domingo, 11 de septiembre de 2005

Consuelo de Tontos

En todas partes se cuecen habas dice el dicho. De ahí que males sociales como la corrupción, el nepotismo y la incompetencia no son privilegio exclusivo de los países subdesarrollados. Esto viene a que recientemente, el diario The Washington Post publicó la nada reconfortante noticia de que de los 8 administradores más importantes de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), 5 -incluyendo el mismo director- no tenían ni los méritos, ni el adiestramiento, ni la experiencia para los empleos que ocupan. Nos informa la nota del Washington Post que los méritos en que se basó el gobierno del presidente Bush para nombrarlos a tan importantes cargos, fueron simplemente el haber sido proselitistas en las campañas de Bush. Todo parece indicar que la práctica de premiar a partidarios políticos con jugosos empleos no se limita a la sufrida FEMA, y que el ahora expuesto problema de incompetencia y nepotismo en funcionarios de alto nivel es nada más la punta del iceberg.

Del fiasco burocrático en los EEUU se pueden desprender dos conclusiones importantes. Primero, los gringos no tienen la mínima solvencia moral para sermonear a otros (e.g. por medio del FMI o ente similar) sobre como manejar sus asuntos. Segundo, que aunque el nepotismo, la incompetencia y la ilegitimidad no son males exclusivos de los guatemaltecos, en Guatemala el nombramiento de un mecánico a un viceministerio despertó en su momento severas críticas de la prensa local (no estamos tan mal). Los periodistas estadounidenses en cambio, decidieron cerrar la puerta del corral días después de que partieran los caballos.

No hay comentarios.: