miércoles, 26 de enero de 2005

Para Bailar el Tango se Necesita…

Refiriéndose a los dobles parámetros que utilizamos para juzgar a otros, Sor Juana Inés de la Cruz una vez dijo: ¿Quién es más culpable, la que peca por la paga o el que paga por pecar?
La validez dela famosa pregunta no debería limitarse exclusivamente a la prostitución del cuerpo de la que hablaba Sor Juana Inés, sino también a la prostitución moral, conocida también como corrupción.

La corrupción es considerada por muchos como una de las causas principales del subdesarrollo del país. Los que se consideran buenos utilizan a diario enormes cantidades de tiempo y energía denunciando y condenando actos de corrupción. El acto casi cotidiano de razgarse las vestiduras es aún más dramático cuando los presuntos implicados son miembros de un partido político rival. Es de lamentar que la furia de la condena moral se centra casi exclusivamente en los corruptos y muy raras veces en los corruptores. Sea por ingenuidad, ignorancia o simple solidaridad gremial, los denunciantes han dejado de lado el hecho de que se necesitan dos para bailar tango.

El caso reciente de los pagos de Comcel ilustra el hecho de que corruptos y corruptores son caras de la misma moneda y que se necesita combatir a ambos. Ojalá ésta nueva perspectiva sirva para justificar la evaluación de otros contratos con el estado, por ejemplo las concesiones mineras. Esperaremos con ansiedad las muchas sorpresas que habrán de emerger.

No hay comentarios.: