martes, 29 de noviembre de 2005

Amebiasis

Es del concenso general que muy pocos políticos en Guatemala tienen la preparación, inteligencia y habilidad diplomática del vicepresidente Eduardo Stein. De ahí que haya causado sorpresa que se manifestara en términos tan cándidos con respecto a los diputados cuando los llamó amebas. De entre estos, no faltaron los cínicos que fingiendo estar ofendidos, demandaron que el vicepresidente se disculpara por sus declaraciones, como si la probidad, la honestidad y el decoro fueran la regla general del congreso. En realidad, el calificativo que usara el Dr. Stein fué extremadamente diplomático, por no decir tibio. Ha de ser frustrante para alguien que siempre tiene que expresarse correctamente, el tratar de describir objetivamente algo que únicamente puede describirse por medio de una mala palabra o un insulto. De ahí que el uso de la palabra amebas por el vicepresidente no debe verse como una falta a la decencia sino como un triunfo de la diplomacia, que a pesar de las vestiduras razgadas por todas partes, hizo llegar el mensaje claramente.

Del gran alboroto que ser armó, ésta página únicamente lamenta que el Dr. Stein haya perdido la oportunidad para hacer llegar otros calificativos que aunque utilizados como insultos cotidianamente, serían igualmente idóneos para describir el actuar del soberano congreso de la república. Para la próxima, rogamos al Dr. Stein utilizar los siguientes -más objetivos que diplomáticos- apelativos para el parlamento:

Prostitutos (as): Por tomar dádivas de Taiwan y los EEUU a cambio de votos, en perjuicio del pueblo (ver también traidores (as)).

Vendepatrias: Por hacer de Guatemala un “país ballenero” a cambio de dádivas del Japón. Por votar a favor del TLC sin discusión alguna, para congraciarse con el embajador de los EEUU (y así no perder la visa, ver corruptos (as) y traidores (as)).

Traidores (as): Por traicionar al pueblo de Guatemala al cambiar la ley de medicamentos genéricos.

Corruptos (as): Por haber tomado dinero de la GANA para votar por la junta directiva actual (aplícase conjuntamente con apelativo de prostitutos (as) y vendepatrias).

Imcompetentes: Por cotidianas, repetidas, flagrantes y multitudinarias instancias de incompetencia.

Descarados (as): Por pretender recetarse pensiones vitalicias por “servicios al estado”.

Ladrones (as): Por robarle al pueblo de Guatemala la posibilidad de un futuro mejor.

Si alguien conoce de términos más diplomáticos que pudieran describir adecuadamente los conceptos arriba mencionados por favor avísennos, con cc al Dr. Stein.

5 comentarios:

zaxl dijo...

No hay que disfrasarlo, dejemoslo en que son unos hijos de p$%@!
Me excuso si suena mal, pero no encuntro otro calificativo.

zaxl dijo...

Te deje una tarea en mi blog:
http://zaxl16.blogspot.com/2005/11/testigo-chapin.html
saludos,

José Joaquín dijo...

Yo estuviera de acuerdo con vos si el Vice hubiera hecho una crítica general del sistema, incluyendo a sus cuates de cuello blanco y de pedigrí que hacen su agosto. A Portillo y a los diputados es fácil que el pueblo los rechace, pero a los cacos de cuello blanco, a esos los adora. Tenemos lo que merecemos, no cabe duda.

Quintus dijo...

Yo creo que el hijoeputismo de los diputados no le quita méritos al hijoeputismo de los líderes de la GANA. Independientemente de quien lo vea o lo diga, los diputados son una mierda por méritos propios - y esto lo digo objetivamente hablando-.

Para ser justos con Stein, tenés que recordarte que no es precisamente santo de la devoción de las roscas de la GANA, por lo que sería contraproducente que se pusiera a criticarlos de la manera que lo hizo con los otros dos organismos del estado. Malo que bueno tiene que trabajar con ellos.

Yo sí creo que Stein ha sido fiel a sus principios, lamentablemente una golondrina no irá a hacer verano en el diluvio llamado Guatemala. A pesar de todo ha tenido unas cuantas intervenciones brillantes (lo poco que puede hacer lo hace cuando Berger se va de viaje...).

Lo de "adorar" a los de cuello blanco es cierto, pero me parece que tiene que más que ver con el campo de la psicología... a ver cuando le pregunto a mi amigo Quicheleño al respecto.

Saludos

Comentarista dijo...

Comentarista:

Yo creo que el analizar todas las circunstancias que llevaron a la GANA a gobernar el país, sería un tema larguísimo. Un gobierno de empresarios, pues no era la mejor salida para Guatemala, pero no había nada mejor o al menos los líderes populares no tuvieron la fuerza necesaria (consecuencia del terrible desempeño del "popular" Portillo).

Cuando llegó al poder la GANA, consideré que la presencia de Stein podría ser algo positivo para el gobierno, pues existiría una figura un poco menos servil y un poco más insolente. No me equivoqué, sin embargo coincido con Quintus en que el por si solo Stein no podrá hacer mucho, y creo que sus comentarios a "espaldas" de Berger son una muestra de la impotencia que vive el vicepresidente.

Tampoco lo victimizaré, pues considero que también en ciertos momentos debería de pronunciarse de una mejor manera.

Igual, allí van unos:

Farsantes (presumen de políticos)

Ignorantes (sin comentarios)

Vividores (sin comentarios también)

Parásitos (intestinales o si lo desean, rectales).

Saludos.

P.D. Cambiando de tema, en otro blog, preguntaba si sabías el título del libro que describe la estrategia de la CIA de incursionar las iglesias evangélicas en América Latina, como contrapropuesta de la "Teoría de la Liberación".