada de lo que estaba hace diez años. Nos queda esperar entonces a que se preparen mejor en este par de años que quedan, porque de que les va tocar les va a tocar.

Saludos.

P.S.

Notá la negatividad y renuencia a aceptar la realidad que muestra el editorial de Prensa Libre (la voz oficial del status quo)del día de hoy. Parece ser que al igual que en Venezuela, una mayoría absoluta no es suficiente para Prensa Libre:

http://www.prensalibre.com/pl/2005/diciembre/21/130582.html