domingo, 20 de febrero de 2005

A Todo Coche le Llega su Sábado

Para algunos comentaristas, Alfonso Portillo tiene el distintivo de ser el presidente más corrupto de la historia, no solo de Guatemala sino de América Latina. Aún cuando es muy cierto que la corrupción a los más altos niveles no fué algo exclusivo de la administración Portillo, la desfachatez del latrocinio por el que se conoció a su gobierno fué inédita, aún para Guatemala.

No sería exageración decir -a juzgar por la omnipresente decepción-, que el pueblo de Guatemala jamás se podrá perdonar a sí mismo el haber llevado al pináculo del poder a semejante piltrafa humana. Y es que para nadie era un secreto que Portillo jamás tuvo la estatura moral para aspirar al cargo que ocupó. No se necesitaba ser genio para saber qué podría esperarse de él con solo conocer parte de su pasado. Portillo en ningún momento debió haber sido candidato presidencial, mucho menos presidente de la República. Lamentablemente al final, pudo más el deseo del pueblo de castigar al gobierno de Arzú.

En todas partes del mundo, por respeto a la institución que representa, es rarísimo que un ex jefe de estado termine en la cárcel. Pero Portillo y sus secuaces fueron demasiado torpes en sus crímenes. Su codicia fué tanta que dejaron rastros y testigos por todos lados. De ahí que por mucho que hubiera querido el gobierno de turno “proteger” el prestigio del cargo, la cantidad de evidencia es de tal envergadura que no les va a quedar otra que meterlo al bote.

No es de gente civilizada el regocijarse de las desventuras ajenas, especialmente cuando se trata de la pérdida de lo más preciado que un ser humano puede tener: la libertad. Pero criminales que con sus acciones destruyen las vidas de muchos no se merecen la más mínima simpatía. Al igual que todos los caldos se enfrían, todas las deudas se pagan y tarde o temprano, Alfonso Portillo pagará por sus crímenes.

4 comentarios:

Luis Enrique dijo...

Es cierto en lo que comentas, a todo coche le llega su sabado, tal es el caso del ex-presidente Romeo Lucas García.

Quintus dijo...

lee el próximo blog, se va a hablar de eso

José Joaquín dijo...

Yo no encuentro mucha diferencia entre la corrupción de los gobiernos de Cerezo, Serrano, De León Carpio, Arzú y Portillo. Portillo me parece que es el clásico "cae mal" y que por eso la prensa se encargó de magnificar la corrupción (que sigo insitiendo no fue mayor que la de los demás).

Ahora bien, casi todos los columnistas de prensa caen en el análisis facilón así como en este post. Si hay corrupción en el poder, es porque los mecanismos están para que se den así. ¿O hay algún ingenuo que crea que todos los pistos de la campaña de Berger sean inmaculados?

La estructura de la organización política de Guatemala está hecha para que sólo lleguen los más casaqueros y que atraigan capitales en paleta para sus campañas. Los partidos políticos son comandados por caciques y no duran más allá de dos períodos. Se permite que hayan gastos confidenciales para hacerle el sobresueldo, se deja que el FMI dicte la economía y muchas cosas más.

Cuando salió Portillo, se suponía que la corrupción era tan burda que ya se tenían las pruebas. Y es hasta más de un año después que salen, y no porque Berger se haya preocupado de recabarlas, sino porque Nineth Montenegro va a ir a poner la cara. El MP en este caso ni M ha hecho.

Quintus dijo...

Creo que estamos de acuerdo más de lo que creés.

"Yo no encuentro mucha diferencia entre la corrupción de los gobiernos de Cerezo, Serrano, De León Carpio, Arzú y Portillo. Portillo me parece que es el clásico "cae mal" y que por eso la prensa se encargó de magnificar la corrupción (que sigo insitiendo no fue mayor que la de los demás)"


Como dije en el primer parágrafo la corrupción no fué algo exclusivo de Portillo, pero sí creo que Portillo ha sido sino el más corrupto, el más torpe de todos. Portillo tiene además el agravante de haber sido extremadamente irresponsable en sus declaraciones, ofrecimientos y manera de confrontar a sus enemigos. Al final su mera presencia (homicida confeso) le restó mucha dignidad al puesto.

"Ahora bien, casi todos los columnistas de prensa caen en el análisis facilón así como en este post. Si hay corrupción en el poder, es porque los mecanismos están para que se den así. ¿O hay algún ingenuo que crea que todos los pistos de la campaña de Berger sean inmaculados?"

Definitivamente sí los hay. Pero no los vas a encontrar aquí. El gobierno de Berger adoptó una posición muy comprometedora con respecto a los cheques que Taiwan le dió a Portillo. Dados los antecedentes de Taiwan (ver nota: ) y la secretividad de la campaña de Berger, no se necesita ser muy mal pensado para suponer que Taiwan también financió la campaña de Berger. Pero si Berger o alguien en su gobierno son de la misma calaña que Portillo, también les llegará su sábado. Los políticos de todas las estirpes tienen que entender que los tiempos han cambiado (soy optimista en ese sentido) y que gente como Nineth Montenegro al final van a lograr que el perfil del político guatemalteco salga de los abismos donde actualmente se encuentra.

"La estructura de la organización política de Guatemala está hecha para que sólo lleguen los más casaqueros y que atraigan capitales en paleta para sus campañas. Los partidos políticos son comandados por caciques y no duran más allá de dos períodos. Se permite que hayan gastos confidenciales para hacerle el sobresueldo, se deja que el FMI dicte la economía y muchas cosas más"

Tenés razón, el sistema no funciona. De ahí que haya oportunidad para que un nuevo movimiento con otra mentalidad llegue al poder. Lamentablemente cada partido que nace llega con el mismo defecto de nacimiento: la militancia de políticos viejos que simplemente prolongan el status quo. Aún así soy optimista al creer que no hay mal que dure 500 años.

"Cuando salió Portillo, se suponía que la corrupción era tan burda que ya se tenían las pruebas. Y es hasta más de un año después que salen, y no porque Berger se haya preocupado de recabarlas, sino porque Nineth Montenegro va a ir a poner la cara. El MP en este caso ni M ha hecho."

La corrupción sí fué burda. Sucede que ha podido más la incompetencia y corrupción del MP y el hecho de que el FRG tiene muchos más adeptos de lo que sus enemigos se imaginan.