jueves, 11 de agosto de 2005

¿Y no Que no Pues?…

Prensa Libre informó hoy que el Ministerio de la Defensa retiró a dos generales por haberse negado a sacrificar sus principios en un negocio de estado. Los oficiales simplemente se opusieron a la compra de equipo aeronáutico a una firma que casualmente es propiedad de un generoso financista de campaña de la GANA. El negocio en cuestión tiene todas las características de las sucias transacciones que se cocinaban rutinariamente en tiempos de Portillo (como el caso de los bancos gemelos), con el agravante de que hay dos carreras injustamente terminadas de por medio. Los generales perdieron su empleo simplemente porque se negaron a avalar una transacción que no le convenía ni técnica ni económicamente al estado.

El Presidente Berger llegó al poder sobre una plataforma de honestidad. El pueblo de Guatemala votó por él porque creyó que era el menos probable de repetir las sinvergüenzadas de Portillo. Aún cuando la honestidad personal de Berger no es motivo de duda, ninguna persona con dos dedos de frente metería las manos al fuego por sus funcionarios. Y es que desde el punto de vista ético, el escándalo de las aeronaves pone a Berger y a la GANA en el mismo plano que Portillo y el FRG.

Lo más probable es que dada la magnitud del escándalo, el Presidente Berger ceda ante la opinión pública y no permita que la transacción se realize. No hacerlo equivaldría a cometer un harakiri político que sería el principio del fín de la GANA. Independientemente de lo que suceda, nadie llorará por los dos oficiales cuyas carreras fueron abrupta e inmerecidamente truncadas.

No hay comentarios.: