jueves, 15 de septiembre de 2005

La Pseudo Patria

El 15 de septiembre llega otra vez y las ignorantes masas celebran de nuevo algo que - si supieran leer- no tendrían razón alguna de celebrar: otro aniversario de la patria del criollo.

Por más de 180 años el pueblo de Guatemala ha sido engañado con la celebración de un movimiento que estuvo demasiado lejos de ser una verdadera independencia. Para la gran mayoría de guatemaltecos, el 15 de septiembre fué en realidad una cruel farsa. Peor aún, no sería la última. La “historia” oficial del país es en realidad una curiosa mitología diseñada para preservar un sistema semi feudal de explotación. Es cierto que las cosas han mejorado superficialmente, pero en realidad, la economía del país aún se basa en el mismo elemento primordial con que empezó hace 500 años: la explotación de seres humanos. Sean las condiciones paupérrimas de los ingenios azucareros, la explotación de las fincas cafetaleras, o los abusos surreales de las maquilas, la economía del país aún se basa - vergonzonzamente- en la ignorancia de su pueblo, misma que es cínicamente descrita por los neoliberales como “ventaja comparativa” cuando tratan de atraer la “inversión extranjera”.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y tanto ha ido el cántaro al agua que está listo para ser reciclado. El editorial de La Hora es una muestra palpable de la escritura en los muros. El pueblo de Guatemala ha dado muestras de estar cansado de que le estén dando atol con el dedo por 500 años. Todo apunta a que el futuro mediato no va a ser placentero. Después de todo Guatemala tiene todos los componentes para una balcanización. Pero independientemente de lo que suceda, la Guatemala del futuro puede ser solamente un mejor lugar para la mayoría de sus ciudadanos.

17 comentarios:

jorgecab dijo...

Tienes toda la razón, comentaba lo mismo hace poco con unos amigos españoles, la independencia talvez cambió el hecho de que ya no se le tributaba a España pero todos los vicios de la época de la colonia se heredaron. En Guatemala todavía existen costumbres feudales que son silenciadas con el tráfico de influencias y quién es amigo de quién. Pero a echarle ganas que mientras existan gargantas que no puedan ser silenciadas puede haber un cambio y tenemos que luchar y aportar nuestro granito de arena para que haya ese cambio.

José Joaquín dijo...

A mí me parece que sí se debe celebrar el 15 de septiembre como día de la Patria. Pero se debe reescribir la historia, se debe dejar de llamarle próceres a los criollos que lo único que querían era perpetuar sus privilegios, y que, en el siglo pasado con la protección de los militares y ahora, con la protección de los académicos de pacotilla, siguen ostentando.

A mí me agrada ver en la calle a los patojos de 10 de 15 correr con la bandera y la antorcha. Hay un sentimiento patrio que debe ser encauzado e instruido sobre la base histórica y no la mitológica.

Lo que asusta un poco, es que las nuevas generaciones tal parece que son más wanabes que sus antecesores. Por eso es que se reelige cuantas veces quiere Alvaro Arzu. Ser como el criollo es nuestro "objetivo aspiracional".

José Joaquín dijo...

Este es un buen post:

http://ergonullius.blogspot.com/2005/09/anestesia-local-o-general-intra-chaos.html

arte-sano dijo...

de acuerdo con vos Q, nuestra independencia es una cosa a medias, como casi todo en Guatemala, es más, seguimos siendo la misma finca solo que no para los españoles, si no para el BM, FMI, G7 u 8 o lo que sea y no somos independientes en los absoluto, ademas los guatemaltecos tenemos memoria de matequilla, y hemos estado creyendonos el cuento de los "proceres de la independecia". Ser independientes como pais significa otra cosa, nada parecido a lo que hoy somos, sigo preguntando que es ser guatemalteco y cual es el significado de la palabra patria?, yo no muy creo en los "valores patrios", porque aun no los entiendo y creo pertinente cuestionarlos, cosa que la mayoria de chapines no hace.
Muy buen post.

arte-sano dijo...

de acuerdo con vos Q, nuestra independencia es una cosa a medias, como casi todo en Guatemala, es más, seguimos siendo la misma finca solo que no para los españoles, si no para el BM, FMI, G7 u 8 o lo que sea y no somos independientes en los absoluto, ademas los guatemaltecos tenemos memoria de matequilla, y hemos estado creyendonos el cuento de los "proceres de la independecia". Ser independientes como pais significa otra cosa, nada parecido a lo que hoy somos, sigo preguntando que es ser guatemalteco y cual es el significado de la palabra patria?, yo no muy creo en los "valores patrios", porque aun no los entiendo y creo pertinente cuestionarlos, cosa que la mayoria de chapines no hace.
Muy buen post.

Quintus dijo...

Necesitamos un nuevo modelo, ya que el actual nació agotado. Lo más difícil va a ser cambiarle a la población la mentalidad forjada en la manera en que ha visto las cosas por tanto tiempo. Por ejemplo, el pseudo nacionalismo de las banderitas y las caras pintarrajeadas no puede ni debe confundirse con el genuino amor a la patria, la verdadera patria. Y es que resulta paradójico que ha sido precisamente ese pseudo nacionalismo el que ha sido utilizado en contra de la población para perpetuar el sistema que la oprime.

Me queda el optimismo de que nuestra generación va a tener el privilegio de definir los verdaderos valores sobre los que deseemos construír nuestra nueva nación. Lo primero que tenemos que hacer es denunciar la pseudo historia que nos enseñaron en la escuela. Lo demás caerá de su peso.

Saludos

José Joaquín dijo...

Yo no veo muy claro que esté cambiando algo. Lo que cambió es que podés hablar de las cosas y que eso no significa la muerte.

La única manera es que con el tiempo vaya cambiando la generación de oligarcas y entiendan que para mantener a la burra tranquila y que siga produciendo hay que darle de comer. Para eso falta demasiado tiempo y estoy casi seguro de que no lo voy a ver. Así como no lo vieron tantas generaciones pasadas. Cuando el capitalino deje de reverenciar a personajes como Alvaro Arzu, probablemente empecemos a hablar. El tipico clasemedia chapin es aquel que quiere que maten a todos los mareros, que le den de palazos a los manifestantes indígenas en las carreteras para que no se interpongan en SU libertad y el que desea ser contratado por una gran empresa extranjera. Por eso es que la Marro es tan adoc a sus necesidades: le da un aire cientifico a sus objetivos aspiracionales de vida.

Yo me resisto a insistir demasiado en el tema en mi blog y en los que participo. Porque siento que no estoy haciendo nada. Pero me ganan las ganas de chingarles un poco la vida a los neoliberales que me leen (todos los tres) y sacarme un poco la amargura.

Quintus dijo...

Como alguien que ve a Guatemala de lejos, te puedo dar fé que las cosas han cambiado, especialmente lo que concierne a vivir y entender la democracia. Eso es algo demasiado difícil de apreciar cuando se vive allá. La última vez que fuí por ejemplo, pude notar mejoras significativas en el nivel de tolerancia de la sociedad en general. Eso fué algo que me llamó la atención (deduje esto de las conversaciones que tuve con amigos que -como yo- fueron indoctrinados en el anticomunismo).

El que no te maten por tus opiniones no es un cambio pequeño. Esa fué precisamente el arma más efectiva que las fuerzas oscurantistas utilizaron para que las cosas no cambiaran. La ubicación de Guatemala en los últimos lugares de desarrollo en el hemisferio occidental es prueba contundente de lo eficaz que el asesinato de lideres genuinos como herramienta política fué por décadas.

Pero los cambios a que aludía eran más que todo en el interior. La burra murió de inanición hace mucho tiempo y el segmento dominante aún no se ha dado cuenta de ello. Lo que va a suceder tarde o temprano,(porque a pesar de que la burra está ya muerta, cambios como estos no suceden de la noche a la mañana)habrá de haber un gobierno que representa a la mayoría y esperemos que eso traiga por primera vez una sociedad justa. Yo sí creo que nuestra generación verá eso, a no ser que los oligarcas decidan revivir los escuadrones de la muerte y los militares den golpes otra vez. Pero en eso sí creo que estarás de acuerdo conmigo en que es poco probable.

Saludos.

José Joaquín dijo...

Cierto, no es pequeño el cambio de no matarte por lo que pensás. Aunque sigue habiendo mucha persecución, conozco de primera mano algunas organizaciones que han saqueado y un líder al que intentaron secuestrar.

Sucede que yo no me di cuenta de los peores años de la represión. La primera noticia que tuve de la brutalidad de las autoridades fue cuando entraron con tanques a la USAC y ninguno de mi familia sufrió persecución.

Los cambios, sin embargo, siguen sin darse. Todos los periódicos siguen llenos de columnistas y peridistas que se especializan en lo obvio y que quieren lucirse ante sus lectores, antes que decir algo sincero, bien pensado y con puntería.

Tenemos que esperar a que cambie la actual generación de líderes, en todos los campos, no sólo en lo político.

Lo que no se te puede olvidar es que yo también estoy afuera: vivo como gente de primer mundo, trato de enterarme de la realidad, eso sí.

Quintus dijo...

viste?

Ese es un cambio importante!....

: : SEGMENTO dijo...

aquí en Chile vivimos algo parecido, al parecer los valores patrios es un tema extenso, aún hoy en día.
Saludos.

Comentarista dijo...

Como que el fenómeno de la caras pintadas y las banderitas en los automóviles, nos hace creer nacionalistas y amantes de nuestra Guatemala, o por lo menos de la selección de fútbol.

Muchas veces nos hemos quejado de la falta de amor hacia nuestro país y nuestra falsa identidad como guatemaltecos; pero mágicamente nos volvemos amantes de nuestra nación por el hecho de ponernos el azul y blanco y correr por las calles con antorchas. No es que esto esté mal, sin embargo cuando se acaba el "nacionalismo" vuelven nuestras luchas por ser cualquier cosa, menos guatemalteco. Por eso comparto una frase de Cabral que reza: "Los jóvenes quieren ser norteamericanos y los viejos quieren ser europeos... ¿cómo carajos querés que funcione un país, si nadie está en su lugar?"

Cuando realmante estemos en nuestro lugar, empezaremos a tener conciencia de nuestra realidad y poco a poco nos hará cuestionar las recetas que se nos han transmitido a través de los famosos libros de "historia" de primaria.

Comparto el pensamiento de la "falsa fiesta nacional", porque es una fiesta de unos pocos, no del pueblo, así como también comparto la idea de que hay vientos de cambio y conciencia social y colectiva más profunda.

El tema es mucho más profundo y quisiera extenderme, pero por cuestiones de tiempo no puedo; sin embargo, creo que el ser guatemaltecos depende de sentir un verdadero orgullo por nuestro país, por sus virtudes y por sus defectos; porque cuando aceptemos nuestra realidad, comenzaremos a ver las oportunidades aquí y no en los "sueños americanos", que ahora (por Katrina), no parecen serlo tantos.

Quintus dijo...

Yo creo que el amor por la patria es abundante y genuino. La misma impotencia ante nuestra realidad nos hace canalizar esa intensidad hacia lo poco que tiene esperanza de tener un final feliz, como la selección nacional.

Lo triste del caso es que nuestro pseudo nacionalismo fué cultivado en base a falsedades, como la independencia de 1821. La revolución de 1871 mejoró ostenciblemente las cosas pero para un segmento de los ladinos nada más, el esquema de explotación de los indios quedó intacto hasta 1944 cuando la revolución de octubre puso a Guatemala a la vanguardia de Latinoamérica. Con la revolución del 44 se forjaron generaciones de guatemaltecos conscientes (de los cuales descendemos muchos de los que denunciamos el sistema) que de verdad querían y pudieron haber llevado a Guatemala muy lejos. Pero pudieron más los mismos de siempre, y el sueño de la revolución se truncó de un tajo, con la ahora claramente expuesta mentira de que era comunismo. Con Castillo Armas empezaron las dictaduras militares de tan triste recordación, las cosas empeoraron y llegaron a su peor degenere en los 80´s. Cualquiera que quisiera conectar los puntos entre la explotación colonial la explotación de nuestros días era automáticamente tildado de comunista, lo que consistía en sí una condena de muerte. El punto que quería hacer es que las falsedades de alguna manera han sido capaces de sobrevivir por muchísimo tiempo. Si de verdad queremos generar cambios, todo lo que tenemos que hacer es enterarnos de algo que ha sido ampliamente documentado. Unicamente por medio de la educación se conseguirá la verdadera libertad.

Saludos

P.S.

Harta evidencia existe que lo que verdaderamente motivó a los "próceres" a separarse de España fué el que dejarían de pagar impuestos y porque sabían que la corona ya no sería impedimento para explotar a los indios. O sea que lo de evadir impuestos y la explotación no son nada nuevo. Otro hecho curioso es que justo antes de la independencia, empleados de la corona tenían preparado un proyecto ¡De reforma agraria!, debido a que hasta las mismas autoridades españolas consideraban como problema muy serio la aglutinación obscena de la tierra en pocas manos.
.

Comentarista dijo...

Claro, eso lo analizó muy objetivamente Severo Martínez, y también señaló claramente los vicios de esos procesos...

Te recomiento (si está a tu alcance) leer "La Patria del Criollo, 30 años después", son ensayos sobre la vigencia del ensayo del Dr. Martínez en nuestro tiempo; la versión que tengo es de la Editorial de la USAC.

No es un libro magnífico, pero da nuevos argumentos al análisis de La Patria del Criollo.
Saludos.

Quintus dijo...

Suena interesantísimo y gracias por la sugerencia. Voy a hacer lo posible por conseguir el libro.
Saludos

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Iza Firewall dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.