jueves, 29 de diciembre de 2005

¿Tradiciones o Malas Costumbres?

Cada año, en el período entre la Navidad y el Año Nuevo, la prensa nacional reporta las tragedias pirotécnicas que inevitablemente ocurren durante las fiestas. Como regla general, las víctimas son niños, y las lesiones sufridas van desde las quemaduras de primer grado hasta la calcinación completa, pasando por mutilaciones y desfiguraciones. Eso sin siquiera mencionar los daños a la propiedad y al ambiente.

Ante lo ilógico de la situación, cada vez se oyen más voces que se pronuncian en contra de lo que a todas luces es una gran irresponsabilidad del estado: el permitir la producción y venta de productos pirotécnicos extremadamente peligrosos como cachinflines, silbadores, morteros, volcanes y otros. Dada la gravedad del problema, voces influyentes como el vespertino La Hora y el columnista Jorge Palmieri (El Periódico) subrayan la importancia de eliminar productos que no deberían de existir desde hace mucho rato. Ojalá que el gobierno escuche.

Lamentablemente, el sentido de “tradición” es demasiado fuerte en Guatemala. Quienquiera que trate de eliminar costumbres como la quema del diablo, servir guaro por botella o el abuso de juegos pirotécnicos durante las fiestas de fín de año se va a encontrar con la resistencia tenaz de los que creen que al eliminar ciertas “tradiciones”, estamos perdiendo parte de nuestra identidad. Como seres inteligentes tenemos que aceptar que en realidad, los elementos que forman nuestra identidad no andan muy bien que se diga.

jueves, 22 de diciembre de 2005

Testigo Chapín

Gracias a la invitación de zaxl16 –un conocido blogero guatemalteco-, utilizo de nuevo la primera persona para responder las preguntas del Testigo Chapín, cuestionario creado originalmente por Mauricio Romero con la finalidad de estimular el intercambio de opiniones entre el cada vez más grande número de blogeros chapines.

1. ¿Cuándo publicaste por primera vez en tu blog?

Originalmente no era sólamente "mi" blog, pero como suele suceder en la blogósfera, las llamaradas de tusas abundan. Como soy el último contribuyente del grupo original que queda, Hunahpú & Ixbalanqué ahora sí podría considerarse mi blog. La primera publicación salió el 16 de enero del 2005


2. ¿Cuál o cuáles son tus notas favoritas?

En orden cronológico:
Los Muchos Angulos de la Minería (I, II, III)
República Bananera
Rigoberta y el Apartheid Chapín
Guatemala, Nación Prostituta
Gerardi y su Lucha Contra la Amnesia
Dime de Qué Escribes y te Diré Quien Eres
Paso Importantísimo
¡Se Queman los Archivos de la PN!
Certificados (I y II)
La Pseudo Patria
Reconstrucción
La Revolución del 20 de Octubre.


3. ¿Que categoría de tu blog es la que tienes más notas?, o, ¿de que es lo que mas escribes?

El blog no tiene categorías definidas, sin embargo, casi todos los temas son de índole política, cáusticos, provocativos y a menudo insolentes. El artículo que tiene más notas es La Pseudo Patria.


4. Define tu blog en una frase:

“La bitácora que habla de lo que nadie quiere hablar”


5. Que sitio de servicios para bloggers nos puedes recomendar:

Blogspot, es robusto y fácil de utilizar.


Continuando con el testigo, le paso el balón a Mariposa.

lunes, 19 de diciembre de 2005

Pasos de Animal Grande

Para los que se mantienen al tanto de la política Latinoamericana, el triunfo de Evo Morales en Bolivia no es ninguna sorpresa. Tampoco habrá de sorprender a los que creen que los cambios en la climatología política de Latinoamérica pueden vaticinarse con el efecto dominó.

Con la llegada de Evo Morales al poder, la geopolítica latinoamericana atraerá de nuevo la atención del mundo. Y es que el triunfo de Morales no es sino el preludio a lo que está en proceso de consolidarse en el continente entero: Un giro sustancial hacia la izquierda. Por contraintuitivo que parezca, el actuar como contrapeso ideológico al gigante de los EUU habría de colocar a Latinoamérica -como bloque- en una posición de mucha mayor influencia global que la que tiene actualmente.

No es casualidad el que el éxito de los grupos de izquierda en Latinoamérica vaya de la mano con la madurez de la democracia en la región. Fué precisamente la falta de libertad política la que hizo que muchos militantes de izquierda optaran por tomar las armas. Ahora que se vive en democracia en el continente entero, los partidos de izquierda han florecido, llevado a sus líderes al poder y demostrado con ello, que las décadas de dictaduras anticomunistas únicamente sirvieron para postergar –pero no destruír- el curso natural de la historia.

En el caso de Guatemala, los pasos de animal grande también se oyen. Y el status quo está preocupado porque sabe que el país tiene todos los elementos necesarios para una revolución democrática a la Evo Morales. Pero en lugar de aceptar lo inevitable, prefieren esconder la cabeza en la arena, pretendiendo que el animal no existe. El diario conservador El Periódico, por ejemplo, en su versión electrónica decidió ignorar completamente la elección boliviana, con todo y que Jorge Palmiera publicara una columna titulada “Otro Indio al Poder”. Prensa Libre, en cambio, decidió mantener un perfil bajo cuando publicó “Bolivianos Votan en Jornada Pacífica”, con el comentario editorial (y equivocado) “se prevé que ningún candidato obtenga mayoría “ y con un subtítulo a todas luces hostil: “Análisis: Riesgo de que gane Morales.”

Como bien lo han demostrado los sucesos en América del Sur, cuando llegue el momento de la transición hacia un gobierno socialista en Guatemala, ésta será más fácil y menos dolorosa si las élites por fín aceptan que todo este tiempo han estado usurpando el poder. La verdadera democracia apenas empieza.

sábado, 10 de diciembre de 2005

¿Improductividad o Incompetencia?

Juan trabaja en la costa como cortador de caña. Y no precisamente por vocación. Pero como migrante analfabeto, sus opciones son limitadas. Aparte de eso, el trabajo de sol a sol es prácticamente todo lo que conoce desde que era niño. Para su consuelo, la rudeza de su realidad le ha dado la fortaleza física indispensable para uno de los trabajos más difíciles que sobreviven en las sociedades agrarias atrasadas. En su miseria, la cruel combinación de ignorancia e instinto de supervivencia hacen que Juan se sienta contento de tener trabajo como cortador de caña, ya que en su infierno tropical las cosas podrían ser mucho peores. Y si en algún momento Juan llegara a estar consciente de su situación, le será igualmente obvio que no hay mal que dure cien años. El calor, las alimañas, la mala alimentación, las enfermedades endémicas tropicales o las quemas cruzadas se encargarán que Juan no pase de los 40 años.

Pero Juan no se queja. Sus condiciones físicas le permiten ser uno de los mejores cortadores de su cuadrilla. Si el corte de caña fuera un deporte profesional, Juan sería una estrella. Pocos, muy pocos son capaces de cortar más caña que él. Pero eso no es suficiente. El dueño de la finca y sus aliados en el gobierno creen que Juan –si se esforzara más- podría incrementar su productividad. Los empresarios en cuestión creen que esa sería la única manera en que se podría justificar incrementarle el salario mínimo a Juan.

Pero la propuesta empresarial carece de lógica. Si Juan ya es uno de los mejores cortadores de caña, cualquier esfuerzo adicional va a resultar en un incremento marginal a la productividad. Tanto Juan como sus compañeros ya alcanzaron el límite de su capacidad física. Los empresarios, -que a menudo se jactan de su entendimiento de economía- ya deberían saber eso. Pero no solo se resisten a aceptar la realidad, sino que tampoco dan muestras de tener ni la capacidad ni el coraje para buscar soluciones a largo plazo. Nadie, por ejemplo, propone una mecanización masiva, que de acuerdo al mismo Fidel Castro habría mejorado la productividad en Cuba a más o menos 1000% ¡ hace más de 30 años! Mucho menos probable sería que consideren el abandono de una actividad a todas luces antieconómica. En su soberana incompetencia, prefieren culpar de improductivos a los analfabetos desnutridos que pagan con sus propias vidas para que ellos se puedan llamar a sí mismos “empresarios”.

Fotografía: Rodrigo Abd

martes, 29 de noviembre de 2005

Amebiasis

Es del concenso general que muy pocos políticos en Guatemala tienen la preparación, inteligencia y habilidad diplomática del vicepresidente Eduardo Stein. De ahí que haya causado sorpresa que se manifestara en términos tan cándidos con respecto a los diputados cuando los llamó amebas. De entre estos, no faltaron los cínicos que fingiendo estar ofendidos, demandaron que el vicepresidente se disculpara por sus declaraciones, como si la probidad, la honestidad y el decoro fueran la regla general del congreso. En realidad, el calificativo que usara el Dr. Stein fué extremadamente diplomático, por no decir tibio. Ha de ser frustrante para alguien que siempre tiene que expresarse correctamente, el tratar de describir objetivamente algo que únicamente puede describirse por medio de una mala palabra o un insulto. De ahí que el uso de la palabra amebas por el vicepresidente no debe verse como una falta a la decencia sino como un triunfo de la diplomacia, que a pesar de las vestiduras razgadas por todas partes, hizo llegar el mensaje claramente.

Del gran alboroto que ser armó, ésta página únicamente lamenta que el Dr. Stein haya perdido la oportunidad para hacer llegar otros calificativos que aunque utilizados como insultos cotidianamente, serían igualmente idóneos para describir el actuar del soberano congreso de la república. Para la próxima, rogamos al Dr. Stein utilizar los siguientes -más objetivos que diplomáticos- apelativos para el parlamento:

Prostitutos (as): Por tomar dádivas de Taiwan y los EEUU a cambio de votos, en perjuicio del pueblo (ver también traidores (as)).

Vendepatrias: Por hacer de Guatemala un “país ballenero” a cambio de dádivas del Japón. Por votar a favor del TLC sin discusión alguna, para congraciarse con el embajador de los EEUU (y así no perder la visa, ver corruptos (as) y traidores (as)).

Traidores (as): Por traicionar al pueblo de Guatemala al cambiar la ley de medicamentos genéricos.

Corruptos (as): Por haber tomado dinero de la GANA para votar por la junta directiva actual (aplícase conjuntamente con apelativo de prostitutos (as) y vendepatrias).

Imcompetentes: Por cotidianas, repetidas, flagrantes y multitudinarias instancias de incompetencia.

Descarados (as): Por pretender recetarse pensiones vitalicias por “servicios al estado”.

Ladrones (as): Por robarle al pueblo de Guatemala la posibilidad de un futuro mejor.

Si alguien conoce de términos más diplomáticos que pudieran describir adecuadamente los conceptos arriba mencionados por favor avísennos, con cc al Dr. Stein.

lunes, 31 de octubre de 2005

Oda a Guatemala

Por Pablo Neruda

Guatemala
hoy
te
canto.

Sin razón,
sin objeto,
esta mañana
amaneció
tu nombre
enredado
a mi boca,
verde rocío,
frescura matutina,
recordé
las lianas
que atan
con su cordel silvestre
el tesoro sagrado
de tu selva.

Recordé en las alturas
los cauces invisibles
de tus aguas,
sonora
turbulencia secreta,
corolas amarradas
al follaje,
un ave
como súbito zafiro,
el cielo desbordado,
lleno como una copa
de paz y transparencia.

Arriba
un lago
con un nombre de piedra.
Amatitlán se llama.
Aguas, aguas del cielo
lo llenaron,
aguas, aguas de estrellas
se juntaron
en la profundidad aterradora
de su esmeralda oscura.
En sus márgenes
las tribus
del Mayab
sobreviven.

Tiernos, tiernos
idólatras
de la miel, secretarios
de los astros,
vencidos
vencedores
del más antiguo enigma.

Hermoso es ver
el vestido esplendor
de sus aldeas,
ellos se atrevieron
a continuar llevando
resplandecientes túnicas,
bordados amarillos,
calzones escarlatas,
colores
de la aurora.
Antaño,
los soldados
de Castilla enlutada
sepultaron América,
y el hombre
americano
hasta ahora
se pone la levita
del notario extremeño,
la sotana
de Loyola.
España
inquisitiva,
purgatoria,
enfundó los sonidos
y colores,
las estirpes de América,
el polen, la alegría,
y nos dejó su traje
de salmantino luto,
su armadura
de trapo inexorable.

El color sumergido
sólo en ti sobrevive,
sobreviven, radiosos,
los plumajes,
sobrevive
tu frescura de cántaro,
profunda
Guatemala,
no te enterró la ola
sucesiva
de la muerte,
las invasoras alas
extranjeras,
los paños funerarios
no lograron
ahogar tu corola
de flor resplandeciente.

Yo vi en Quetzaltenango
la muchedumbre
fértil
del mercado,
los cestos
con el amor trenzados,
con antiguos
dolores,
las telas
de color turbulento,
raza roja,
cabezas de vasija,
perfiles
de metálica azucena,
graves miradas, blancas
sonrisas como vuelos
de garzas en el río,
pies de color de cobre,
gentes
de la tierra,
indios
dignos como
monarcas de baraja.

Tanto
humo cayó
sobre sus rostros, tanto
silencio
que no hablaron
sino con el maíz, con el tabaco,
con el agua,
estuvieron
amenazados por la tiranía
hasta en sus erizados territorios,
o en la costa
por invasores norteamericanos
que arrasaron la tierra,
llevándose los frutos.

Y ahora
Arévalo elevaba
un puñado de tierra
para ellos,
sólo un puñado
de polvo germinal, y es eso,
sólo eso, Guatemala,
un minúsculo
y fragante
fragmento de la tierra,
unas cuantas semillas
para sus pobres gentes,
un arado
para los campesinos.
Y por eso
cuando Árbenz
decidió la justicia,
y con la tierra repartió fusiles,
cuando los
cafeteros
feudales
y los aventureros de Chicago
encontraron
en la casa de gobierno
no un títere despótico,
sino un hombre,
entonces
fue la furia,
se llenaron los periódicos
de comunicados:
ardía Guatemala.

Guatemala no ardía.
Arriba el lago
Amatitlán quieto como mirada
de los siglos,
hacia el sol y la luna relucía,
el río Dulce
acarreaba
sus aguas primordiales,
sus peces y sus pájaros,
su selva,
su latido
desde el aroma original de América,
los pinos en la altura
murmuraban,
y el pueblo simple
como arena o harina
pudo, por vez primera,
cara a cara
conocer la esperanza.

Guatemala,
hoy te canto,
hoy a las desventuras del pasado
y a tu esperanza canto.
A tu belleza canto.
Pero quiero
que mi amor te defienda.
Yo conozco
a los que te preparan una tumba
como la que cavaron a Sandino.
Los conozco. No esperes
piedad de los verdugos.
Hoy se preparan
matando pescadores,
asesinando peces de las islas.
Son implacables. Pero
tú, Guatemala, eres
un puño y un puñado
de polvo americano con semillas,
un pequeño puñado
de esperanza.
Defiéndelo, defiéndenos,
nosotros
hoy sólo con mi canto,
mañana con mi pueblo y con mi canto
acudiremos
a decirte “aquí estamos”,
pequeña hermana,
corazón caluroso,
aquí estamos dispuestos
a desangrarnos para
defenderte,
porque en la hora oscura
tú fuiste
el honor, el orgullo
la dignidad de América”.

jueves, 20 de octubre de 2005

La Revolución del 20 de Octubre

Mensaje a los traidores: No pudieron destruír la Revolución del 44, simplemente la interrumpieron por 60 años….

Agobiados por la multitud de problemas de a diario, los guatemaltecos a menudo soñamos con la llegada de un mesías. Una especie de Harry Potter que con su varita mágica cambie la cruda realidad nacional a algo mejor. Siendo optimistas, fijamos nuestra vista en el futuro, esperanzados de que nuestros nietos serán capaces de vivir en un país mucho mejor que el que nos tocó a nosotros. Atrapados en el juego futurista, ignoramos que una vez, nuestro país estuvo a la vanguardia de Latinoamérica. Nos olvidamos que una vez, Guatemala tuvo una admirable cohesión social, la misma cohesión social que hoy tanto nos evade y que es el elemento primordial del progreso.

Por alguna razón u otra, a las nuevas generaciones se nos habló nada o muy poco de La Revolución. Y es que cuando se estudian los postulados de La Revolución, se entiende inmediatamente que no necesitamos ni un mesías ni un nuevo ideario. La clave de nuestro futuro nos fué dada hace 61 años con un movimiento ciudadano que tuvo precisamente todo lo que el 15 de septiembre no tuvo: participación pluritaria, liderazgo genuino e ideales nobles.

Por doloroso que sea, es necesario que las nuevas generaciones también se enteren que la primavera democrática de Guatemala fué infamemente interrumpida por la intervención estadounidense de 1954, año que también marca el inicio del holocausto chapín –con la llegada de Carlos Castillo Armas- , y que habría de alcanzar su climax con la política de tierra arrasada de Ríos Montt. Décadas después, con la desclasificación de documentos secretos y confesiones de personas involucradas, la evidencia histórica es abundante y apunta su dedo castigador hacia el gobierno de los EEUU y a los infelices traidores que por un plato de lentejas decidieron despojar a un pueblo entero de lo que jamás serían capaces de darle. Hoy por hoy sabemos sin un ápice de duda que la mal llamada “liberación” fué una farsa brutal de la misma escala que la invasión a Irak. Al igual que no hubo armas de destrucción masiva en Irak, nunca existió un gobierno controlado por Moscú en Guatemala, independientemente de lo que la “prensa independiente” pudiera haber dicho en su momento.

Desde una perspectiva histórica, la Revolución del 44 es una fecha importantísima para Guatemala, independientemente de que los guatemaltecos estemos conscientes de ello o no. De ahí que sea extremadamente frustrante que a pesar de su importancia, los más recientes hallazgos históricos que exoneran a los gobiernos de La Revolución de las calumnias gringas no sean divulgados , ni mucho menos discutidos. Sin embargo, y para nuestro pesar, la intoleracia que se engendró con la intervención aún sobrevive dentro de las conscientemente ignorantes élites ubiquistas que aún controlan la economía y los medios de comunicación. Es por eso que ahora más que nunca es importante que los logros de La Revolución del 44 se divulguen a todas las generaciones que han sido deliberadamente privadas de conocer lo mejor de su historia.

Pero no podemos ver hacia el futuro sobriamente si en nuestros pechos aún se anida el resentimiento. Aprendamos las lecciones de La Revolución, y de la infamia de la intervención y sus secuelas. La nobleza de los ideales de La Revolución nos darán el valor de perdonar a los que tanto daño le han hecho al país. Y si de verdad queremos honrar la memoria de La Revolución y de los que murieron por ella, todo lo que tenemos que hacer es tener el coraje de ver hacia el pasado…¡Y aprender!

lunes, 10 de octubre de 2005

Reconstrucción

Una de las características de ésta página es la deliberada omisión de pronombres personales. Eso porque siempre he creído que si se quiere preservar la posición privilegiada de observador, es necesario neutralizar al ego, y así poder aspirar a la perennemente elusiva imparcialidad.

Pero esta vez es diferente. Originalmente, el título del blog iba a ser algo así como “Señor, ¿Qué Estamos Pagando?, pero decidí cambiarlo a algo enteramente personal. La magnitud de la tragedia de Stan me ha hecho ver que si quiero enviar un mensaje remotamente efectivo, las palabras tienen que salir del corazón de una persona de carne y hueso y no de una fría identidad impersonal.

No voy a redundar en el hecho obvio de que la tragedia de Stan puso al desnudo la fragilidad de nuestro país en todos los aspectos. Tampoco voy a hablar de los daños ni de los muertos. Eso ya lo han discutido muchos otros con mayor cantidad y calidad de información. El dolor es tanto que me dejó sin palabras para hablar de muertos, daños y más dolor.

En cambio voy a hablar de esperanza. La que nunca muere. Hablo de la necesidad de recontruír nuestro país sobre nuevos cimientos. Hablo de utilizar la tragedia de Stan como una oportunidad para crear un nuevo modelo de sociedad, más justa, solidaria y equitativa. Hablo de aprovechar la unidad que la tragedia trajo, para alcanzar los concensos que tanto nos han eludido. Hablo de la necesidad de aprender de nuestros múltiples errores y de lo estéril de nuestras peleas. Hablo de que algo, por fín, nos force a poner nuestras prioridades en el orden correcto.

Y me atreveré también a ver hacia el futuro. Veo una sociedad que por fín define la vida humana como su prioridad número uno. Veo un nuevo país, con nueva infraestructura física y social. Veo como la implementación de un manejo integrado de cuencas protegerá vidas y propiedades. Veo como los nuevos pueblos se reconstruyen con lineamientos técnicos viables. Veo como el estado no permitirá jamás que los más vulnerables construyan sus covachas en zonas inundables o acantilados. Veo como Guatemala se levanta de sus cenizas y alza el vuelo, contra todas las apuestas. Veo como los miles de personas que murieron, no murieron en vano.....

sábado, 1 de octubre de 2005

Certificados (II)

En la entrega anterior se discutió el tremendo abuso que se da cuando un gobierno extranjero emite juicios sobre el desempeño de otros gobiernos soberanos, y como los mismos personajes que critican la “constante intromisión” de entidades como la ONU , guardan el más cómplice de los silencios ante lo que es a todas luces un imperdonable abuso de parte del gobierno de los EEUU.

Los que por acción u omisión avalan la legitimidad del proceso de “certificación” argumentan su posición en la “obligación” que tienen los países del area de “colaborar” en lo que sea posible con el gobierno de los EEUU en su lucha contra las drogas. El quid pro quo que blanquea el sepulcro de la “certificación” lo constituye la “ayuda” que los gobiernos reciben para que puedan llevar a cabo sus “compromisos” de una mejor manera.

En realidad, los EEUU forzan los “compromisos”, controlan las operaciones y condicionan la “ayuda”, que no es sino una fracción del costo en que incurren nuestros paisitos por hacerle el trabajo sucio a los gringos. No puede tomarse con ligereza el que la DEA viole las leyes de Centro América y Colombia como jamás podría hacerlo en su propio país. Tampoco podemos olvidar que el destino final de las drogas no es Centro America sino los EEUU; de ahí que si los gringos son incapaces de solucionar sus propios problemas en casa, no es justo que se aprovechen de la vulnerabilidad de nuestros gobiernos para hacer micos y pericos con nuestra soberanía.

Con todo y la gravedad del problema, sería demasiado fácil culpar a los EEUU de todos nuestros males. Por doloroso que sea, tenemos que aceptar que para que los gringos hagan lo que hacen necesitan de la complicidad de nuestras élites apátridas, las cuales por temor a perder la visa (no se es nadie en Guatemala sin una), no tienen ningún escrúpulo en vender nuestra soberanía al mejor postor.

Si se quiere tener una patria que sea de verdad digna, debemos empezar por negarnos a recibir dádivas a cambio de prostituír nuestra soberanía. Y que no nos engañen con el truco de que nos van a cortar la “ayuda”. En primer lugar, el problema es de ellos y no nuestro. Además, ese chantaje puede ser fácilmente neutralizado al mejorar la recaudación, o -en el peor de los casos- elevar la carga tributaria en un 2%. Nuestra dignidad lo vale.

sábado, 24 de septiembre de 2005

Certificados (I)

En algunas escuelas de pre-primaria, cuando un niño hace algo bien la maestra le da una estrellita dorada o plateada como estímulo para que lo siga haciendo, una especie de “certificación”. Nadie se opone a este tipo de incentivos, ya que la sociedad entiende perfectamente que los niños pequeños necesitan la guía de adultos responsables.

Pero en el caso de naciones soberanas, las cosas son muy distintas. En el contexto del párrafo anterior, a una nacion pobre y pequeña no se le puede tratar como si fuera un niño de 3 años por los que son simplemente más grandes y ricos. De ahí que la “certificación” de los EEUU a países independientes no sea sino una intolerable afrenta que nunca debió haber sido permitida por los países “certificables”, los que –naturalmente-, no son todos.

La mínima decencia indica que si dependiera de los pueblos, éstos jamás permitirían que un gobierno extranjero les “certifique” el gobierno. Si el congreso salvadoreño un día decidiera evaluar al gobierno de Berger y concluyera que su gabinete está plagado de incompetentes y que necesita mejorar en esto, eso y aquello, se armaría un escándolo en Guatemala. Todos los medios de comunicación y todos los sectores políticos y sociales condenarían el abuso en un santiamén. Lo curioso del caso es que el gobierno de los EEUU hace exactamente lo mismo con lo de la "certificación" y nadie dice nada.

Si se da por sentado entonces que los pueblos jamás avalarían intromisiones como la famosa “certificación” cabe entonces preguntarse: ¿Quién le confiere el poder a los EEUU para juzgar las acciones de gobiernos que han sido democráticamente electos por sus respectivos pueblos? A primera vista pareciera que se trata del típico paternalismo abusivo y descarado de los gringos. Sin embargo, es de hacer notar que los gringos no podrían hacer lo que hacen sin la vergonzosa colaboración de las élites apátridas.

La responsabilidad de permitir la impunidad de la “certificación” recae principalmente en dos poderes del estado: el ejecutivo y la prensa. El ejecutivo como responsable de las relaciones diplomáticas tiene la potestad de protestar y negarse a hacerle el juego a los gringos. Tiene además la obligación legal de condenar cualquier acción de un gobierno extranjero que se perciba como una intromisión a los asuntos soberanos de Guatemala. Por razones que urgen ser investigadas, ninguno de los recientes gobiernos democráticos ha tenido la entereza suficiente para denunciar la “certificación” como una política fundamentalmente errada desde su concepción.

Si el ejecutivo ha sido inconsecuente con su pueblo, la prensa como conglomerado podría fácilmente ser calificada de traidora. Y es que la evidencia impresa apunta a que los medios más influyentes lejos de condenar el monstruo legal y moral de la “certificación”, no pierden cada oportunidad que tienen para congraciarse con la embajada en sus editoriales. Peor aún , actúan como proxies de los gringos, cuando se trata de criticar la labor del ejecutivo. Por si eso no fuera suficiente, han mantenido al pueblo en la ignorancia sobre el verdadero trasfondo de la “certificación”. Al final, no podemos sorprendernos que Juan Pueblo -que es analfabeto- y que lo único que ha aprendido en 500 años es a agachar la cabeza, no se inmute cuando otros agachan la cabeza en su nombre.

jueves, 15 de septiembre de 2005

La Pseudo Patria

El 15 de septiembre llega otra vez y las ignorantes masas celebran de nuevo algo que - si supieran leer- no tendrían razón alguna de celebrar: otro aniversario de la patria del criollo.

Por más de 180 años el pueblo de Guatemala ha sido engañado con la celebración de un movimiento que estuvo demasiado lejos de ser una verdadera independencia. Para la gran mayoría de guatemaltecos, el 15 de septiembre fué en realidad una cruel farsa. Peor aún, no sería la última. La “historia” oficial del país es en realidad una curiosa mitología diseñada para preservar un sistema semi feudal de explotación. Es cierto que las cosas han mejorado superficialmente, pero en realidad, la economía del país aún se basa en el mismo elemento primordial con que empezó hace 500 años: la explotación de seres humanos. Sean las condiciones paupérrimas de los ingenios azucareros, la explotación de las fincas cafetaleras, o los abusos surreales de las maquilas, la economía del país aún se basa - vergonzonzamente- en la ignorancia de su pueblo, misma que es cínicamente descrita por los neoliberales como “ventaja comparativa” cuando tratan de atraer la “inversión extranjera”.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado y tanto ha ido el cántaro al agua que está listo para ser reciclado. El editorial de La Hora es una muestra palpable de la escritura en los muros. El pueblo de Guatemala ha dado muestras de estar cansado de que le estén dando atol con el dedo por 500 años. Todo apunta a que el futuro mediato no va a ser placentero. Después de todo Guatemala tiene todos los componentes para una balcanización. Pero independientemente de lo que suceda, la Guatemala del futuro puede ser solamente un mejor lugar para la mayoría de sus ciudadanos.

domingo, 11 de septiembre de 2005

Consuelo de Tontos

En todas partes se cuecen habas dice el dicho. De ahí que males sociales como la corrupción, el nepotismo y la incompetencia no son privilegio exclusivo de los países subdesarrollados. Esto viene a que recientemente, el diario The Washington Post publicó la nada reconfortante noticia de que de los 8 administradores más importantes de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), 5 -incluyendo el mismo director- no tenían ni los méritos, ni el adiestramiento, ni la experiencia para los empleos que ocupan. Nos informa la nota del Washington Post que los méritos en que se basó el gobierno del presidente Bush para nombrarlos a tan importantes cargos, fueron simplemente el haber sido proselitistas en las campañas de Bush. Todo parece indicar que la práctica de premiar a partidarios políticos con jugosos empleos no se limita a la sufrida FEMA, y que el ahora expuesto problema de incompetencia y nepotismo en funcionarios de alto nivel es nada más la punta del iceberg.

Del fiasco burocrático en los EEUU se pueden desprender dos conclusiones importantes. Primero, los gringos no tienen la mínima solvencia moral para sermonear a otros (e.g. por medio del FMI o ente similar) sobre como manejar sus asuntos. Segundo, que aunque el nepotismo, la incompetencia y la ilegitimidad no son males exclusivos de los guatemaltecos, en Guatemala el nombramiento de un mecánico a un viceministerio despertó en su momento severas críticas de la prensa local (no estamos tan mal). Los periodistas estadounidenses en cambio, decidieron cerrar la puerta del corral días después de que partieran los caballos.

viernes, 2 de septiembre de 2005

Bienvenidos al Tercer Mundo

Después de todo, somos la misma especie.

La tragedia causada por el huracán Katrina en los EEUU pone de manifiesto que la conducta humana es esencialmente la misma en todas partes del mundo. Si las condiciones se prestan, los ciudadanos de las sociedades “más avanzadas” vuelven a su salvajismo natural al menor signo de peligro. De ahí que el salvajismo de la violencia guatemalteca no implica que Guatemala sea un país inherentemente más salvaje, sino simplemente uno donde la atmósfera de supervivencia es perenne.

Lo sucedido en Nueva Orleans también desmitifica la aureola de superioridad de los gringos, ya que pone al descubierto de una manera muy cruel los graves problemas sociales que les aquejan. Y es que ésta vez, las imágenes que le han dado la vuelta al mundo no son consistentes con las imágenes nirvánicas que Hollywood regularmente transmite como “típicas” de los EEUU. Lo mostrado por la TV ha de resultar un horrendo shock para los muchos europeos y latinoamericanos que idealizan el “estilo de vida” de los gringos, sin tener la menor idea de la realidad estadounidense. Y es que casi nadie divulga el hecho de que los EEUU tiene un muy buen porcentaje de su población viviendo en el tercer mundo. Katrina fué como una caja de pandora que expuso brutalmente las debilidades crónicas del modelo económico estadounidense. La respuesta inadecuada a la catástrofe, la ausencia total de liderazgo, el hecho de que la tragedia pudo haber sido mucho menor si se hubiera invertido en prevención, el abandono del que los más pobres fueron víctimas durante la evacuación, la política de armas de fuego y la curiosa coincidencia de que la gran mayoría de víctimas son negras fueron unos cuantos de los factores que pusieron a los EEUU a la par de cualquier país del tercer mundo. Y como sucede a diario en los países del tercer mundo, los más fregados ante cualquier tragedia son siempre los segmentos más vulnerables de la población.

jueves, 11 de agosto de 2005

¿Y no Que no Pues?…

Prensa Libre informó hoy que el Ministerio de la Defensa retiró a dos generales por haberse negado a sacrificar sus principios en un negocio de estado. Los oficiales simplemente se opusieron a la compra de equipo aeronáutico a una firma que casualmente es propiedad de un generoso financista de campaña de la GANA. El negocio en cuestión tiene todas las características de las sucias transacciones que se cocinaban rutinariamente en tiempos de Portillo (como el caso de los bancos gemelos), con el agravante de que hay dos carreras injustamente terminadas de por medio. Los generales perdieron su empleo simplemente porque se negaron a avalar una transacción que no le convenía ni técnica ni económicamente al estado.

El Presidente Berger llegó al poder sobre una plataforma de honestidad. El pueblo de Guatemala votó por él porque creyó que era el menos probable de repetir las sinvergüenzadas de Portillo. Aún cuando la honestidad personal de Berger no es motivo de duda, ninguna persona con dos dedos de frente metería las manos al fuego por sus funcionarios. Y es que desde el punto de vista ético, el escándalo de las aeronaves pone a Berger y a la GANA en el mismo plano que Portillo y el FRG.

Lo más probable es que dada la magnitud del escándalo, el Presidente Berger ceda ante la opinión pública y no permita que la transacción se realize. No hacerlo equivaldría a cometer un harakiri político que sería el principio del fín de la GANA. Independientemente de lo que suceda, nadie llorará por los dos oficiales cuyas carreras fueron abrupta e inmerecidamente truncadas.

miércoles, 10 de agosto de 2005

Le Llueve Sobre Mojado al MP

El día de hoy salió a luz el papelón que jugó el Ministerio Público en el caso de triangulación de fondos contra el presidenciable Alvaro Colom. El serio cargo de lavado de dinero fué substituído por el mucho más liviano cargo de encubrimiento propio.

Es inconcebible que los fiscales del MP no hayan podido determinar la precariedad de la evidencia desde un principio. El MP debió haber estado consciente de que la persecución penal de un candidato presidencial inevitablemente habría de ser percibida como políticamente motivada por más de algún observador. Aún así el MP eligió continuar con el proceso, con la ahora sospechosa colaboración de miembros de la prensa.

El fiasco del caso Colom llega apenas un día después de la absolución de Carlos Wholers, quien al igual que Colom, fué demonizado a diestra y siniestra por la cada vez menos confiable prensa tradicional, la que ya había juzgado y sentenciado a los aludidos al igual que lo hizo con Reyes López y Weymann.

El ímpetu del MP para perseguir a los líderes eferregistas de pronto se parece más y más a una cacería de brujas que ha contado con la abierta complicidad de ciertos medios de comunicación. Independientemente de la percepción de culpabilidad que se tiene de los acusados, en un estado de derecho éstos deben ser oídos y vencidos en juicio. El MP no fué capaz de hacerlo. De ahí que no sea correcto que los medios se pongan a escribir editoriales denunciando a los jueces que simplemente ponen en evidencia la incompetencia del MP.

miércoles, 20 de julio de 2005

¡Se Queman los Archivos de la PN!

El día de hoy la prensa nacional publica la quema de los recientemente encontrados archivos de la extinta Policía Nacional. Nadie sabe con exactitud las causas del siniestro, pero se sospecha mano criminal. Al cuestionar a los policías de turno, lo único en que parecen estar de acuerdo es que nadie vió ni oyó nada:
- A mí fué la humazón la que me despertó, y apenas tuve tiempo para salir corriendo- dijo Teodoro Orellana, agente de servicio en el depósito de explosivos.

Ante tan lamentable suceso, los señalamientos de parte de las organizaciones de derechos humanos no se hicieron esperar
– Aquí hay gato encerrado usté- afirma Juan Pu Tojín, personero de una organización quichelense.
– Alguien trató de quemar vivos a los policías de turno- , prosigue Pu Tojín.

Otros representantes de DDHH no dejan de lamentar la “gran casualidad” de que el archivo haya ardido precisamente después de haber sido descubierto por el procurador de los derechos humanos.
- Es posible que el procurador y otra gente de DDHH emanen gases altamente inflamables que puedan impregnarse en todos los papeles que tocan, de ahí que no sea la primera vez que este tipo de hecho sucede- afirma un activista de DDHH que no quiso dar su nombre.

Por su parte, el presidente Berger afirma que lo más probable es que el siniestro se haya debido a la “combustión espontánea” , que suele suceder todos los días y que fué la responsible de la incineración de la embajada de España hace 25 años.

Haciendo alarde de sus conocimientos de bioquímica, el ministro Vielman sugiere que el fuego pudo haber sido causado “por los gases de una rata que comió frijoles de más”. Sin quedarse atrás, el director de la policía nacional civil, afirma que él le apuesta a "una conspiración de los mareros de la zona 18", quienes temen que al hacerse públicos los récords se estaría revelando que muchos de los progenitores de los miembros de la maras nunca tuvieron récord delictivo, -eso sería una gran vergüenza par amuchos mareros- afirma el jefe policial.

------------------------------------------------------------------------------------------------
Obviamente la historia de arriba no es cierta (por lo menos todavía no); pero por muy inverosímil que parezca y considerando la facilidad conque se desaparecen, extravían o destruyen documentos en situaciones similares, no está demasiado lejos de convertirse en realidad. Los archivos de la extinta PN son documentos históricos valiosísimos que deben protegerse para poder esclarecer partes obscuras de nuestro pasado. Irónicamente, la mejor manera de protegerlos sería haciéndolos públicos.

lunes, 18 de julio de 2005

Paso Importantísimo

El día de hoy, la prensa nacional reporta que el Estado de Guatemala oficialmente le pidió perdón a la comunidad de Plan de Sánchez (Baja Verapaz) por los crímenes que agentes del estado cometieron en 1982. Aún cuando el inédito acto de constricción se debe a una orden de la Corte Interamericana de Justicia, el precedente jurídico y moral es de un valor incalculable para los miles de personas a las que se les ha negado justicia por más de 20 años.

Son acciones como las reportadas el día de hoy las que se necesitan para exorcisar el funesto pasado de nuestro país. La reconciliación -tan necesaria para alcanzar la verdadera paz- no ha podido hacerse realidad simplemente porque la mayoría de la población aún desconoce lo que verdaderamente sucedió. Cualquier intento por conocer la historia se ha quedado atrapado en el olvido, la impunidad y la desinformación que los sectores que todavía detentan el poder real nos han querido imponer bajo la excusa de que es necesario para preservar la paz.

Ojalá que el Gobierno de Guatemala continúe haciendo lo que empezó ayer, y proceda –sin que se necesite una orden judicial- a pedirle perdón, una por una, a todas las comunidades que en algún momento fueron víctimas de la represión oficial. El paso siguiente será condenar a los responsables. Cuando la verdad histórica sea por fín del dominio público -sin distorsiones de ningún tipo- podrá entonces empezarse a construír el futuro.

domingo, 17 de julio de 2005

Acisclo y La Minería

 Acisclo Valladares no es precisamente el santo de la devoción de mucha gente. No se puede negar que a veces da la impresión de ser altanero, prepotente y arrogante. Sin embargo, tampoco se puede negar que es uno de los abogados más competentes del país ni que tiene una habilidad extraordinaria para ser objetivo en sus juicios. El día de hoy, Acisclo publica un artículo en El Periódico, en el que pone en perspectiva el dilema de la minería en Guatemala. El artículo debe ser lectura obligada para todos los que se interesan en el tema de la minería.


Punto Final de la Auditoría Sobre Tema Minero y Punto de Partida
Por Acisclo Valladares, El Periódico 17 de julio del 2005
La Constitución Política de la República declara de interés nacional la explotación minera y lo hace por mandato constitucional expreso. Eso no significa, sin embargo, que pudiese prevalecer sobre lo que es más importante, el ser humano. La Ley de Minería que lo desarrolla se dictó durante el Gobierno del presidente Álvaro Arzú, y también se ratificó entonces el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que ordena consultar a los pueblos interesados antes de otorgarse una licencia. Las objeciones que se hacen hoy a ambos textos, resultan extemporáneas y sumamente graves para la certeza jurídica, puesto que las compañías mineras se aventuraron a sus empresas a la luz de las reglas de juego establecidas.
La compañía minera tramitó y obtuvo la licencia durante la administración del presidente Alfonso Portillo, satisfaciendo los requisitos que debía. Sin embargo, se otorgó sin que se cumpliese el requisito de la consulta que correspondía satisfacer al propio Estado.
Se hizo, sí, la publicación ordenada por la ley para que cualquier interesado pudiera oponerse, y nadie se opuso. El Procurador de los Derechos Humanos no lo hizo.
Tampoco el Procurador General de la Nación, Asesor y Consultor de los órganos del Estado, quien debió hacer terminante prevención, “falta un requisito y, en tanto no se cumpla, no puede otorgarse…” Tampoco el Fiscal General, quien estaba obligado a velar porque se cumpliera e incluso perseguir su incumplimiento.
No hubo tampoco oposición de uno solo de los grupos ambientalistas que hoy se oponen. A estas alturas, otorgada ya la licencia, se hace una consulta popular -Sipacapa-, a la luz del Código Municipal, consulta más cercana al Convenio 169 que el procedimiento de hacer una publicación y llamar así a quienes quieran oponerse, pero que tampoco es la consulta a que el Convenio se refiere.
La ley manda, Convenio 169, que se realice antes de que se otorgue la licencia y no después. La realizada después, en consecuencia, no puede tener incidencia alguna en cuanto a la licencia ya otorgada. Consultar, por otra parte, en el sentido del Convenio 169, trasciende el simplismo del sí o el no.
La consulta realizada a “vecinos” a la luz del Código Municipal, amén de extemporánea, no lo fue a los pueblos interesados, que es lo que manda el 169, norma de jerarquía superior.
La ley es la ley, y la ley debe cumplirse. ¿Qué hacer entonces? ¿Cómo enderezar la situación por sus caminos?
En el aspecto general se impone que el Congreso y quienes tienen iniciativa de ley cumplan con su función y regulen no sólo la consulta a que se refiere el Convenio 169, sino la institución de la consulta en general.
En el caso concreto de la licencia ya otorgada, la situación del Estado no es cómoda en absoluto, ya que se otorgó a la luz de nuestras leyes y por autoridad competente. Esto lo agrava la guía del inversionista del Ministerio de Energía y Minas, que jamás hizo referencia a la consulta como insalvable requisito previo a que se otorgase una licencia, lo que también omitió en su sitio Web y, ¡colmo de los colmos! al día de hoy -cáigase usted de espaldas, amigo lector- ¡lo sigue omitiendo…!
La compañía minera -menos mal- tampoco las tiene todas consigo pese a la inducción al error perpetrada por el Estado, ya que estaba obligada a conocerlo y supo muy bien que se le daba sin que estuviese satisfecho.
El due diligence es obligado para toda empresa antes de emprender actividades. La compañía, pues, debe entender que una licencia otorgada sin cumplir con los requisitos de ley adolece de nulidad y queda expuesta a que se invoque.
Ningún tribunal en o fuera de Guatemala ampararía un derecho obtenido ilegalmente. No cabe más salida en este asunto que la negociación inteligente dentro del marco de la ley, y hablo negociación porque existe responsabilidad de todos:
Del Congreso de la República -tres legislaturas- por no haber desarrollado la norma sobre la “Consulta a los pueblos interesados”. De todos quienes tienen iniciativa de ley: diputados, presidentes, etcétera, por no haberla ejercitado.
Del Gobierno -Ministerio de Energía y Minas- por omitir mención alguna al requisito y por haberla otorgado sin cumplirlo.
Del Procurador General de la Nación, del Procurador de los Derechos Humanos y del Fiscal General, obligados como estaban a intervenir para que éste se cumpliera.
De todos los grupos ambientalistas, ya que ni uno solo se opuso cuando debió oponerse. También de las municipalidades, de los pueblos interesados y -esto es fundamental- de la propia compañía minera que se aventuró a obtener la licencia sin que el requisito se cumpliera.
Creo, pues, que se hace necesaria una negociación que lleve al restablecimiento del orden perturbado permitiéndome concluir con esta terminante prevención: si persiste en Guatemala el reino de la incertidumbre jurídica en que la hemos convertido, no tendremos inversión, y sin ésta el desarrollo es imposible.

domingo, 3 de julio de 2005

Dime de Qué Escribes y te Diré Quien Eres

¿En nombre de quién habla Prensa Libre, cuando defiende prácticamente todo lo que atenta en contra de los intereses nacionales y la democracia? ¿Para quién trabaja Prensa Libre cuando defiende un proyecto particular de minería, una hidroeléctrica, el TLC con los EEUU, las relaciones con Taiwan o los cambios a la ley de medicamentos genéricos? ¿Porqué Prensa Libre dice ser guardián de la democracia y se niega a reconocer la validez del referendo de Sipacapa o las nueve victorias consecutivas de Hugo Chávez? ¿No le ha sido suficiente a Prensa Libre haber pasado a la historia como el medio que cogobernó con los militares durante las dictaduras, o haber sido la caja de resonancia de la embajada de los EEUU?

Nadie pone en duda que la prensa es el cuarto poder de un estado. Nadie tampoco duda que en muchos casos, la prensa goza de más poder que cualquiera de los otros poderes. Pero el que la prensa tenga poder no sería problema sino fuera porque -a diferencia de los funcionarios electos- los miembros de la prensa no tienen que rendirle cuentas a nadie, por lo menos no públicamente y ciertamente no al pueblo que dicen representar. En el caso de Prensa Libre, para nadie es un secreto que trabajan para sus anunciantes, cuyos intereses se nutren del status quo y son por lo tanto contrarios a los del pueblo de Guatemala.

El pecado original de la prensa en cualquier país es que es - casi sin excepción-, un negocio primero y un servicio público después. Este obvio conflicto de intereses es un defecto de nacimiento que las democracias se han resignado a padecer de por vida, ya que cualquier intento por establecer un paradigma menos perjudicial para la sociedad se encontraría con una férrea oposición de precisamente los mismos que han hecho un negocio de controlar la opinión pública y que no vacilarían un instante en utilizar para su propio beneficio, el enorme poder que tienen en sus manos.

Queda nada más la utópica esperanza de que algún día, una nueva constitución provea un nuevo paradigma democrático donde no existan listados nacionales, elecciones por planilla, candidatos nombrados a dedo, ni el obsceno espectáculo en el que la ley de emisión del pensamiento se doblega ante la libertad de empresa. Que sean los periodistas los que se regulen a sí mismos y que la ley los proteja de los que ven en un medio de comunicación un vulgar negocio.

miércoles, 29 de junio de 2005

Taiwan, Dolor de Cabeza

El vespertino La Hora comenta sobre la última vergüenza por la que nuestro país tuvo que pasar cuando el presidente del congreso y sus acompañantes fueron interrogados en Taiwan sobre las futuras relaciones de Guatemala con la República Popular China.

No es un secreto el que las relaciones con Taiwan le han sido nefastas a Guatemala, sin embargo, bien podría ser un secreto ya que muchos de los pocos que tienen voz han sido descaradamente cooptados –sino sobornados- por Taiwan. Esa sería la única explicación lógica a la posición de Prensa Libre cuando no solo se opone al establecimiento de relaciones diplomáticas con Pekin, sino no cuestiona por un instante la versión taiwanesa del soborno al expresidente Portillo.

Ya es tiempo de que Guatemala rompa relaciones con Tai Pei y las abra con Pekin, proteste quien proteste. Ya no podemos seguir sacrificando nuestros intereses económicos, nuestra institucionalidad, ni mucho menos nuestra soberanía ni la dignidad de nuestra nación. Para los que se agarran de “la amistad” entre Guatemala y Taiwan para justificar una relación totalmente contraproducente, es tiempo que se enteren que como con toda relación nociva, debe terminarse más temprano que tarde.

jueves, 9 de junio de 2005

Un Dejo de Dignidad y Pedro Navaja

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida…dice Rubén Blades… Prácticamente desde su creación, la OEA ha sido un instrumento que ha trabajado casi exclusivamente al servicio de los EEUU, y casi sin excepción a menoscabo de sus socios, a pesar de tratarse -supuestamente- de una relación inter pares. La experiencia muestra que el que la OEA se haya establecido en Washington no fúe ni casualidad ni accidente diplomático.

En la historia reciente, abunda la evidencia no sólo de que la OEA jamás ha servido el propósito para el que fué creada, sino que ha sido un burdo instrumento de control político de los gringos. Desde la desvergonzada intervención del 54 en Guatemala, hasta el reciente intento de inmiscuirse en los asuntos venezolanos, pasando por hacerse de la vista gorda con el genocidio y la traición a la Argentina en la guerra de las Malvinas, la OEA le ha quedado mal a la gran mayoría de sus socios.

Pero como todo en este mundo termina - por muchas razones, incluídas las leyes de la física-, el control de la OEA se le terminó a Washington. Por demás está decir que los EEUU aún controlan un buen número de repúblicas bananeras como Guatemala, sin embargo, -y para nuestra fortuna- es evidente que cada día es menos el número de países sin dignidad en nuestro continente.

El signo de que los tiempos son otros se observó esta semana en Florida, donde el pleno de la OEA se negó a seguirle el juego intervencionista al gobierno de Bush, el que por medio de la recalcitrante Condoleeza Rice pretendía elaborar un instrumento ad-hoc que le sirviera para deshacerse de la piedra en el zapato conocida como Hugo Chávez.

Le parecería al observador cínico que al haber dejado la OEA de cumplir con los objetivos para los que verdaderamente fué creada por los EEUU, esta perdió ya su razon de ser. Tenemos entonces los latinoamericanos una oportunidad dorada de adelantarnos y sustituír al mamarracho de la OEA con una genuina Organización de Países Latinoamericanos.

lunes, 30 de mayo de 2005

¡Descubren el Agua Azucarada!

A juzgar por el titular de Prensa Libre del día de hoy: “Alta Contaminación por Aguas Servidas”, es de esperarse que el gobierno de Guatemala ponga el grito en el cielo ante semejante revelación. Que no le quede a nadie duda que se moverá cielo y tierra para contrarrestar el peligro en que la población se pone al consumir agua contaminada.

Sarcasmo aparte, lo que parece ser una gran novedad para la prensa nacional, ha sido un serio problema identificado desde hace mucho tiempo por expertos en recursos hídricos y ambientalistas. Lamentablemente, ni el gobierno ni los miembros influyentes de la sociedad le han dado al problema la prioridad que se merece. ¿Es necesario acaso, que las cosas lleguen a tal extremo de gravedad para hacer algo?

Pero la responsabilidad de que no exista una legislación decente sobre agua potable no recae exclusivamente en el gobierno o en los influyentes. La sociedad entera es responsable de permitir que el agua que consume sea un atentado a su propia existencia. Demasiados son los hipócritas que claman a los cuatro vientos estar a favor de proteger el medio ambiente, pero se hacen los locos cuando se enteran que hacerlo no es gratis.

domingo, 29 de mayo de 2005

País Surreal

Muchos son los que opinan que los escritores latinoamericanos son los precursores del realismo mágico, un estilo literario que mezcla la crudeza de la mejor narrativa descriptiva con etéreas notas surrealistas. La combinación por lo general resulta en obras fascinantes, de amena lectura, pero que por su misma imposibilidad ningún lector foráneo habría de tomar como ciertas bajo ninguna circunstancia.

Lamentablemente, lo que muchos no saben es que en Latinoamerica no se necesita ningún talento especial para poder escribir notas que contengan realismo mágico. Todo lo que un autor tiene que hacer es mirar alrededor y escribir. El resultado parecerá casi siempre la obra de un artista con ilimitada imaginación, o que se encuentra bajo la influencia de sustancias alucinógenas. Y es que la realidad latinoamericana es tan difícil de creer que parece ficción.

La semana pasada, se supo que un criminal de carrera no solo planificaba delitos desde Pavón, sino que utilizaba la granja penal como base de operaciones para sus fechorías. Lo anterior con el pleno conocimiento y complicidad de sus guardianes. Se sabe también que las autoridades lamentan profundamente no poder hacer nada al respecto, ya que los que controlan y siempre han controlado el centro penitenciario no son sino los mismos reclusos. Entre otras noticias, el gobierno hizo público –a bombo y platillos- el arresto de 29 personas por revender entradas del partido Guatemala-México.

jueves, 26 de mayo de 2005

Dios Tarda Pero No Olvida

Mejor testigo de ello no podría ser el genocida chileno Augusto Pinochet, quien la semana pasada fué públicamente desenmascarado nada más ni nada menos que por su lugarteniente, el general Manuel Contreras. Y es que a pesar de que la responsabilidad de Pinochet en el holocausto chileno era una verdad establecida, las pruebas documentales o los testigos que lo incriminaran directamente eran relativamente escasos. Al final del día, el traidor Pinochet se enteró de la manera más poéticamente justa que él tampoco es inmune a la traición.

A juzgar por la reacción hepática y la inmediata acusación de traición, fué evidente que ni Pinochet ni su camarilla contaban con la astucia del ex director de la DINA, quien equipado con cientos de expedientes, se dió el lujo de detallar los nombres, métodos de tortura utilizado y paradero final de 580 ciudadanos chilenos que se consideraban oficialmente como “desaparecidos”. La sociedad chilena, (especialmente los muchos seguidores de Pinochet), aún no se repone del shock que semejante noticia les trajo. El mundo queda a la expectativa de ver que sucede con Pinochet, especialmente ahora que la justicia chilena ha dado incuestionables muestras de madurez e independencia.

A pesar de que los motivos que tuvo Contreras para acusar a su ex jefe tienen un componente casi exclusivamente personal, el caso es paradigmático, porque abre las puertas para que otros militares latinoamericanos entiendan la importancia no solo de poner los puntos sobre las íes de la historia latinoamericana, sino de señalar y castigar a los verdaderos responsables.

Ojalá que en Guatemala , donde las atrocidades fueron muchísimo mayores que en Chile, surga algún militar con el temple del general Contreras y nos confirme con documentos y lujo de detalles el genocidio planeado por carniceros de apellidos Lucas, Ríos y Mejía entre otros. Guatemala ya está lista para empezar a escribir su verdadera historia.

miércoles, 11 de mayo de 2005

CAFTA Rumbo al Fracaso

La más apresurada que vergonzosa sumisión de los parlamentarios centroamericanos para con los que dan o quitan visas no quedará sin castigo depués de todo. Y es que, a diferencia de nuestro subdesarrollado subtrópico, en los EEUU las leyes que habrán de afectar significativamente a la población sí son discutidas por los legisladores, periodistas y otros líderes sociales. Naturalmente, la ventaja de discutir algo abiertamente es que permite que la sociedad como tal emita un juicio racional sobre la conveniencia de tal o cual propuesta. En el caso particular del CAFTA, la oposición es tan intensa y los bemoles son tantos y tan diversos, que las probabilidades de su aprobación por el congreso estadounidense son en realidad pocas.

De acuerdo al congresista Sherrod Brown, líder de la cruzada en contra “si el CAFTA no hubiera sido tan equivocado en su concepción, ni tuviera una oposición tan profunda, el congreso habría efectuado el voto para aprobarlo poco después de la firma del presidente”. Hace referencia el congresista al hecho de que el NAFTA tardó 55 días en ser aprobado, mientras que el CAFTA ya lleva más de 300. Y es que algunos congresistas republicanos han hecho todo lo posible por postergar el voto mientras tratan desesperadamente de llegar al número de votos necesario para la aprobación del CAFTA. Pero las tácticas dilatorias no pueden ser eternas; ante la constante presión de los opositores al tratado, el líder de los republicanos –Tom DeLay- se vió forzado a comprometerse a llevarlo a cabo antes del Memorial Day (30 de mayo).

La oposición al CAFTA es de pronóstico reservado, al punto que el congresista Brown afirma que “ el CAFTA ofende a todo el mundo desde organizaciones de negocios a entidades ambientales, de tal manera que llega incluso a unificar a demócratas y republicanos en su contra”. Las desventajas del CAFTA son tantas según un grupo considerable de legisladores, que llegaron a crear un comité bipartisano encabezado por el mismo Sherrod Brown y su colega republicano Walter B. Jones, quien no vacila en enfatizar que “ya es tiempo que aprendamos de nuestros errores y detengamos el CAFTA”. Los opositores al CAFTA basan sus posición en numerosas razones, siendo las más importantes una inadecuada legislación laboral, la ausencia de la prometida emergencia de una clase media en México como consecuencia del NAFTA, la asimetría de las economías, las ausencia de standares ambientales y oh sorpresa!: la iniquidad de las cláusulas referentes a los farmacéuticos! (ver artículo en Washington Post)

Aún cuando el CAFTA habría sido algo relativamente positivo para nuestros países porque le habría traído competencia por primera vez a muchos monopolios, tampoco habría sido la panacea a la grosera incompetencia de nuestros politicoides. Al final, con o sin CAFTA los graves problemas de Centro América habrán de existir por muchos años. Ojalá que el rechazo al CAFTA de parte del congreso estadounidense les sirva a nuestras pseudo élites para finalmente poner los piés sobre la tierra.

domingo, 1 de mayo de 2005

¿Día del Trabajo?

La celebración del Día Internacional del Trabajo en Guatemala es, ahora más que nunca una gran ironía. Y es que tanto la cantidad como la calidad del trabajo en Guate escasean de una manera jamás antes vista. La disponibilidad de empleos decentes a crecido a un ritmo muchísimo más lento que el de la mano de obra. Esta incongruencia explica el que cada vez sean más los que deciden emigrar por razones económicas y el que a una persona mayor de 35 años le sea prácticamente imposible encontrar empleo. Los que por cualquier razón no son capaces de emigrar o encontrar algo compatible con su edad, experiencia y educación se ven forzados a quedarse subempleados, integrarse a la economía informal, o peor aún, dedicarse a una actividad ilícita.

Para nadie es un secreto que la única razón por la que el país no ha colapsado es por el constante flujo de remesas familiares de los emigrantes. Es irónico en extremo que sean los emigrantes los que mantengan a flote a la sociedad que nunca les dió una oportunidad. Ante éste grave problema, se necesita una muy buena dosis de madurez para aceptar que la responsabilidad de la carencia de oportunidades le corresponde a la sociedad entera tanto o más que a los líderes sectoriales que con su incompetencia perpetúan el estado de miseria. Después de todo, los líderes llegan a las posiciones que ocupan porque el resto de la sociedad se los permite. Como se ha visto en un par de ocasiones, cuando la sociedad entera de verdad se une, los problemas se solucionan rápidamente.

En el caso de las oportunidades del empleo, el probemas es bastante complejo porque existen muchísimos factores que contribuyen a la situación actual, sin embargo, se podría decir que son dos las causas principales: la ausencia de un programa nacional de educación y el empecinamiento en mantener un modelo económico agrícola.

El que ningún gobierno o partido político haya sido capaz de diseñar una estrategia educativa a largo plazo es en sí un problema con causas propias. Y es que no se le puede pedir mucho a un gobierno (cualquier gobierno) que haga milagros con un presupuesto de menos del 10% del Producto Interno Bruto. Más impuestos más corrupción es el caballito de batalla de los que casuísticamente se oponen a las alzas a los impuestos, sin embargo, la corrupción es un síntoma más de la falta de oportunidades que la falta de educación causa. De ahí que si se quiere romper el círculo vicioso, será necesario elevar los impuestos primero, y lidiar con la corrupción después.

En lo que respecta al modelo agrícola, la sociedad tiene que entender de una vez por todas que mientras Guatemala siga siendo un país eminentemente agrícola, seguirá siendo un país eminentemente miserable. Es momento ya de que como nación busquemos la manera de transformar nuestro primitivo modelo agrícola en algo más acorde con el Siglo XXI.

martes, 26 de abril de 2005

Gerardi y su Lucha Contra la Amnesia

Siete años han pasado ya del brutal asesinato de Monseñor Gerardi y a pesar de que la justicia guatemalteca logró condenas y sentencias contra algunos de los implicados, quedan todavía algunas interrogantes con respecto a los detalles de su muerte. Es un misterio aún -por ejemplo- el papel que jugó el padre Orantes; también lo es la identidad de los autores materiales. Nos queda nada más esperar que -como suele suceder con hechos de ésta naturaleza- más detalles salgan a luz tarde o temprano.

A pesar de las dudas que quedan el sistema judicial puede darse por satisfecho con la conclusión del caso, especialmente cuando se consideran las fortísimas presiones y amenazas de muerte bajo las que se juzgó. Sin lugar a dudas, el logro mayor de los administradores de justicia fué haber identificado y plenamente establecido el móvil por el que Monseñor Gerardi fué inmolado: la publicación del Informe REHMI. Tomando en cuenta las circunstancias y el perfil elevado de la víctima, la identidad de los autores materiales pasa en realidad a segundo plano. Y es que la importancia del Informe REHMI no podrá ser completamente apreciada hoy en día, como habrá de serlo en el futuro, cuando mentes más frías y menos comprometidas se encarguen de analizar de lejos la historia del siglo XX en Guatemala. Tarde o temprano, cuando las condiciones se den, el Informe REHMI será más que una valiosa compilación histórica: será una herramienta para dictar política que tiene el potencial de transformar por completo a la sociedad guatemalteca.

Para los historiadores, el caso Gerardi será de trascendencia única en más de una manera. Nunca en la historia del país se había asesinado a un alto jerarca de la Iglesia Católica. Fué también la primera vez que se logró la condena de los autores intelectuales de un crimen de alto impacto político. Desde una perspectiva histórica, el asesinato de Monseñor Gerardi será el terrible colofón del Informe REHMI.

Con todo y la dificultad con que los procuradores de justicia llegaron al final del caso Gerardi, es de lamentar que una parte significativa e influyente de la sociedad guatemalteca se resiste a aceptar los fallos de las cortes. Algunos dinosaurios que aún viven en psicosis de guerra llegaron al extremo de traer extranjeros para que vinieran a escribir un libro diseñado específicamente para contradecir los hallazgos de la Corte Suprema de Justicia. Bajo la cubierta de la libertad de expresión, más de algún irresponsable –que a todas luces no había leído ni el Informe REHMI ni los documentos de las cortes- no escatimó esfuerzos en cuestionar la legalidad de los fallos. Y es que lo peligroso de prestar la pluma y pretender atribuír el crímen a la delincuencia común va mucho más allá de la obtusidad ideológica. Al negar que el móvil del asesinato de Monseñor Gerardi fué político se está negando la veracidad histórica del Informe REHMI, el equivalente moral de negar el holocausto judío.

Monseñor Gerardi dió su vida por que se conociera la historia que hasta hoy en día aún es desconocida por la mayoría de guatemaltecos. Su enemigo mayor fué la amnesia colectiva, una de las peores formas de injusticia. De ahí que para honrar la memoria de Monseñor Gerardi lo menos que podemos hacer los guatemaltecos es leer el Informe REHMI.

lunes, 18 de abril de 2005

Guatemala, Nación Prostituta

Con el perdón de las sexoservidoras honradas y dignas, tenemos que aceptar que nuestro país cada día se vuelve menos y menos respetable y soberano en el concierto de las naciones libres. A diferencia de las prostitutas profesionales, -que dígase lo que se diga aún les queda el decoro de decidir con quien se acuestan-, nuestro país jamás puede decir que no al proxeneta que la violó y la sigue violando a su sabor y antojo con vergonzante impunidad.

De nada ha servido la historia ampliamente documentada, ni que la identidad y plena culpabilidad del proxeneta sean del conocimiento público. En la mente de los excretables lacayos de siempre, la guerra fratricida que nos dejó 200,000 muertos no fué una lección lo suficientemente dura como para revisar los fundamentos de nuestra política exterior.

Por si tener un amo de tal calaña no fuera suficiente, nuestra reputación se ha deteriorado tanto que cualquier hijo de vecino viene ahora a hacer lo que le da la gana con las hilachas de nuestra dignidad. Y es que es muy difícil esconder la precariedad de nuestra situación cuando se sabe que un ex presidente recibió sobornos de otro gobierno proxeneta. Si un presidente está dispuesto a venderse por dinero, ¿qué podría esperarse de los que no le llegan en dignidad? ¿Qué puede esperarse de los mercaderes de la política y la prensa?

Con plena consciencia de nuestra patética realidad, no debería ser sorpresa entonces la ratificación a campo traviesa del TLC, la defensa casuística de los malos negocios, la condena contra Cuba en la ONU y la asqueante desfachatez con que a pesar de las pruebas del soborno a Portillo, el gobierno de Berger se bajó de nuevo el pantalón ante Taiwan por unas pocas monedas.

martes, 5 de abril de 2005

Juan Pablo El Grande

Muchísimos se han pronunciado al respecto. Todo lo que tenía que ser dicho se ha dicho. Al mismo tiempo que llora su ausencia, la humanidad entera celebra la vida y obras de Karol Wojtyła, un hombre que cambió la historia del mundo.

Ninguna cantidad de palabras podrá describir el efecto que las ideas, principios y obras de Juan Pablo II tuvo en las vidas de los millones de personas que tuvieron la suerte de compartir este mundo con él. Su vida terminó, pero su legado apenas empieza.

sábado, 26 de marzo de 2005

Sea Ud. el Juez..

En los primeros días de la Semana Santa, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) escribió el último capítulo de la trágica saga del caso Gerardi. Es de recordar que el fallo en primera instancia fué exitosamente apelado por la defensa en segunda instancia, y éste a su vez revocado por una sala de la CSJ. La última resolución de la CSJ llega como una validación parcial de lo juzgado en primera instancia, e implica una reducción de diez años en las penas impuestas en primera instancia a dos de los defendidos.

El fallo de la corte llegó en medio de una nube de confusión –real o imaginaria- , producto de la carencia casi total de conocimiento de los detalles del juicio de parte del público. Esta desinformación se debe en parte a la politización de que el caso ha sido sujeto y en parte al desconocimiento causado por la relativamente poca cobertura que los elementos fundamentales del juicio han tenido por parte de la prensa. De esto último se tiene que responsabilizar a los medios de comunicación, ya que si la prensa no informa, el pueblo no se va a tomar el tiempo de escudriñar cientos de páginas de lectura que no solo es poco amena sino plagada de legalismos.

Pero si al ciudadano de a pié se le puede perdonar el desconocimiento de los detalles claves del caso Gerardi, no se puede decir lo mismo de los que se dedican al delicado oficio de emitir opiniones. Y es que a juzgar por las entregas de algunos comentaristas, el desconocimiento de detalles importantes también fué obvio.

Para que alguien pueda emitir una opinión calificada sobre la decisión del tribunal, no será suficiente con leer los resúmenes de prensa. También será necesario leer a cabalidad las aproximadamente 300 páginas del fallo en primera instancia (Parte I, Parte II, Parte III), y las 30 páginas del fallo en segunda instancia. La lectura es larga y aburrida, pero hace una muy buena introducción al sistema guatemalteco en la práctica. Entérese por su cuenta, amigo lector, y sea Ud. el juez.

jueves, 17 de marzo de 2005

Rigoberta y el Apartheid Chapín

En estos días se ventila en los tribunales el juicio histórico por racismo en contra de algunos prominentes eferregistas que abusaron públicamente de la ilustre Premio Nobel de la Paz. Aunque los indivíduos a los que se les abrió proceso por racismo son pocos, no puede dejar de percibirse que –por lo menos simbólicamente-, es la minoría ladina guatemalteca la que en realidad se encuentra sentada en el banquillo de los acusados.

El racismo en Guatemala tiene una connotación única por dos características muy peculiares. La primera es que los perpetradores de racismo son una minoría y las víctimas la mayoría; una situación atípica comparable con el Apartheid de Africa del Sur, de muy triste recordación. La segunda característica es el hecho de que el 99.9% de los que se consideran ladinos tienen un mayor o menor porcentaje de sangre indígena en las venas; una paradoja que resiste los embates de la lógica.

Es de reconocer que han existido avances significativos en cuanto a la reducción de la intolerancia institucionalizada. Algo digno de aplaudir cuando se toma en cuenta que manifestaciones públicas de racismo eran cosa de todos los días. A pesar de todo, el racismo solapado tiene aún raíces muy profundas, y se manifiesta de muchas maneras, incluso entre los que juran no ser racistas

Rigoberta Menchú ha conocido mejor que nadie la perversidad del racismo y ha sido víctima de innumerables ataques de las élites que no le perdonan el que sea una luchadora social ni mucho menos que sea indígena. A pesar del giro de 180 grados que algunos medios de comunicación han dado, la opinión pública ha sido moldeada bajo la premisa de que Rigoberta Menchú es una lideresa negativa. Y es bastante difícil hacer cambiar la opinion de aquellos para quienes los medios locales son su única fuente de información. De ahí que sea fácil explicar el que un profesional universitario sea incapaz de explicar porqué “no le agrada” Rigoberta Menchú, un estudiante universitario crea que sus doctorados Honoris Causa no tienen valor real y personas de más baja escolaridad y/o condición social que simplemente están convencidas que Rigoberta ha lucrado con la causa de los indígenas oprimidos. Este desconocimiento que la gente de a pié tiene de Rigoberta es inaceptable. De ahí que sea imperativo que los medios de comunicación empiecen a darle a la Dra. Menchú el respeto que una personalidad de su estatura se merece, especialmente dentro del contexto del juicio histórico en cuestión.

Ojalá que la Dra. Menchú gane el juicio, y que el mismo se convierta en un paradigma de su incansable lucha por la justicia y la igualdad. Será una presea más en su admirable cosecha de triunfos.

domingo, 13 de marzo de 2005

República Bananera

En la década de los ochenta, en un debate en el congreso, un diputado pasó a la historia diciendo:
- Guatemala señores… no es una república bananera…
- ¡Guatemala es una república ca-fe-ta-le-ra!…
La cantinflesca declaración ocurrió en los días en que era del dominio público que el país era gobernado no por el jefe de gobierno de turno, sino por la embajada de los Estados Unidos. Entonces la embajada sabía muy bien que para controlar al país todo lo que tenía que hacer era controlar al ejército. Dada la estructura vertical de éste, la tarea se reducía a comprar, cooptar o chantajear a los militares que ocupaban la cúpula. Por otro lado, un crímen moral de magnitud similar sucedía con los medios de comunicación más importantes. Estos, por motivos puramente ideológicos de sus dueños y por no cotrariar a sus anunciantes eligieron convertirse en cómplices de los militares al voluntariamente hacerse de la vista gorda ante los abusos cada vez más descarados de estos. En retrospectiva, a juzgar por la evidencia de la hemeroteca y con el conocimiento de muchos hechos que hoy se tiene, el envolvimiento de la prensa en cogobierno con los militares y la embajada gringa fué poco más que evidente.

Por si lo anterior fuera poco, harta evidencia existe que las leyes que el congreso habría de considerar provenían directamente de la embajada y que habían sido redactadas originalmente en inglés. A nuestros diputados se les tomó por sentados e independientemente del tema, siempre se podía contar con su anuencia. Los votos en la ONU, OEA o en cualquier foro internacional siempre fueron predeciblemente alineados con la voluntad de Washington.

Se podría pensar que para alcanzar sus objetivos los operadores gringos tenían que elaborar programas sofisticados de cooptación, chantaje y soborno. En realidad, las élites guatemaltecas les facilitaban enormemente el trabajo, ya que con su atávico complejo de inferioridad se ponían de culumbrón sin que sus amos putativos se lo pidieran. Para nadie es un secreto que el embajador gringo contaba con “derecho” de picaporte. A los militares se les compraba fácilmente con dinero, quienes (era secreto a voces que) hacían lo mismo con miembros prominentes de la prensa. A otros miembros de las élites se les compraba con visas, contactos comerciales o el simple reconocimiento imperial. En esos tiempos, el que no tuviera visa gringa o el que no fuera invitado a eventos de la embajada era simplemente un don nadie. Era común que los que se consideraban miembros de la élite hicieran alarde de sus contactos con la embajada, tal y como lo hizo un conocidísimo columnista –hoy en día retirado- que se jactaba de haber sido operativo de la CIA

A pesar de su obvia responsabilidad, sería demasiado fácil adoptar una posición anti-yankee y empezar a echarle la culpa a los gringos de todas nuestras desgracias. En realidad los gringos simplemente han velado por sus propios intereses. No podemos culparlos de aprovecharse del hecho de que por cada Jacobo Arbenz hemos tenido cien Castillo Armas. No podemos ignorar el hecho de que los traidores, irresponsables, incompetentes, corruptos y genocidas han sido siempre guatemaltecos.

Al evaluar la manera en que las cosas funcionan hoy en día, se tienen suficientes motivos para suponer que no han cambiado del todo. Por ejemplo, la semana pasada se supo que el congreso aprobó los cambios a la ley de propiedad intelectual que la embajada solicitó por medio de sus operadores en el gobierno y en la prensa. Prevaleció impunemente la –no errónea- sino enteramente falsa noción de que los productos de marca necesitan 5 años más de protección. Si es hecho conocido que ningún país desarrollado provee esa clase de injustificada protección adicional, llora sangre que esto se haga en un país tan atrasado como Guatemala. Nadie de los que tienen voz tuvo la entereza de decir ésta boca es mía. Es vergonzoso el silencio de Prensa Libre, El Periódico y Siglo XXI, quienes - al mejor estilo de los viejos tiempos- al callar simplemente se convierten en cómplices de un crímen moral de tremendas consecuencias.

lunes, 7 de marzo de 2005

Los Ex PAC También Fueron Víctimas (II)

Por el más elemental principio de justicia, es necesario que se sepa que prácticamente todo lo que las PAC hicieron fué con el conocimiento pleno del Ejército. La mayoría de las veces fueron forzados a hacer cosas -incluídos asesinatos y masacres- que jamás hubieran hecho por voluntad propia. De ahí que sea válido considerar a los ex PAC víctimas del Ejército y no necesariamente colaboradores voluntarios. Y es que si ocasionalmente miembros de las PAC fueron los autores materiales coaccionados de muchos crímenes, el autor intelectual siempre fué el Ejército.

Alfonso Portillo incurrió en una gravísima irresponsabilidad cuando ofreció darles a los ex PAC dinero por sus “servicios prestados”. El error no fué tanto ofrecerles dinero, sino negarles el papel de víctimas, que era el que verdaderamente les correspondía. De ahí que sea válido para los ex PAC pedir resarcimiento como víctimas, pero jamás pedir compensación por “servicios prestados”. Oscar Berger también metió la pata cuando con fines puramente electoreros decidió magnificar el error de Portillo. El que ahora se le esté haciendo difícil salir del atolladero es un buen premio a la irresponsabilidad.

Es necesario aclarar que el interés de ésta página no radica -en ningún momento- en congraciarse con los ex PAC. Simplemente queremos señalar que cada vez que se acusa a los ex PAC de atrocidades se está exonerando al verdadero culpable: El Ejército.

Pero hay que tener mucho cuidado cuando se habla del Ejército en términos de culpabilidad. Al igual que con las PAC, es demasiado fácil agarrar tirria en contra delas tropas y oficiales de baja graduación que presionaron los gatillos. A éstos (víctimas también) les ha tocado enfrentar el resentimiento desmesurado de los que por persignarse se arañan la cara. Y es que a pesar de su implicación obvia en los crímenes de lesa humanidad que cometió El Ejército, los verdaderos culpables -léase autores intelectuales- de las atrocidades de la guerra fueron un grupo relativamente reducido de oficiales generales y superiores que pusieron los ideales y papel constitucional del Ejército al mejor postor. Por unas cuantas monedas éstos indivíduos le vendieron el alma al diablo cuando decidieron convertir al Ejército en una entidad eminentemente política. Son éstos pocos indivíduos entonces los que constituyen El Ejército en términos de culpabilidad y los que por lo tanto deberían de recibir todo el peso de la justicia por sus crímenes.

domingo, 6 de marzo de 2005

Los Ex PAC También Fueron Víctimas (I)

Una de las tantas razones por las que el pueblo de Guatemala le tiene muy poca fé al sistema jurídico es el hecho de que a la hora de aplicar justicia, no podría haber más contraste entre las sanciones que reciben las élites por un lado y las que reciben los más vulnerables por el otro. La magnitud del problema que afrontan los guatemaltecos se incrementa cuando se cae en cuenta que la imperfección de facto del sistema legal no es sino un reflejo de lo que la sociedad en general acepta como válido. Un ejemplo de esa distorsión de la justicia lo ilustra la manera en que se percibe el papel que los ex PAC jugaron en la guerra.

No se puede negar que los ex PAC mataron, abusaron, violaron y torturaron. Esa es una verdad establecida. Pero resulta demasiado simplista y hasta irresponsable el pretender que los ex PAC se organizaron para reprimir a la población por su linda gana. Lamentablemente, esta es la noción predominante entre la gente -casi exclusivamente de la capital- que nunca vivió la guerra de cerca. De ahí que sea absolutamente necesario dejar claro que los PAC jamás funcionaron de una manera autónoma. Los jefes de patrulla recibían ordenes directas del comando militar más cercano. A pesar de que supuestamente eran voluntarias, era del dominio público que el que no se integrara a las PAC era considerado hombre muerto. Y es que si los PAC le tenían miedo a la guerrilla, al Ejército le tenían terror.

Para el Ejército, el objetivo principal de organizar a las PAC era tener un control numérico directo de la población. Algo bastante simple pero esencial en una guerra. Es importante también esclarecer que el papel principal de las PAC desde el punto de vista del Ejército, era simplemente el de escudos humanos. De ahí que a pesar de que estratégicamente fueron la carta ganadora, la contribución militar de los PAC per se fué nula o casi nula. Y es que la guerrilla casi nunca atacó a los PAC, simplemente porque de haber atacado a civiles armados con fusiles obsoletos, garrotes o rifles de madera y sin ningún tipo de entrenamiento, se hubieran echado en contra a la población que decían defender. (continuará).

martes, 1 de marzo de 2005

Esperanza Para el Medio Ambiente

La semana pasada el gobierno presentó su iniciativa para el rescate del lago de Amatitlán. El proyecto en sí es bastante ambicioso, y pretende finalmente llevar a la práctica lo que varios gobiernos en el pasado han ofrecido en el papel. Este importantísimo primer paso tardó muchos años en llegar, pero se tiene la esperanza de que ésta vez las cosas sí sean en serio. El caso de Amatitlán es emblemático, ya que sintetiza de muy buena manera el estado actual de la problemática ambiental en el país.

Ojalá que las obras que habrán de ejecutarse en Amatitlán se constituyan en el paradigma que inspire los proyectos ambientales del futuro. Los proyectos de rescate del lago habrán de incluir soluciones a problemas como el manejo integrado de cuencas, urbanización y planificación, manejo de sólidos, tratamiento de aguas servidas, planes de monitoreo ambiental y otros. De ahí que la oportunidad sea perfecta para poner en práctica los conocimientos teóricos de la mayoría de profesiones asociadas con la protección ambiental, practicamente al mismo tiempo.

Esperamos que todo salga bien en Amatitlán, y que las firmas participantes aprovechen la oportunidad para dejar un legado, fortalecer su reputación y capacitar a los profesionales jóvenes que habrán de ejecutar las políticas ambientales del futuro. Por su lado, los profesionales que diseñen y dirijan los proyectos tendrán el reto y la responsabilidad de sentar un precedente ejemplar.

jueves, 24 de febrero de 2005

Por la Salud Mental de un Pueblo

Trascendió recientemente la orden de captura contra el ex presidente guatemalteco Romeo Lucas García. El hecho se dá más de 25 años después de las atrocidades barbáricas atribuídas a Lucas durante su período presidencial. Ya lo dice el dicho, Dios tarda pero no olvida, sabio refrán que va de la mano con lo que dijo ésta página en su mensaje anterior: A todo coche le llega su sábado. Esperamos que de ahora en adelante cada sábado nos traiga un nuevo marrano, de esos que se han salvado por décadas.

Es de lamentar la postura tibia de Prensa Libre, la cual pretende exonerar la responsabilidad de Lucas bajo el argumento de que tiene la enfermedad de Alzheimer. También nos pide este diario cordura en el sentido de que es importante que prevalezca la justicia, la misma justicia que el carnicero Lucas les negó a sus víctimas. Pero la posición de Prensa Libre no debe sorprender a nadie, ya que a juzgar por la evidencia de la hemeroteca, éste medio era simplemente una caja de resonancia de las dictaduras militares.

Aún cuando el Alzheimer de Lucas no permita que la tan ansiada justicia sea llevada a cabo, le corresponde a las cortes el determinar su grado de discapacidad. No se trata de meter a Lucas a la cárcel, total, la gente que murió bajo su régimen no va a resucitar. Ni décadas en la cárcel ni la misma pena de muerte serían suficiente castigo para el daño que Lucas le hizo al país.

A Lucas es necesario juzgarlo porque es importante dejar constancia histórica de que las atrocidades de un dictador no pueden quedarse impunes. Alguien dijo que los pueblos que no aprenden de sus errores están condenados a repetirlos de nuevo, de ahí que por la salud mental del pueblo, es necesario que éste se aplique a sí mismo -de vez en cuando- una saludable terapia de justicia. Nos lo debemos a nosotros mismos sino queremos terminar con Alzheimer histórico.

domingo, 20 de febrero de 2005

A Todo Coche le Llega su Sábado

Para algunos comentaristas, Alfonso Portillo tiene el distintivo de ser el presidente más corrupto de la historia, no solo de Guatemala sino de América Latina. Aún cuando es muy cierto que la corrupción a los más altos niveles no fué algo exclusivo de la administración Portillo, la desfachatez del latrocinio por el que se conoció a su gobierno fué inédita, aún para Guatemala.

No sería exageración decir -a juzgar por la omnipresente decepción-, que el pueblo de Guatemala jamás se podrá perdonar a sí mismo el haber llevado al pináculo del poder a semejante piltrafa humana. Y es que para nadie era un secreto que Portillo jamás tuvo la estatura moral para aspirar al cargo que ocupó. No se necesitaba ser genio para saber qué podría esperarse de él con solo conocer parte de su pasado. Portillo en ningún momento debió haber sido candidato presidencial, mucho menos presidente de la República. Lamentablemente al final, pudo más el deseo del pueblo de castigar al gobierno de Arzú.

En todas partes del mundo, por respeto a la institución que representa, es rarísimo que un ex jefe de estado termine en la cárcel. Pero Portillo y sus secuaces fueron demasiado torpes en sus crímenes. Su codicia fué tanta que dejaron rastros y testigos por todos lados. De ahí que por mucho que hubiera querido el gobierno de turno “proteger” el prestigio del cargo, la cantidad de evidencia es de tal envergadura que no les va a quedar otra que meterlo al bote.

No es de gente civilizada el regocijarse de las desventuras ajenas, especialmente cuando se trata de la pérdida de lo más preciado que un ser humano puede tener: la libertad. Pero criminales que con sus acciones destruyen las vidas de muchos no se merecen la más mínima simpatía. Al igual que todos los caldos se enfrían, todas las deudas se pagan y tarde o temprano, Alfonso Portillo pagará por sus crímenes.