martes, 26 de abril de 2005

Gerardi y su Lucha Contra la Amnesia

Siete años han pasado ya del brutal asesinato de Monseñor Gerardi y a pesar de que la justicia guatemalteca logró condenas y sentencias contra algunos de los implicados, quedan todavía algunas interrogantes con respecto a los detalles de su muerte. Es un misterio aún -por ejemplo- el papel que jugó el padre Orantes; también lo es la identidad de los autores materiales. Nos queda nada más esperar que -como suele suceder con hechos de ésta naturaleza- más detalles salgan a luz tarde o temprano.

A pesar de las dudas que quedan el sistema judicial puede darse por satisfecho con la conclusión del caso, especialmente cuando se consideran las fortísimas presiones y amenazas de muerte bajo las que se juzgó. Sin lugar a dudas, el logro mayor de los administradores de justicia fué haber identificado y plenamente establecido el móvil por el que Monseñor Gerardi fué inmolado: la publicación del Informe REHMI. Tomando en cuenta las circunstancias y el perfil elevado de la víctima, la identidad de los autores materiales pasa en realidad a segundo plano. Y es que la importancia del Informe REHMI no podrá ser completamente apreciada hoy en día, como habrá de serlo en el futuro, cuando mentes más frías y menos comprometidas se encarguen de analizar de lejos la historia del siglo XX en Guatemala. Tarde o temprano, cuando las condiciones se den, el Informe REHMI será más que una valiosa compilación histórica: será una herramienta para dictar política que tiene el potencial de transformar por completo a la sociedad guatemalteca.

Para los historiadores, el caso Gerardi será de trascendencia única en más de una manera. Nunca en la historia del país se había asesinado a un alto jerarca de la Iglesia Católica. Fué también la primera vez que se logró la condena de los autores intelectuales de un crimen de alto impacto político. Desde una perspectiva histórica, el asesinato de Monseñor Gerardi será el terrible colofón del Informe REHMI.

Con todo y la dificultad con que los procuradores de justicia llegaron al final del caso Gerardi, es de lamentar que una parte significativa e influyente de la sociedad guatemalteca se resiste a aceptar los fallos de las cortes. Algunos dinosaurios que aún viven en psicosis de guerra llegaron al extremo de traer extranjeros para que vinieran a escribir un libro diseñado específicamente para contradecir los hallazgos de la Corte Suprema de Justicia. Bajo la cubierta de la libertad de expresión, más de algún irresponsable –que a todas luces no había leído ni el Informe REHMI ni los documentos de las cortes- no escatimó esfuerzos en cuestionar la legalidad de los fallos. Y es que lo peligroso de prestar la pluma y pretender atribuír el crímen a la delincuencia común va mucho más allá de la obtusidad ideológica. Al negar que el móvil del asesinato de Monseñor Gerardi fué político se está negando la veracidad histórica del Informe REHMI, el equivalente moral de negar el holocausto judío.

Monseñor Gerardi dió su vida por que se conociera la historia que hasta hoy en día aún es desconocida por la mayoría de guatemaltecos. Su enemigo mayor fué la amnesia colectiva, una de las peores formas de injusticia. De ahí que para honrar la memoria de Monseñor Gerardi lo menos que podemos hacer los guatemaltecos es leer el Informe REHMI.

4 comentarios:

arte-sano dijo...

su trabajo no se olvida, aca en san francisco vendra uno de sus compañeros, monseñor Ramazini a oficiar una misa y a varias reuniones más en memoria de Monseño Gerardi, y tengo entendido que en New York tambien
saludos

Quintus dijo...

Espero nada más que algún día el Informe REHMI sea lectura obligatoria en las escuelas del país.

Comentarista dijo...

Debería de serlo... al igual que para la educación secundaria "La Patria del Criollo"... (aunque creo que provocaría un cisma en ciertos círculos educativos del país).

No quiero sonar o etiquetarme de pensamientos de izquierda, sin embargo, la ignorancia colectiva es uno de los peligros más grandes de nuestras sociedades. Cada vez es más común observar jóvenes con deseos increibles de salir adelante a costa de sus principios o de la dignidad de los demás; cada vez se idolatra más el individuo sobre el colectivo. Podemos desglosar las causas de esta corriente, sin embargo es para otro tema.

Lo que si es importante, es recalcar que la obra de Gerardi DEBE ser un instrumento que permita comprender y concientizar a las futuras generaciones acerca de lo aberrante que ha sido la guerra... de lo aberrante que han sido sus causas... y de losaberrante que es que siga la misma situación que antes (los problemas estructurales).

Saludos.

P.D. Felicitaciones por la página, mi séquito también se alegra.

Quintus dijo...

En mi opinion, otros libros que podrían agregarse a el Informe REHMI y La Patria del Criollo son:

- Popol Wuj y otros códigos mayas
- La verdadera historia de la Conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo
- Fruta Amarga (Schlesinger & Kinzer)
- Guatemala Nunca Más