miércoles, 10 de agosto de 2005

Le Llueve Sobre Mojado al MP

El día de hoy salió a luz el papelón que jugó el Ministerio Público en el caso de triangulación de fondos contra el presidenciable Alvaro Colom. El serio cargo de lavado de dinero fué substituído por el mucho más liviano cargo de encubrimiento propio.

Es inconcebible que los fiscales del MP no hayan podido determinar la precariedad de la evidencia desde un principio. El MP debió haber estado consciente de que la persecución penal de un candidato presidencial inevitablemente habría de ser percibida como políticamente motivada por más de algún observador. Aún así el MP eligió continuar con el proceso, con la ahora sospechosa colaboración de miembros de la prensa.

El fiasco del caso Colom llega apenas un día después de la absolución de Carlos Wholers, quien al igual que Colom, fué demonizado a diestra y siniestra por la cada vez menos confiable prensa tradicional, la que ya había juzgado y sentenciado a los aludidos al igual que lo hizo con Reyes López y Weymann.

El ímpetu del MP para perseguir a los líderes eferregistas de pronto se parece más y más a una cacería de brujas que ha contado con la abierta complicidad de ciertos medios de comunicación. Independientemente de la percepción de culpabilidad que se tiene de los acusados, en un estado de derecho éstos deben ser oídos y vencidos en juicio. El MP no fué capaz de hacerlo. De ahí que no sea correcto que los medios se pongan a escribir editoriales denunciando a los jueces que simplemente ponen en evidencia la incompetencia del MP.

No hay comentarios.: